CAMBIO CLIMÁTICO / COP23

WWF reclama un mecanismo para evaluar la acción climática de los actores no estatales

  • Su portavoz de cambio climático, Manuel Pulgar, habla de la necesidad de monitorear esa acción junto con la que llevan a cabo los Gobiernos para saber si la alineación de ambas nos conduce al objetivo de que la temperatura del planeta no rebase los 2 grados y, a ser posible, el 1,5.

WWF reclama un mecanismo para evaluar la acción climática de los actores no estatales El portavoz de cambio climático de WWF, Manuel Pulgar. EFE/Caty Arévalo

Por Caty Arévalo.- Las cumbres de clima de la ONU cuentan desde hace tres años con un programa paralelo a la negociación formal, la Agenda Global para la Acción Climática, en la que los actores no estatales exponen acciones contra el calentamiento que WWF considera que deben ser monitoreadas.

Así lo explica en una entrevista con Efe el director de esa agenda global, el exministro peruano que la puso en marcha en la cumbre que presidió en Lima hace tres años, Manuel Pulgar Vidal, actual líder de cambio climático WWF Internacional.

Las implicaciones de la lucha contra el cambio climático en todos los aspectos de la sociedad (bosques, océanos, agricultura, energía, poblaciones vulnerables, consumo, etc) y el cambio de modelo económico que requiere han alcanzado tal dimensión que desde la puesta en marcha de la citada agenda para los actores no estatales, las cumbres del clima se celebran en dos recintos distintos.

Uno de ellos se destina a los debates y presentaciones de todas esas organizaciones de la sociedad (en la actual cumbre, COP23, se llama “Zona Bonn“) y otro a los plenarios y salas de negociación oficial para los diplomáticos de casi 200 gobiernos, y que este año se denomina “Zona Bula“, que en el idioma nativo de Fiyi que preside la cumbre significa “hola”).

Contabilizar objetivos sectoriales

Pues bien, tras tres años de Agenda de Acción Global, Pulgar considera que “hay que avanzar y proporcionar una organización sectorial, y un mecanismo formal para contabilizar las metas que tienen los diferentes actores de cada sector de la economía (agricultura, transporte, energía, edificación, residuos, etc), saber cómo las están cumpliendo y a dónde nos llevan”.

“Necesitamos un mecanismo paralelo en las cumbres para monitorear toda esa acción paralela a la que llevan a cabo los Gobiernos, que nos dé una mayor orientación para saber si la alineación de los esfuerzos de las dos partes, actores no estatales y naciones, nos conduce al objetivo que queremos alcanzar: que la temperatura del planeta no rebase los 2 grados y si es posible el 1,5”, explicó.

Pulgar, quien intervino en el Plenario de la COP23 para dar cuenta de los resultados de la Agenda de Acción Global minutos antes de esta entrevista, criticó que los altos representantes de los gobiernos hubieran abandonado la sala para la presentación “dejando constancia la distancia existente con la acción climática no estatal”.

El jefe de cambio climático de WWF subrayó que estamos “en un momento” crucial en el que hay que regular y poner en marcha medidas de manera urgente para que el periodo 2030-2050 se produzca una rápida descarbonización de la economía, que evite el desequilibrio del planeta por una subida acelerada de temperatura.

La biodiversidad también urge acción

“Y cuando hablo de acciones me refiero también a temas importantísimos como la biodiversidad y el resto de cuestiones relacionadas con el desarrollo sostenible, porque en las cumbres de cambio climático hemos aprendido a reducir emisiones y adaptarnos a los impactos del cambio climático, pero lo que no hemos logrado, a nivel internacional, es detener la escalada de pérdida de biodiversidad“, insistió.

Pulgar valoró avances en esta cumbre, como que se haya acordado más ambición a 2020 para los países desarrollados o quede esté diseñado el “Diálogo de Talanoa”, el nombre dado a la manera en la que los países evaluarán el próximo año dónde están para cumplir con el objetivo de los dos grados, y qué van a hacer para superar la brecha existente para alcanzar ese objetivo.

No obstante, el portavoz de WWF subrayó que “el planeta se encuentra en una encrucijada“, y “tenemos a nuestro alcance una oportunidad sin precedentes tras el Acuerdo de París, que puede y debe cambiar el futuro”.

“Las decisiones que tomamos hoy en esta cumbre sientan las bases para 2018 y más allá, y lo fundamental es que los países aumenten su ambición para llevarnos al destino de los 1,5 grados”, concluyó.EFE




Secciones:                        
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies