PERIODISMO AMBIENTAL

Viviendo con carbón

Viviendo con carbón Viviendo con carbón

Viviendo con carbón es  un ensayo cinematográfico y fotográfico con el que se intenta arroja luz sobre el trágico impacto humano y ambiental  de las centrales eléctricas de carbón no reguladas y las minas de carbón a cielo abierto en Singrauli, "The Power Capital of India".

India tiene “hambre de energía”. Con 11 plantas de energía y 12 minas de carbón, esta región ha sido acuñada como la “Capital de la energía de la India”. Obviamente ocupa un lugar destacado en la lista de áreas del país gravemente contaminadas.

 Un estudio en 2012, realizado por el Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE), entidad no lucrativa con sede en Delhi, confirmó que el flúor, el mercurio y el arsénico superaban los límites permisibles en la mayoría de las muestras de agua, suelo y peces analizadas. También reveló que más del 84% de las muestras de sangre de la población local contenían mercurio por encima del nivel seguro. Los ecologistas advierten que los efectos en la salud mental de la población solo se extenderán con el tiempo.

 Con 300 millones de personas todavía sin electricidad y cientos de millones cada vez más exigentes, el país necesita generar una gran cantidad de energía. Pero la generación de energía todavía depende en gran parte de las viejas plantas de energía térmica alimentadas con carbón.

1- “ Mira, tengo cáncer en la sangre desde el momento en el que la central empezó a funcionar. En el momento en que estuvo construido, empecé a tener problemas en los riñones. Tengo que gastar 9000 Rupees para 30 pastillas de PGI cada mes.” Rajkmar Devi, 50, Anapara town, bordering Anpara Thermal Power plant. Izquierda: Central térmica de Anpara Derecha: Rajkumar Devi, Anpara

1- “ Mira, tengo cáncer en la sangre desde el momento en el que la central empezó a funcionar. En el momento en que estuvo construido, empecé a tener problemas en los riñones. Tengo que gastar 9000 Rupees para 30 pastillas de PGI cada mes.”
Rajkmar Devi, 50, Anapara town, bordering Anpara Thermal Power plant.
Izquierda: Central térmica de Anpara
Derecha: Rajkumar Devi, Anpara [divider]

2- En el colegio público al lado de su casa empieza el día con barrido y limpieza completos, pero el hollín negro se queda dentro de las grietas del suelo. En verano, las tormentas de polvo de carbón suelen convertir el día en noche. Incluso los profesores y niños tienen que taparse la cara con pañuelos mientras cantan el himno nacional. Izquierda: Ash, cerca de las minas de Jayant Derecha: Colegio de Estado, Anpara

2- En el colegio público al lado de su casa empieza el día con barrido y limpieza completos, pero el hollín negro se queda dentro de las grietas del suelo. En verano, las tormentas de polvo de carbón suelen convertir el día en noche. Incluso los profesores y niños tienen que taparse la cara con pañuelos mientras cantan el himno nacional.
Izquierda: Ash, cerca de las minas de Jayant
Derecha: Colegio de Estado, Anpara[divider]

Jagat Narayan Viswakarma, denunció al Gobierno de la India ante el Tribunal Nacional de Medio Ambiente por la contaminación de metales pesados que afecta la población de la zona. Izquierda: Minas abiertas de Jayant Derecha: foto de Raju, que murió de “una dolencia de estómago”, Gariya

Jagat Narayan Viswakarma, denunció al Gobierno de la India ante el Tribunal Nacional de Medio Ambiente por la contaminación de metales pesados que afecta la población de la zona.
Izquierda: Minas abiertas de Jayant
Derecha: foto de Raju, que murió de “una dolencia de estómago”, Gariya[divider]

Un estudio de 2012 realizado por una organización sin ánimo de lucro de Delhi, el Centre for Science and Environment (CSE), confirmó que los niveles de flúor, mercurio y arsénico estaban muy por encima de los límites permitidos en la mayor parte de las aguas, del suelo y del pescado de la zona. Reveló también que más del 84% de las pruebas de sangre de la población local contenía mercurio por encima del nivel seguro. Izquierda: un mural de la colonia de rehabilitación de Amroli Derecha: la hija de un jornalero en Chilkadand

Un estudio de 2012 realizado por una organización sin ánimo de lucro de Delhi, el Centre for Science and Environment (CSE), confirmó que los niveles de flúor, mercurio y arsénico estaban muy por encima de los límites permitidos en la mayor parte de las aguas, del suelo y del pescado de la zona. Reveló también que más del 84% de las pruebas de sangre de la población local contenía mercurio por encima del nivel seguro.
Izquierda: un mural de la colonia de rehabilitación de Amroli
Derecha: la hija de un jornalero en Chilkadand[divider]

“¡Mira en qué se han convertido mis manos! Cuando llego después de conducir, me lavo las manos constantemente pero al cabo de unos minutos se quedan igual. Todos los que trabajamos en las minas tosemos constantemente. Cuando la flema sale, esta negra. El carbón mata el apetito. Todo lo que gano va para medicinas. ¿Mi futuro? Estaré 2, 3 máximo 5 años, luego mi historia habrá acabado. Cuando el cuerpo te falla, ninguna compañía te contrata”. Vimlesh Sawhney, 40 años, conductor de la mina abierta, ha estado trabajando durante 15 años con Northern Coal Limited Coal Mines Izquierda: la mano de Vimlesh Sawhney, Chilkadand Derecha: deposito de carbón para camiones, y el puño, logo de la compañía, NCL Jayant Coal Mines.

“¡Mira en qué se han convertido mis manos! Cuando llego después de conducir, me lavo las manos constantemente pero al cabo de unos minutos se quedan igual. Todos los que trabajamos en las minas tosemos constantemente. Cuando la flema sale, esta negra. El carbón mata el apetito. Todo lo que gano va para medicinas. ¿Mi futuro? Estaré 2, 3 máximo 5 años, luego mi historia habrá acabado. Cuando el cuerpo te falla, ninguna compañía te contrata”.
Vimlesh Sawhney, 40 años, conductor de la mina abierta, ha estado trabajando durante 15 años con Northern Coal Limited Coal Mines
Izquierda: la mano de Vimlesh Sawhney, Chilkadand
Derecha: deposito de carbón para camiones, y el puño, logo de la compañía, NCL Jayant Coal Mines. [divider]

El carbón quemado emite tanto gas que a veces parece que mi cuerpo esta prendiendo fuego. Cuando los desechos entran en nuestra cabaña, rompen el cristal se rompe y nos destrozan las cabezas. Tras habernos proporcionado una ayuda mínima, la compañía nos ha dicho que nos vayamos. Después de chuparnos la sangre, la compañía nos dice “marchaos, ya no nos sois útiles”. - Vimlesh Sawhney, 40 años, conductor de minas a cielo abierto, Chilkadand.

El carbón quemado emite tanto gas que a veces parece que mi cuerpo esta prendiendo fuego. Cuando los desechos entran en nuestra cabaña, rompen el cristal se rompe y nos destrozan las cabezas. Tras habernos proporcionado una ayuda mínima, la compañía nos ha dicho que nos vayamos. Después de chuparnos la sangre, la compañía nos dice “marchaos, ya no nos sois útiles”.
– Vimlesh Sawhney, 40 años, conductor de minas a cielo abierto, Chilkadand.
Chilkadand es un pueblo situado precariamente en el borde de los campos de carbón del norte. Durante el monzón, los desechos de la mina se esparcen frecuentemente en el pueblo.
Izquerda: Minas de Jayant
Derecha: Vimlesh Sawhney, Chilkadand [divider]

“Mi padre murió de tuberculosis en 2014. En 2015 fue mi turno. Tenía 10 años cuando cayó enfermo y tuve que dejar de estudiar para trabajar. La casa esta en manos de Dios ahora.” Cuenta Rohit Kumar, de 17 años, que esta viviendo la suerte de su padre. Desesperada, su madre, Sukhraj Devi, se dedicó a recoger trozos de carbón sueltos de noche para venderlos y pagar el tratamiento de su marido. Ahora, tras su muerte, Sukhraj viaja por todas partes para el tratamiento de su hijo - desde Ashram, Badwahi y Renusagar hasta NPC, Anpara y Buxar-, pero Rohit sigue prostrado en la cama. Izquierda: Hornos de Angeethis en Chilkadand Derecha: Rohit Kumar, Chilkadand

“Mi padre murió de tuberculosis en 2014. En 2015 fue mi turno. Tenía 10 años cuando cayó enfermo y tuve que dejar de estudiar para trabajar. La casa esta en manos de Dios ahora.” Cuenta Rohit Kumar, de 17 años, que esta viviendo la suerte de su padre. Desesperada, su madre, Sukhraj Devi, se dedicó a recoger trozos de carbón sueltos de noche para venderlos y pagar el tratamiento de su marido. Ahora, tras su muerte, Sukhraj viaja por todas partes para el tratamiento de su hijo – desde Ashram, Badwahi y Renusagar hasta NPC, Anpara y Buxar-, pero Rohit sigue prostrado en la cama.
Izquierda: Hornos de Angeethis en Chilkadand
Derecha: Rohit Kumar, Chilkadand[divider]

El fango de cenizas que llega desde el estanque de Belvadah Ash, instalado por las centrales de NTPC Shaktinagar y Vidhyachal, se desliza hasta dentro de Rihand Dam. El comité constituido para examinar el caso de NGT, presidido por AB Akolkar, Secretario Miembro de la Junta Central de Control de Polución, comunicó su preocupación sobre la contaminación del río Rihand -la principal fuente de agua de la zona-. Las tuberías de cenizas de varias centrales térmicas tienen fugas, lo que se añade a la contaminación de los campos y del agua del suelo. Izquierda: Vishal, paciente afectado por fluoruros, en Bicchi, Gariya Derecha: Fugas de tubería de cenizas

El fango de cenizas que llega desde el estanque de Belvadah Ash, instalado por las centrales de NTPC Shaktinagar y Vidhyachal, se desliza hasta dentro de Rihand Dam. El comité constituido para examinar el caso de NGT, presidido por AB Akolkar, Secretario Miembro de la Junta Central de Control de Polución, comunicó su preocupación sobre la contaminación del río Rihand -la principal fuente de agua de la zona-. Las tuberías de cenizas de varias centrales térmicas tienen fugas, lo que se añade a la contaminación de los campos y del agua del suelo.
Izquierda: Vishal, paciente afectado por fluoruros, en Bicchi, Gariya
Derecha: Fugas de tubería de cenizas[divider]

Nos estamos dando cuenta de que todo esto esta ocurriendo debido al agua – es el fluoruro lo que nos esta contaminando. Nos dicen que no bebamos del pozo, que no bebamos de la bomba manual. ¿Entonces de donde debemos beber el agua? Toda mi familia, nuestros 2 hijos se han vuelto discapacitados. Mi mujer y yo también, y nuestras columnas vertebrales se han inclinado. Nuestros cuerpos no tienen ni vida ni fuerza ni energía”. - Laleram Yadav, Gariah, a 10 kms de la central térmica de Anpara Izquierda: Mujer e hijo de Laleram Yadav Derecha: fango de cenizas

Nos estamos dando cuenta de que todo esto esta ocurriendo debido al agua – es el fluoruro lo que nos esta contaminando. Nos dicen que no bebamos del pozo, que no bebamos de la bomba manual. ¿Entonces de donde debemos beber el agua? Toda mi familia, nuestros 2 hijos se han vuelto discapacitados. Mi mujer y yo también, y nuestras columnas vertebrales se han inclinado. Nuestros cuerpos no tienen ni vida ni fuerza ni energía”.
– Laleram Yadav, Gariah, a 10 kms de la central térmica de Anpara
Izquierda: Mujer e hijo de Laleram Yadav
Derecha: fango de cenizas[divider]

El lago rojo y estancado en Pipragaon Nayi Basti, a unos 20 kms de la Central Térmica de Obra, ha dado resultado positivo por un nivel de contaminantes muy por encima de los límites permisibles. Situado en dirección directa del viento que viene de la central, el lago da testimonio de la presencia de arsénico, mercurio y fluoruro en el aire. Esto sobrepasa el límite de 15 kms de radio admitido por el gobierno. Para los pacientes postrados de la región del Basti como Vijay Kumar y Viindhyanchal, incluso la esperanza queda olvidada. Izquierda: Lago rojo, Pipragaon Nayibasti Derecha: Vijay Kumar Sharma, Pipragaon Nayi Basti

El lago rojo y estancado en Pipragaon Nayi Basti, a unos 20 kms de la Central Térmica de Obra, ha dado resultado positivo por un nivel de contaminantes muy por encima de los límites permisibles. Situado en dirección directa del viento que viene de la central, el lago da testimonio de la presencia de arsénico, mercurio y fluoruro en el aire. Esto sobrepasa el límite de 15 kms de radio admitido por el gobierno. Para los pacientes postrados de la región del Basti como Vijay Kumar y Viindhyanchal, incluso la esperanza queda olvidada.
Izquierda: Lago rojo, Pipragaon Nayibasti
Derecha: Vijay Kumar Sharma, Pipragaon Nayi Basti[divider]

11 “En nuestra época no había enfermedades. Durante los 10-15 últimos años hay enfermedades por todas partes. Anteriormente el agua no era así. Ahora el agua es la enfermedad en sí. Mi cuerpo entero se ha ido agarrotando como el hierro. Sólo puedo mover las manos un poco. Como, defeco… todo lo hago en esta camilla. ¿Cuánto tiempo puedo seguir viviendo así?” - Vindhyachal, paciente de 70 años Izquierda: Chilkadand Derecha: Vindhyachal, Pipra Gaon Nayi Basti

11 “En nuestra época no había enfermedades. Durante los 10-15 últimos años hay enfermedades por todas partes. Anteriormente el agua no era así. Ahora el agua es la enfermedad en sí. Mi cuerpo entero se ha ido agarrotando como el hierro. Sólo puedo mover las manos un poco. Como, defeco… todo lo hago en esta camilla. ¿Cuánto tiempo puedo seguir viviendo así?” – Vindhyachal, paciente de 70 años
Izquierda: Chilkadand
Derecha: Vindhyachal, Pipra Gaon Nayi Basti[divider]

El Purpose Climate Lab es parte de la coalición Help Delhi Breathe que encargó este trabajo para arrojar luz sobre la historia humana que hay detrás y sobre la urgencia  de que se respeten los estándares de emisiones de las centrales térmicas.




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies