CRISIS CLIMÁTICA

700.000 árboles e iniciativas verdes llevarán a Zaragoza a la neutralidad

Árboles en una calle en Zaragoza. EFE/ Javier Belver/ARCHIVO

Pablo Rojo.- Zaragoza se propone plantar 700.000 árboles en diez años con el objetivo de potenciar la absorción de CO2, un proyecto que junto al de economía circular para el desarrollo de formas avanzadas de gestión de residuos pretenden convertir a la ciudad en climáticamente neutra en 2030.

Un árbol por cada zaragozano

La teniente alcalde de Espacio Público y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca. EFE/Javier Cebollada/ ARCHIVO

“El objetivo es plantar un árbol por cada zaragozano de aquí a diez años”, ha explicado a EFE la teniente alcalde de Espacio Público y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, quien ha añadido que es posible que dicha meta se pueda alcanzar antes y con ello aumentar el número de árboles y el espacio público destinado a la iniciativa, que actualmente es de 1.200 hectáreas.

La teniente alcalde ha asegurado que desde el Ayuntamiento no quieren que el ‘Bosque de los Zaragozanos’ -nombre con el que se conoce a la propuesta- sea un “proyecto propio municipal”, sino que pretenden conseguir la implicación de empresas, asociaciones y la propia ciudadanía para que sea un “proyecto de ciudad”.

El comienzo de la iniciativa tendrá lugar en otoño, en el entorno urbano cercano al Parque del Canal, donde esperan plantar árboles en 44 hectáreas.

“Con esto, vamos a conseguir una absorción en torno a 160.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) en cuarenta años”, ha aseverado Natalia Chueca, que ha añadido que por ahora “la respuesta está siendo muy buena”.

Tratamiento de residuos 

Foto de la página web del Ayuntamiento de Zaragoza del Complejo de Tratamiento de Residuos.

Según ha relatado, para su abono se empleará biofertilizante obtenido a partir del “material bioestabilizado” procedente del Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ).

La gestión de residuos es otro punto fuerte dentro del objetivo de Zaragoza de ser climáticamente neutra, “se ha llegado por primera vez a la separación del 50 % de los residuos”, ha asegurado Chueca a la vez que ha explicado que las medias europea y española actualmente se encuentran en un 45 y un 33 %, respectivamente.

El Ayuntamiento ha firmado un nuevo convenio de colaboración con Urbaser, empresa encargada de la gestión del CTRUZ a través de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Ebro, por el que se están desarrollando un nuevo proyecto de investigación de biorrefinería a escala industrial “para poder valorizar mejor todos los residuos recogidos en la ciudad”.

El director gerente de UTE Ebro, Roberto Sandín, ha explicado a EFE que este proyecto de investigación cuenta con una inversión de “más de 23 millones de euros” y un periodo de cinco años con el que se pretende conseguir, además de biofertilizante, biometano a partir de residuos orgánicos o biodiésel o plásticos a través del reciclaje químico.

Innovación y tecnología

Las labores de investigación se están llevando a cabo en el Centro de Innovación Tecnológica de Residuos “Alfonso Maíllo” (CIAM), ubicado dentro del propio CTRUZ.

Sandín ha relatado que la fermentación de los residuos orgánicos de manera natural produce un biogás con un 60 % de metano y que mediante las labores de investigación están buscando la manera de obtener una pureza del 99,999 %.

El biogás obtenido en el CTRUZ hasta ahora se ha empleado en la generación de energía eléctrica que se sitúa en 2,5 veces el gasto del Complejo, “y este año incluso tres porque hemos hecho muchas mejoras”.

El coordinador del CIAM, Pablo Bernal, ha explicado a EFE que el biodiésel y plásticos se obtienen a través de un reciclaje químico y un reciclaje mecánico previo de los plásticos film, los cuales hasta ahora “no tienen apenas salida comercial porque no es rentable limpiarlo y volverlo a transformar en materia prima”.

“El reciclaje químico consiste en procesos térmicos de descomposición química para volver a usar el producto como materia prima para procesos”, ha afirmado Bernal, antes de añadir que la “materia prima secundaria” obtenida recibe el nombre de “líquido de pirólisis”, una especie de crudo.

Un proceso con el que “vuelves atrás en la vida del plástico y puedes obtener otra serie de productos de valor añadido”, ha asegurado. EFEverde

 




Secciones: