MEDIO AMBIENTE

Verdura fresca para la cena recién recolectada del baño

  • Varios equipos científicos prueban soluciones para que los habitantes de grandes ciudades puedan tomarse de postre unas fresas recién cogidas de su salón.

Verdura fresca para la cena recién recolectada del baño Imagen de uno de los módulos diseñado por Grove Labs para criar peces y cultivar plantas en pisos.

Por Caty Arévalo.- ¿Imagina ponerse a preparar la cena y recolectar su verdura y su fruta directamente de un mueble situado en su salón o en su baño? Varios laboratorios del mundo trabajan para hacer realidad esta atractiva idea y que los habitantes de las grandes ciudades puedan cultivar en sus propios pisos.

Los alimentos que ponemos a diario en la mesa recorren, de media, 5.000 kilómetros desde el lugar donde son producidos hasta nuestra cocina, según datos del estudio “Alimentos Kilométricos” producido conjuntamente por las universidades de Sevilla y Vigo y la ONG Amigos de la Tierra.

Un tercio de esos alimentos se estropea en ese largo camino que conlleva una desproporcionada emisión de CO2 y contribuye a un modelo de producción y distribución de comida absolutamente nocivo para el planeta y para nuestra salud, que en muchos casos sólo beneficia a los grandes productores.

Aunque no hay duda de que la manera ideal de consumir fruta y verdura es recolectarla directamente de un huerto ecológico naturalmente iluminado y regado con agua fresca y limpia, la realidad es que ni todo el mundo puede contar con un espacio para cultivar ni vive cerca de él.

Fresas de tu salón

IMG_8187Por eso varios equipos científicos del mundo prueban en estos momentos diferentes soluciones para que el 60% de la población mundial que habita en grandes ciudades, como Madrid o Sao Paulo -un 85% en 2030, según el Banco Mundial-, pueda tomarse de postre unas fresas recién cogidas de su salón.

Uno de ellos es Grove Labs, una empresa creada por dos recién licenciados del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Jamie Byron y Gabriel Blanchet que cuenta con financiación de firmas de capital riesgo y un notable consejo de asesores científicos para desarrollar módulos caseros que permitan criar peces y cultivar verdura ecológica simultáneamente.

El invento, que nace con vocación de “descentralizar la producción de alimentos, lograr que las personas sientan una mayor conexión con la naturaleza, y coman de manera más saludable”, puede ser instalado hasta en las habitaciones más oscuras ya que no necesita luz natural, explica Blanchet en una entrevista con Efe.

Muebles de ecosistemas

“Hemos creado un pequeño contenedor de ecosistemas listo para ser instalado en los hogares, basándonos en los principios de la ecoponía“, la versión ecológica de la hidroponía (el cultivo de plantas en agua) y de la acuaponía, que combina esta última técnica con la cría de peces.

El sistema aprovecha relaciones simbióticas entre peces, bacterias y plantas para producir alimentos ecológicos: de manera que tendríamos un acuario donde el amoniaco que suelta el pescado sería descompuesto por bacterias contenidas en fertilizantes de nitratos naturales.

Posteriormente, el estanque de peces bombea el agua al habitáculo de las plantas, que a su vez la filtran y la limpian para que de nuevo vuelva a ser reutilizada por los peces.

Grove LabLas plantas crecen sin necesidad de suelo a través de un sistema de recirculación de agua y minerales naturales diseñando para proporcionarles los nutrientes que necesitan durante su ciclo de vida; y realizan la fotosíntesis a través de la luz que les proporcionan luces LED de baja potencia, sin necesidad de iluminación natural, explica Blanchet.

La ecoponía supone “una vuelta de tuerca ecológica” a la hidroponía, que los cultivadores de marihuana y varios equipos científicos practican desde hace tiempo, y su novedad es que reutiliza el agua y sólo usa nutrientes naturales, – como “baterias buenas” apunta Blanchet- y recursos orgánicos, como hongos o lombrices.

Hongos y lombrices

Los primeros “proporcionan minerales a la raíz de la planta y les protegen de agentes patógenos; mientras que las lombrices limpian las raíces muertas y de bajo rendimiento, convirtiendo esos residuos de materia orgánica en nuevos nutrientes para la planta”.

Por ese motivo, esta técnica se presenta a sí misma como más barata y respetuosa con el medio ambiente que el cultivo de plantas hidropónico, que generalmente utiliza sustratos con nutrientes estériles con alto contenido en sales, lo que implica todo un protocolo de limpieza de instalaciones con un elevado gasto de agua para evitar problemas de salinización.

Los sistemas hidropónicos se han demostrado, además, bastante susceptibles a las plagas, que suelen ser combatidas con químicos en muchos casos.

Grove Labs está probando sus módulos con verduras o condimentos especialmente caros en los supermercados americanos, de manera que en ellos crecen ya, entre otros, todo tipo de variedades de lechugas, tomates, pimientos, albahaca o cilantro.

Tanto la alimentación de los peces, que aconsejan sea orgánica, como el resto de mecanismos pueden ser controlados por una aplicación móvil, lo que permitiría al usuario mantener el “huerto y la piscifactoría de interior” aún no estando en casa.

Plazos de comercialización

Aunque Blanchet y Byron desconocen aún la fecha en la que su invento estará comercialmente disponible, se ven capaces de competir en precios con la agricultura convencional “si el consumidor suma todas las variables de la ecuación”, y en pocos años ven sus módulos instalados en los apartamentos de las grandes ciudades, aportando hasta el 40% de las frutas y verduras que tomen sus inquilinos.

IMG_8134Diseñando la comida del futuro está también la iniciativa CityFarm de MIT, que plantea cultivos en vertical para edificios altos iluminados por una combinación de luz natural y artificial a través de luces LED tuneadas para emitir la longitud de onda necesaria de luz roja y azul que las plantas necesitan para hacer la fotosíntesis.

Los vegetales de CityFarm crecen sin suelo sobre bases o bien hidropónicas, por las que circulan agua y minerales naturales, o aeropónicas, en la que las raíces están suspendidas en una niebla que contiene los nutrientes necesarios.

El estudio de las primeras cosechas recolectadas en MIT Media Lab sugiere que las verduras crecen mediante este sistema en un tercio del tiempo que los cultivos tradicionales, asegura a Efe Caleb Harper, fundador de City Farm.

Aunque aún existe poca ciencia sobre este tipo de técnicas y nadie las ha lanzado todavía al mercado, Harper ve a los niños recolectando tomates para la ensalada de las paredes de los comedores de los colegios en un plazo de entre 5 y 10 años.

De momento, Google ya se ha interesado en el sistema CityFarm para sus cafeterías corporativas.EFE

cam




Secciones:                
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies