CRECIDA EBRO

Los vecinos de Boquiñeni (Zaragoza) desalojados por la crecida ya pueden regresar

  • La UME continúan trabajando en labores de achique de corrales y casas próximas al río en las poblaciones de la Ribera Alta

Los vecinos de Boquiñeni (Zaragoza) desalojados por la crecida ya pueden regresar Trabajos para limpiar Boquiñeni, tras las inundaciones del Ebro. EFE/Toni Galán

EFEverde.- Los vecinos del municipio zaragozano de Boquiñeni, evacuados este fin de semana por la crecida extraordinaria del Ebro, ya pueden regresar a sus casas a través del puente instalado por la UME sobre la carretera CP-3, donde está abierto el paso con restricciones y se espera que quede completamente libre a lo largo de la jornada.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Guardia Civil son los encargados de dar paso y controlar la seguridad del puente, cuya construcción ha concluido esta madrugada, y en el que el servicio de Carreteras de la Diputación de Zaragoza trabaja en la limpieza de los lodos existentes en las proximidades, según han indicado a Efe fuentes del Gobierno aragonés.

La presidenta del ejecutivo, Luisa Fernanda Rudi, ha señalado en declaraciones a los medios de comunicación junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que los trabajos de construcción de este puente han concluido a las 7.00 horas y han sido “más laboriosos de lo que se pensaba”.

El camino es “peligroso”, ha dicho Rudi, por los lodos existentes, motivo por el que se está dando, de momento, paso restringido, una limitación que se levantará una vez quede totalmente limpia la vía, según han indicado a Efe fuentes del Gobierno aragonés.

No obstante, la gran mayoría de vecinos está volviendo ya a sus casas a través de esta carretera y algunos incluso volvieron ayer en tractores por los caminos vecinales.

 Trabajos de la UME

Además de este punto, los efectivos de la UME continúan trabajando en labores de achique de corrales y casas próximas al río en las poblaciones de la Ribera Alta afectadas por la crecida como Boquiñeni, Novillas, Cabañas y Pradilla, así como en Utebo, donde se opera para solventar los problemas con el alcantarillado.

Trabajos de la UME para levantar un puente provisional en Boquiñeni.

Trabajos de la UME para levantar un puente provisional en Boquiñeni. EFE/Toni Galán

El alcalde de Pradilla, Luis Eduardo Moncín, ha explicado a Efe que la situación sigue siendo complicada pese a que ha bajado el caudal del río un metro veinte, porque éste sigue teniendo una altura de 7 metros y aunque el agua no está pasando por las motas sí lo está haciendo “por debajo, está filtrando el agua por el subsuelo y está inundado las calles a través del alcantarillado y las rejillas”.

Moncín ha reconocido la labor que están desarrollando los efectivos desplegados en la zona, si bien ha asegurado que “todo se queda corto porque hay muchos sitios en los que achicar agua”.

Los 600 vecinos de la población que fueron desalojados el sábado han regresado en su mayoría a Pradilla, salvo los ancianos que fueron trasladados a la residencia de la Tercera Edad de Tauste, que permanecerán allí como medida preventiva y dado que “podría haber nuevas avenidas esta semana”, ha dicho el alcalde.

Moncín ha criticado que les han “engañado con los caudales” y ha recordado que fueron los vecinos los que empezaron a levantar motas con tractores porque “casi nos ahogamos”.

Si se ha dado esta situación “cuando sólo fueron 2.400 hectómetros cúbicos, no sé que pasará cuando lleguen los 3.000 o 4.000 que han llegado otras veces”, ha indicado.

Los efectivos de la UME ahora hacia la Ribera Baja

Algunos miembros de la UME se están desplazando también “conforme avanza la crecida del río”, según han indicado a Efe, hasta las poblaciones de la Ribera Baja del Ebro y, en concreto, hacia Pina, donde a las 13.00 horas se celebrará una nueva reunión para determinar si es necesaria la evacuación forzosa y preventiva de sus 2.600 habitantes.

Estos efectivos se sumarán a un subgrupo de la UME procedente de Valencia compuesto por 40 personas, con un puesto de mando, dos equipos de policía militar y que cuenta, entre otros recursos materiales, con 120 camas y tres autobombas, según ha explicado Rudi.

El punto de atención del seguimiento de la crecida se centra ahora en Pina de Ebro, donde se continúa evaluando la situación para decidir si se lleva a cabo la evacuación preventiva de la población.

Además, continúan desalojadas las urbanizaciones, de segunda residencia en su mayoría, que se encuentran aguas abajo de Zaragoza capital y que también han sido evacuadas el fin de semana como medida preventiva. EFEverde

 

 

 




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies