ESPELEOLOGÍA PREMIO

Viajero del Año: Explorar una cueva es “poner el pie en otro planeta”

Viajero del Año: Explorar una cueva es Corneo (Burgos).- complejo kárstico de Ojo Guareña. EFE/Fede

Explorar una cueva "es una sensación apasionante, como poner el pie en otro planeta" y, además, "es una actividad que no se acaba nunca", ha asegurado a Efe el espeleólogo sevillano Sergio García-Dils, reciente premio 'Viajero del Año' de la Sociedad Geográfica Española.

De expedición en expedición

Arqueólogo de profesión, García-Dils afirma llevar “casi 40 años de expedición en expedición” desde que con sólo siete años de edad fuera iniciado en esta experiencia por su propio padre, también espeleólogo.

El principal aliciente “es la sensación de llegar a lugares donde nunca ha estado nadie antes en toda la historia de la humanidad”, comenta con entusiasmo este especialista que ostenta el récord mundial de espeleología tras descender 2.200 metros en la cueva más profunda del mundo conocida, en el Cáucaso occidental.

Condiciones extremas

Desde hace 20 años explora con su propio equipo grandes cavidades verticales en las que ha encontrado ecosistemas subterráneos completos que se han desarrollado en condiciones “absolutamente extremas, como la ausencia de luz, las bajas temperaturas y un alimento casi inexistente”.

En sus distintos viajes ha ayudado a varios expertos a descubrir hasta 12 especies hasta entonces desconocidas de fauna subterránea, una de las disciplinas científicas “más jóvenes que hay aplicadas a la espeleología en este momento”.

El hecho de que todo un ecosistema pueda desarrollarse en semejantes condiciones “abre unas perspectivas increíbles para futuros estudios científicos”, ha indicado.

Para el desarrollo de esta actividad es preciso superar “múltiples dificultades”: desde grandes tramos verticales que es necesario descender colgado de una cuerda hasta caídas de agua a temperaturas de entre medio y un grado, ramales particularmente estrechos o zonas inundadas que requieren material de buceo.

Explorar una cueva

Una cueva “prácticamente no finaliza, pues siempre hay una galería que te ha pasado inadvertida” e invita a explorarla, motivo por el que, antes de iniciar una nueva expedición, siempre “marcamos unos límites muy definidos y hacemos una previsión general de comida y material”, ya que la prudencia es un elemento esencial para culminar con éxito una expedición de este tipo.

A ello hay que sumar la formación que, en el caso de España, “es bastante buena” y de hecho la espeleología está considerada una de las actividades de montaña con menor número de accidentes en comparación con los peligros a los que se enfrentan quienes la practican.

Aún así, García-Dils también ha vivido “expediciones dramáticas”, como la de 2003 cuando un compañero de su equipo “cayó desde una altura de 30 metros y tuvo una fractura abierta de tibia y peroné, politraumatismos y sangre por todas partes”.

Esta situación de emergencia mantuvo en tensión a todo el equipo y obligó a 64 horas de trabajos continuados para lograr finalmente sacar a la superficie al herido con vida y poder trasladarlo luego a un centro sanitario.

Un año después, en la misma cueva, “encontramos la galería que sería clave para superar por primera vez los dos kilómetros de profundidad y vivimos esa sensación agradable de estar haciendo historia…”, ha recordado.

La espeleología

En este sentido, ha apuntado que el objetivo de la espeleología no es tanto llegar a grandes profundidades, como explorar y topografiar nuevas cuevas aunque “indirectamente eso nos haya llevado a ir bajando hasta alcanzar esas profundidades”.

De todas formas, los objetivos de exploración elegidos por su equipo se han concentrado casi desde el primer momento en lugares donde, geológicamente, era posible alcanzar grandes profundidades, como en la cordillera del Tauro de Turquía, la isla de Creta, los Alpes o la propia zona del Cáucaso.

En este último está su próxima meta, ya que en la actualidad ultima los preparativos para una expedición con la que el próximo verano tiene previsto superar la barrera de los 2.200 metros para llegar a unos 2.350 metros de profundidad.




Secciones:        
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies