DOÑANA AGUA

WWF se opone al Plan Hidrológico del Guadalquivir por amenazar las marismas de Doñana

doñana WWF Foto archivo Parque Nacional de Doñana. EFE/Eduardo Abad

WWF ha mostrado su oposición al borrador del Plan Hidrológico del Guadalquivir al entender que amenaza las marismas del norte de Doñana porque plantea el recrecimiento de la presa del río Agrio y repartir las aguas del Guadiamar, que nutren al espacio natural, entre regadíos para agricultura intensiva.

En estos momentos, la revisión del Plan Hidrológico del Guadalquivir para el periodo 2021-2027  está en periodo de consulta pública.

En un comunicado, la organización ha pedido al Gobierno que “abandone estos planes y que asegure que las aguas del río Guadiamar vuelven a alimentar a Doñana”, recordando que las marismas del espacio natural “sufren una sequía a cámara lenta después de tres años prácticamente agostadas y tras una década sin años húmedos”.

Aporte a las Marismas

Históricamente los principales aportes a las marismas procedían de las aguas superficiales que llegaban por el norte desde el Guadiamar a través del Caño del Guadiamar y el Caño Travieso, pero tras sucesivas actuaciones desde los años 70, “el agua fue secuestrada gradualmente para alimentar la agricultura intensiva y el corazón de Doñana pasó a depender de forma casi exclusiva de la suerte de unas lluvias anuales cada vez más escasas debido al cambio climático, como reconoce la propia Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG)”, han indicado desde WWF.

Por ello, desde la organización rechazan que pese a ser esta la situación la CGH proponga recrecer la presa del Agrio -afluente del Guadiamar- “con la justificación de recuperar los acuíferos sobreexplotados“, una obra “de 50 millones de euros en realidad permitirá consolidar y expandir los cultivos intensivos en las marismas del norte de Doñana en un escenario de cambio climático”.

Para WWF es “inadmisible” que, pese a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha condenado recientemente a España por incumplir sus obligaciones en la conservación de Doñana, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir “no asegure los caudales superficiales necesarios del río Guadiamar para conservar este espacio y se plantee repartirlos para consolidar y seguir transformando las extraordinarias marismas situadas al norte del Parque nacional de Doñana en lugar de recuperarlas”.

Golpe a Doñana

Esto supondría, a juicio de WWF, “un golpe definitivo para la conservación de Doñana y un nuevo incumplimiento de las normas que protegen este humedal único a nivel internacional”, por ello pide al MITECO que abandone estos planes y dedique los fondos públicos a “poner en marcha un plan ambicioso para salvar las marismas que incluya el retorno de los caudales del Guadiamar, la restauración integral de su cuenca y la inclusión en el espacio protegido de áreas situados al norte del Parque Nacional”. EFEverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com