El vertedero de Colmenar Viejo (Madrid) prolongará su vida útil hasta 2021

RESIDUOS MADRID

El vertedero de Colmenar Viejo (Madrid) prolongará su vida útil hasta 2021

Lourdes Uquillas y Laia Mataix.- EFEverde.- El vertedero de Colmenar Viejo "no está colmatado", y su vida podría prolongarse hasta octubre de 2021, ha asegurado a Efe María Castillo, la gerente de la Mancomunidad del Noroeste que gestiona las instalaciones en las que 76 municipios depositan su fracción de residuos no separados.

Ha sido durante una visita este jueves a las instalaciones situadas a tan solo dos o tres kilómetros aproximadamente de la localidad de Colmenar Viejo y a similar distancia de las nuevas urbanizaciones de Tres Cantos.

El vertedero, que recibe anualmente entre 315.000 y 320.000 toneladas de residuos no separados, empezó a funcionar en 1985 e inicialmente estuvo gestionado por la Comunidad de Madrid.

Fase IV del vertedero

La Fase IV del vertedero de Colmenar Viejo es donde se almacenan actualmente los residuos. EFE/Laia Mataix

Desde 2013, tras la creación de la Mancomunidad del Noroeste, es esta quién lo gestiona y se encuentra en su Fase IV tras el sellado de las anteriores que se encuentran próximas y que en un vistazo tienen una imagen de pastos normales como los que se divisan en el horizonte.

EFE pudo constatar en la visita a la Fase IV la llegada de camiones a la explanada -unos 170 diarios aproximadamente-, según la representante de la empresa Urbaser, gestora de los residuos, y que ha preferido no ser identificada.

Entre los residuos que se depositan hay muebles, colchones, restos de poda, ropa y objetos de gran volumen, entre otros, que tres o cuatro máquinas tractoras van acomodando y compactando. Una vez realizada esta acción, “se cubren con 40 o 50 centímetros de tierra limpia”, que queda finalmente compactada en unos 30 centímetros para evitar los malos olores, ha explicado la representante de la empresa Urbaser.

Los residuos y la avifauna

Durante todo este proceso, una nube de gaviotas, menos cigüeñas y algunos buitres buscan su alimento entre los miles de residuos depositados en la montaña de basura.

Actualmente “cada cigüeña tiene su farola” porque hay miles, unas veces más y otras menos, pero están durante todo el año, ha explicado uno de los operarios de las instalaciones. 

Conciencia de separación de residuos

“Somos explotadores” de estos residuos, ha señalado Castillo. “No nos hacemos cargo del tratamiento final”, pero la gestión de la basura es una “responsabilidad compartida” entre consumidores y ayuntamientos, porque mientras “más se seleccione en origen, menos basura llega al vertedero”.

“Es algo en lo que hay que incidir mucho”, ha indicado la gerente de la Mancomunidad, porque hay muchos residuos que vienen “muy mezclados”.

Castillo ha explicado que está prevista la construcción de la Fase V del vertedero que estaría ubicada a un lado de la actual Fase IV, pero lo más urgente es la construcción de dos plantas, una para el compostaje y un complejo ambiental para la separación de basuras, ambas con autorización ambiental integrada.

De esta forma, “al vertedero solo llegarían los residuos de rechazo y que no se puedan tratar”, según Castillo.

Gases y males olores

Estructura a través de la cual se captan los gases para posteriormente transformarlos en energía. EFE/Laia Mataix

De los gases que se emanan por la acumulación de los residuos y generan los malos olores, se recuperan 16.000 metros cúbicos cuya captación alcanza casi el 90 % ,que se transforma en electricidad de baja a alta intensidad y luego es inyectada a la red, según la representante de Urbaser.

Sobre los lixiviados (líquidos que generan los residuos), ha señalado que por medio de “un proceso de ósmosis inversa” se separan y se venden a un gestor autorizado. Estos líquidos se dividen en permeados y concentrados, los primeros se transforman en “agua clara y tratada” y los segundos “más contaminantes” son gestionados por empresas especializadas para recibir un tratamiento adecuado.

Según la legislación europea, para 2020 solo podrán ser trasladados a los vertederos el 35 % de los residuos, sin embargo, España está en el 72 %, según datos de Eurostat.

Residuos por los que los municipios de la Mancomunidad del Noroeste pagan 13,09 euros la tonelada, 20 euros los no mancomunados y 30 euros los particulares.

La localidad de Colmenar Viejo -donde se encuentran las instalaciones del vertedero- no está en la Mancomunidad, y sus vecinos han emitido múltiples quejas sobre los malos olores que se generan, y que según Castillo es en pocas ocasiones y generados por los gases.

En Colmenar Viejo funciona además del vertedero una planta de clasificación de envases, como pudo constatar EFE, en cuyo exterior se apilan grandes balas de envases de polietileno de alta densidad (PEAD) y de tereftalato de polietileno (PET), mientras en el interior una cinta transportadora separa los bricks, de los que se separa, además, aluminio y acero. 

Estos materiales se venden posteriormente a empresas gestoras para su tratamiento y reutilización.

Además, en el municipio del norte de la Comunidad de Madrid existe al lado del punto limpio una planta de residuos de construcción en los que se trituran los restos para fabricar grava y arena de diferente volumen.

Castillo ha concluido que es fundamental que los ciudadanos se conciencien más sobre la generación de residuos y lo que implican para la sociedad y la naturaleza. EFEverde

Te puede interesar:

La cigüeña blanca no migra a África por el aumento de vertederos en España

España, a la cabeza de la UE en acumulación de residuos en vertederos

Los vertederos de Madrid, foco de atracción y de muerte para las cigüeñas

 

 

 




Secciones: