ARQUITECTURA FLORAL

Zundert, arquitectura floral

  • Holanda es conocida como la mayor floristería del mundo. Así que destacar en arte floral es un reto todos los años para la ciudad de Zundert .

Zundert, arquitectura floral Una figura realizada con flores de una tigresa con sus pequeños

EFEVERDE.- Holanda es conocida como la mayor floristería del mundo. Así que destacar en arte floral es un reto que todos los años la ciudad de Zundert se toma muy en serio.

En los alrededores de Zundert, al sur de Holanda, se extienden 33 hectáreas de campos donde cada temporada se plantan 600.000 bulbos de dalias de cincuenta especies diferentes, pero ni una sola de ellas se vende o se exporta. El destino de esa colorida cosecha de flores se dedica en cuerpo y alma, como los 21.000 habitantes de la ciudad, al Corso, un vistoso desfile de carrozas florales que a comienzos de septiembre convierte sus calles en puro arte en movimiento.

 Los desfiles de flores son una tradición en Holanda, donde fiestas como la del Corso se repiten en 25 ciudades, pero las carrozas de Zundert han alcanzado tal espectacularidad e implican de tal manera a sus ciudadanos que lo convierten en una fiesta única.

 DOCE MESES DE CORSO

Si en Siena (Italia), la ciudad vive por y para la famosa carrera medieval de caballos del Palio, en Zundert ese mismo espíritu se traslada a la creación de la magníficas carrozas de dalias en una competición que implica a cada persona, independientemente de su edad. También como en Siena, los barrios se organizan entre sí para participar en el concurso del Corso y cada año, el primer sábado de septiembre, pasean por sus calles 20 carrozas en busca del primer premio, para lo que habrán invertido doce meses de dedicación y esfuerzo.

Un elefante engalanado por decenas de miles de flores en color malva, blanco y rojo en el festival de Zundert.Foto: Archivo Corso de Zundert(Oficina de Turismo de Holanda)

Un elefante engalanado por decenas de miles de flores en color malva, blanco y rojo en el festival de Zundert.Foto: Archivo Corso de Zundert(Oficina de Turismo de Holanda)

 Las estaciones del año marcan la vida en Zundert. En primavera, cuando llega abril, se plantan los bulbos; en agosto, ya pleno verano, se recogen las dalias y comienza la frenética actividad de incorporarlas a las carrozas para que todo esté listo la primera semana se septiembre; mientras que el otoño y el invierno se dedican a los nuevos proyectos, su diseño y el montaje de las estructuras.

El resultado de esos doce meses de trabajo son espectaculares y de un preciosismo tal que a veces es difícil creer que cada motivo esté hecho solo con dalias. De hecho, con el correr de los años y la especialización para lograr carrozas cada vez más complicadas y vistosas no es de extrañar que los diseñadores sigan una formación artística.

Representaciones humanas, de animales, mitológicas, urbanas, deportivas, literarias, cualquier motivo de inspiración en válido para dejar volar la imaginación, pues en el Corso no se establece un tema concreto para participar.

 Solo en 2003, coincidiendo con el 150 cumpleaños de Vincent Van Gogh, que nació allí, aquel año ese fue el tema obligado, y la casa donde vio la luz el pintor fue reproducida en dalias en una carroza en la que colaboraron constructores de diferentes barrios, algo impensable de otra manera.

Un par de vacas observan a los visitantes del festival floral de Zundert.Foto: Oficina de Turismo de Holanda

Un par de vacas observan a los visitantes del festival floral de Zundert.Foto: Oficina de Turismo de Holanda

Se calcula que cada carroza puede llevar unas 400.000 dalias, todas pinchadas con su correspondiente alfiler a una gran estructura, que puede incluir sonido y movimiento. El momento más delicado y que requiere mayor esfuerzo es precisamente el de la colocación de las flores, que debe realizarse en los tres días previos a la celebración del desfile, lo que comporta 24 horas de trabajo diario en turnos para los voluntarios de cada barrio, de manera que el primer sábado de septiembre cada carroza floral luzca en todo su esplendor.

 La pasión de los ciudadanos de Zundert por el Corso ha supuesto con el paso del tiempo, sobre todo desde los años sesenta, que el tamaño de las carrozas fuera creciendo, hasta hacerse monumentales, por lo que en la actualidad su dimensión máxima es de 19 metros de largo, 4,5 de ancho y 9 de altura.

Unas proporciones impresionantes que dejarían boquiabiertos a aquellos primeros vecinos que comenzaron a organizar el Corso. Aunque ya antes a sus habitantes les gustaba celebrar ciertas ocasiones especiales con pequeños desfiles de flores, fue en 1936 la primera vez que el desfile atravesó las calles de Zundert y lo hizo con motivo del cumpleaños de la reina Wilhelmina.

 MÁS DE OCHENTA AÑOS DE TRADICIÓN

En aquella ocasión, y hasta su interrupción en 1939 debido a la Segunda Guerra Mundial, el desfile consistía en bicicletas, scooters y alguna que otra carroza de pequeño tamaño adornadas con dalias, obra de personas individuales, familias o grupos de amigos.

 Unas gacelas intentan huir de un guepardo. Los artistas florales de Zundert se superan, año tras año. Foto: Oficina de Turismo de Holanda

Unas gacelas intentan huir de un guepardo. Los artistas florales de Zundert se superan, año tras año. Foto: Oficina de Turismo de Holanda

Tras el conflicto que desgarró Europa, Zundert volvió a recuperar la costumbre del Corso.  El orgullo de ganar cada año la copa que les señalará durante doce meses como los mejores del Corso lleva a cientos de personas a trabajar, cuidar sus campos de flores -cada barrio tiene el suyo propio- y a encerrarse durante meses bajo enormes carpas, que se instalan a comienzos de mayo, para ir confeccionando poco a poco cada carroza, que será su orgullo el sábado del desfile y que podrán contemplarse tres días más en la ciudad, tras lo que su fin es ser destruidas y dejar así espacio, tiempo e imaginación para el nuevo Corso. EFEverde

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies