Escenas de la vivacidad

El naturalista y divulgador, Joaquín Araujo Ponciano, se incorpora a la blogosfera de EFEverde con "Escenas de la vivacidad", una bitácora sobre medio ambiente, naturaleza y desarrollo sostenible que arranca con "Del mirar al contemplar".

  • La `Ttierra´. Por (*) Joaquín Araujo

    La `Ttierra´. Por (*) Joaquín Araujo

    Durante siglos los sin tierra padecían una pésima e injusta fórmula social. Los poderes quedaban invariablemente ligados a la posesión de predios, haciendas, fincas, terruños y sobre todo latifundios. Eran pocos los tenientes y casi todo lo que podía pisarse era de ellos. La mayoría carecía de propiedades y trabajaban los cultivares de otros. No pocas de las revoluciones, en todas las civilizaciones que han existido, pretendieron distribuir tierra. Por cierto: ¡qué hermoso era aquello de la tierra para quien la trabaja!
  • La fértil compasión de Forges. Por (*) Joaquín Araujo

    La fértil compasión de Forges. Por (*) Joaquín Araujo

    Nada, ni nadie, nos quiere tanto como el humor. De la misma forma que el mejor médico es nuestro sistema inmunológico o el mejor agricultor es la planta que estamos cultivando, lo que mejor nos rescata es la capacidad de la inteligencia para quitar tragedias y poner sonrisas en medio de la vida.
  • El bosque es nuestro mejor aliado. Por (*) Joaquín Araujo

    El bosque es nuestro mejor aliado. Por (*) Joaquín Araujo

    Con que solo nos devolvieran todos los árboles caídos durante el último siglo, sin producir, por cierto, el más mínimo beneficio monetario, tendríamos casi controlado el incremento de las temperaturas que amenaza con trastornarlo todo.
  • Que el medio ambiente os atalante. Por (*) Joaquín Araujo

    Que el medio ambiente os atalante. Por (*) Joaquín Araujo

    Estoy convencido de que el  primer alimento para la continuidad de la vida es acompañarla, imitarla y ayudarla. Es decir que la imprescindible dieta de la vivacidad, es vivirla, sumergirse en sus elementos, ciclos y procesos. Porque solo lo incorporado a tu constatación y emoción es verdadero. Finalmente se trata de regarla con la lluvia de nuestra admiración, el sentimiento, por cierto, más sustentador.
  • CANTÁBRICO, ese otro cine. Por (*) Joaquín Araujo

    CANTÁBRICO, ese otro cine. Por (*) Joaquín Araujo

    Joaquín Araújo.-  Regálense uno de los mejores espectáculos posibles bajo techo. Vayan a contemplar la vida más escasa que nos queda. Vuelen, virtualmente claro, por los aires más transparentes. Acepten la emoción de comprobar como es la lucha por la vida sin manipulación alguna. Acierten, en suma, sumándose a los afortunados que han visto y verán Cantábrico.
  • Estaciones. Por Joaquín Araujo

    Estaciones. Por Joaquín Araujo

    Joaquín Araújo.- La vida del tiempo es lo que nos da la vida.  Su paso, el del tiempo,  insisto,  por los paisajes se resuelve en cadencias, ritmos, ciclos y sucesiones. Todo ello al servicio del incesante rejuvenecimiento de la vida.
  • Lupus homo hominis. Por Joaquín Araujo

    Lupus homo hominis. Por Joaquín Araujo

    Joaquín Araujo.- Alfredo de Vigny, en un olvidado verso y, como tantos otros poetas, anticipó algo muy científico. Me refiero, en concreto, a lo que ha dado sentido a muchas conductas de los animales superiores: el altruismo más allá de lo que define, incluso, a lo mejor del humano.
  • Del mirar al contemplar. Por Joaquín Araujo

    Del mirar al contemplar. Por Joaquín Araujo

    Joaquín Araujo.- La forma del mundo, ese que nos ha dado forma a nosotros, depende ya de la forma en que lo mires. Tu estilo de mirar, casi siempre muy alejado del deseable, que es la contemplación, determina demasiado. Hasta el punto de que puede convertirse en lo más destructivo o, en todo lo contrario, el inicio de la reparación, en manantial de complicidades, confluencias y, como pretendo ampliar, incluso de inocencias. No adelanto más.
Página 1 de 1