Wallace-Wells: "No hay que ser santos medioambientales, pero sí actuar"

CRISIS CLIMÁTICA

Wallace-Wells: “No podemos ser santos medioambientales pero hay que actuar”

Wallace-Wells: Wallace-Wells apuesta por la acción colectiva para combatir la crisis climática. EFE/Laia Mataix

Laia Mataix Gómez.- EFE.- "No todos podemos ser santos medioambientales, pero sí actuar políticamente de forma colectiva" para afrontar un deterioro climático que "ya es inevitable", ha asegurado a Efe el periodista estadounidense David Wallace-Wells.

Este editor adjunto del ‘New York Magazine’ publicó en 2017 un pesimista artículo titulado ‘El planeta inhóspito’, en el que describía un futuro poco halagüeño para una Tierra asolada por los caóticos efectos del cambio climático. Dos años después, ha presentado en Madrid la versión española de su libro homónimo, publicado por Debate y en proceso de adaptación para televisión, en el que describe una serie de desastres de corte apocalíptico: aire irrespirable, hambrunas, refugiados climáticos, falta de agua, muerte por elevadas temperaturas…

Según las sombrías predicciones de Wallace-Wells, con la situación actual “no hay base racional para tener esperanza” y, aunque “la humanidad no se extinguirá, tendrá que acostumbrarse a vivir en un planeta inhóspito en el que habrá mucho sufrimiento”, ya que el impacto del cambio climático “afectará a casi todos los aspectos de la vida moderna, desde los políticos a los culturales pasando por nuestras relaciones”.

Experiencia personal

crisis climatica

El periodista estadounidense David Wallace-Wells. Imagen de uso editorial cedida por Debate.

El autor ha explicado que durante años “pensaba que el cambio climático no era para tanto” pero un día “me di cuenta, principalmente por miedo, de que el objetivo más importante de toda nuestra política debería ser abordar esta crisis”, ya que “por vez primera, el cambio climático es una historia que se desarrolla en el presente, no algo que tengamos que imaginar para un futuro indeterminado”. De hecho, en su opinión “no se trata de una historia más, sino del escenario en el que se están desarrollando todas nuestras historias”, incluso las políticas.

Si bien el escenario de lucha contra el cambio climático ha cambiado en los últimos meses debido a que “el público está despertando, especialmente tras experimentar fenómenos de clima extremo y tras la aparición de Greta Thunberg, Extinction Rebellion o los movimientos juveniles en la calle”, el tiempo de reacción parece agotarse demasiado de prisa.

En sus palabras, “tenemos tan poco tiempo y hemos empezado tan tarde a actuar que se necesitan cambios monumentales y rápidos…, incluso con un escenario político favorable es muy difícil que pasen”, ha advertido a Efe.

Inacción política

Así, ha recordado que la reciente cumbre climática de Nueva York estaba pensada para que “los líderes mundiales adoptaran compromisos drásticos pero ninguno de los países grandes se comprometió de verdad”, lo que supone “otro fracaso, como la gran decepción de los Acuerdos de París, ya que no se ha llevado a cabo ningún cambio significativo a nivel mundial”.

Y es que a su juicio nada de valor podrá conseguirse si no está coordinado como una acción colectiva internacional y, por ejemplo, “aunque el Gobierno de España emprendiera acciones para paliar los efectos del cambio climático, estas no afectarían al clima de la nación”, puesto que las condiciones climáticas “están determinadas por lo que hagan todas las demás y especialmente China, Estados Unidos e India”.

Wallace-Wells ha denunciado la “hipocresía climática” que caracteriza la acción política, ejemplificándola en “el primer ministro canadiense Justin Trudeau, a quien tenemos un día declarando la emergencia climática y, al día siguiente, aprobando un nuevo oleoducto”. 

No obstante, a pesar de la “complacencia general”, cree que “estamos empezando a entender la escala y la urgencia de esta crisis” y con las medidas que se están tomando ahora “conseguiremos evitar los peores escenarios y vivir en un planeta lleno de sufrimiento humano…, pero con significativamente menos sufrimiento y calentamiento del que tendríamos si no hiciéramos nada”. EFEverde




Secciones: