VOLUNTARIADO AMBIENTAL

Personas mayores “activas en la naturaleza” gracias al voluntariado ambiental

voluntariado ambiental cruz roja María Teresa Fernández y Anastasio Suárez durante el voluntariado ambiental. Cedida por Cruz Roja.

Natalia Molina Íñigo.- EFEverde.- El voluntariado ambiental es una oportunidad para que las personas mayores se mantengan “activas en contacto con la naturaleza”, realicen actividad física, se relacionen con gente más joven y aumenten su conciencia sobre la importancia de cuidar el medioambiente.

Una de las voluntarias ambientales más veteranas de la Cruz Roja en León es María Teresa Fernández, quien destaca en entrevista a EFEverde -en la víspera del Día Internacional de las Personas de Edad- su deseo de que “las personas fuéramos más conscientes de que estropeamos lo que nos beneficia” porque los daños causados a la naturaleza repercuten en la vida cotidiana.

Asimismo, señala que las acciones ambientales en favor de los ecosistemas favorece el encuentro “con gente más joven” porque en el grupo en el que participa, compuesto por una treintena de personas, ella es la segunda más mayor, lo que hace que se desarrolle una relación intergeneracional donde “yo pueda aprender de ellos y ellos puedan aprender de mí”.

María Teresa Fernández durante una jornada de voluntariado. Cedida por Cruz Roja

Remarca que se “identifica” con el medioambiente, y señala que “unos pocos seguramente no vamos a salvar el planeta, pero por lo menos estás bien con tu conciencia”. 

En contacto con la naturaleza

Fernández confiesa que no tenía ningún vínculo previo con el medioambiente, pero que le gusta “todo lo relacionado con que la naturaleza esté mejor”.

“Me sorprendió que entre las opciones de voluntariado hubiera medioambiente”, recuerda, y explica que a sus 69 años “no sabía dónde me metía o qué actividades iba a hacer”, pero estaba segura de que ayudar a cuidar del entorno natural era “algo bueno”.

“Parece que cuando dices que vas a recoger basura es una labor desagradable, pero para mí no supone ningún sacrificio porque me gusta, estoy en la naturaleza, hace mi tiempo más llevadero y es beneficioso para el medioambiente”, insiste Fernández, quien dice sentirse “afortunada” de estar implicada en este tipo de voluntariado.

“Me siento bien con lo que hago y me gustaría que se hicieran más cosas”, explica voluntaria ambiental, como “recoger más basura de los ríos para que hubiera menos inundaciones o limpiar el monte para evitar muchos fuegos”.

Lamenta que la pandemia causada por la Covid-19 ha limitado “mucho” las salidas que solían hacer para “analizar el agua del río”, una actividad  “entretenida y didáctica” o las rutas de recogida de basura en los Picos de Europa.

Anastasio Suárez recoge basura en una jornada de voluntariado. Cedida por Cruz Roja

Voluntarios como Fernández echan de menos estas actividades ya que estaban “activos en la naturaleza” y podían combinar las tareas ambientales con ejercicios físicos como el senderismo.

Mayor conciencia ambiental

Otro de los voluntarios ambientales de mayor edad de este centro de la Cruz Roja es Anastasio Suárez, quien declara a EFEverde que a sus 79 años lleva los 14 que está jubilado “dando charlas en colegios a los niños sobre reciclaje, refrigeración de las casas o problemas del agua” o sembrando, regando y recogiendo los frutos de un huerto ecológico.

“Me aporta una manera de bienestar”, manifiesta Suárez, y añade que el día que hay voluntariado está “más activo” y se nota “mejor en todos los sentidos, tanto físicamente como de estado de ánimo”.

El voluntariado ambiental le atrajo en un principio porque es “de campo” y le ha ayudado “sin duda” a estar más concienciado con el medioambiente, porque le permite reflexionar sobre sus actos y “ver que cada grano de arena que aportas cuenta”, a la vez que siente que está haciendo “algo importante dentro del tiempo libre”. EFEverde

Te puede interesar:

Voluntariado ambiental: esencial para las ONG pero aún poco conocido

EFEVerde




Secciones: