MEDIOAMBIENTE RESIDUOS

El veneno que habita en nuestros coches

  • Los lingotes de plomo que llegan a Europa cruzan fácilmente las fronteras de la UE bajo la clasificación de “mercancías”, no como desechos, por lo que no existe ningún control específico sobre ellas

  • La segunda Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA) podría aprobar esta semana en Nairobi una resolución para impulsar la regulación de una industria letal para muchas comunidades de Asia, Latinoamérica y África

El veneno que habita en nuestros coches El plomo de las baterías envenena a ciudadanos de las regiones más pobres del planeta.EFE/Tim Mwaura

Desirée García/Javier Marín.- EFEverde.- Daudi desmonta baterías de coche en el patio trasero de una casa de Mombasa, en la costa de Kenia. Sabe que es ilegal y sospecha que extraer el plomo con las manos desnudas puede ser perjudicial para su salud, pero ignora que parte de ese metal, el veneno de nuestros coches, termina en los vehículos de los europeos.

La recuperación del plomo de las baterías, el principal componente de la mayoría de los acumuladores que se usan en el mundo, es una práctica de todo menos ecologista en las regiones más pobres del planeta. La extracción de este metal, cuyas reservas están casi agotadas pero que puede reciclarse infinitas veces, adquiere connotaciones siniestras en Asia, Latinoamérica y África, donde talleres clandestinos, e incluso plantas de reciclaje autorizadas envenenan con impunidad.

El veneno que habita nuestros coches

Daudi recuerda a Efeverde que, hace años, le hacía la competencia a una fábrica que reciclaba baterías de coche a pocos kilómetros, en el asentamiento chabolista de Owino Uhuru. No menciona que varios operarios y residentes murieron allí por los vertidos incontrolados de partículas de plomo y químicos a la tierra y el aire.

Aquel barrio, donde decenas de mujeres siguen sufriendo abortos y muchos residentes padecen enfermedades crónicas derivadas de la intoxicación -según reconocen las autoridades de Mombasa- es solo un ejemplo de los estragos provocados por la falta regulación sobre la manipulación del plomo.

“Debes llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua”, afirma el trabajador clandestino mientras abre una batería con un machete y utiliza un trozo de caña hueca para verter plomo fundido con un soplete. Es uno de sus trucos domésticos para combatir los efectos nocivos del metal.

un trabajador funde sin protección el plomo de una batería de coche en un taller clandestino de Mombasa (Kenia).

Un trabajador funde, sin protección, el plomo de una batería de coche en un taller clandestino de Mombasa (Kenia). EFE/Tim Mwaura

Se reciclan toneladas de baterias de coches 

Pese a que la Convención de Basilea sobre la eliminación de residuos peligrosos declara que esta práctica debería “evitarse a toda costa”, al menos 18 niños murieron en 2008 a las afueras de Dakar, donde las baterías se reciclaban como en el taller de Daudi.
Cada año, 1,2 millones de toneladas de baterías son desmontadas en África sin cumplir las regulaciones internacionales, revela una investigación del Lead Recycling Africa Project.
En conjunto, el mercado subsahariano recicla 800.000 toneladas de plomo cada año, el 8 % de la producción mundial.

Europa y Asia importan ese plomo

 Sin embargo, el exiguo mercado africano es incapaz de absorber toda esta producción, por lo que la mayoría del plomo termina siendo exportado a Asia y Europa, apunta a Efe Andreas Manhart, investigador del centro Öko-Institut, para este reportaje elaborado con la colaboración del European Journalism Centre (EJC).

Fundiciones de Italia y España han importado plomo de una planta de Ghana en la que murieron varios operarios por las peligrosas condiciones en las que trabajaban, según denuncia este instituto alemán. La fábrica española a la que se refiere rechazó hablar con Efe.

España es uno de los principales “centros” de procesamiento de plomo en Europa, y destaca por ser uno de los mayores importadores de baterías de coche procedentes de EEUU, apunta la ONG OK International.

Un niño observa un depósito con residuos de plomo, en Haina (República Dominicana)

Un niño observa un depósito con residuos de plomo, en Haina (República Dominicana). EFE/Orlando Barría

A nivel europeo, la industria del automóvil consume más plomo del que es capaz de aportar el reciclaje de las baterías en sus propios países, por lo que requiere cada vez más importación.
La creciente demanda y los bajos precios del plomo africano explican que las compras europeas en países subsaharianos se hayan duplicado en menos de una década, y que España también adquiera allí casi la mitad del que le llega, según datos de la UE y de UNIPLOM.
Estas mismas cifras señalan que, en 2014, Europa compró 9.093 toneladas de plomo a Ghana, 5.514 a Nigeria y 4.163 al Congo. En todos estos países las baterías se desmontan sin protección alguna en casas como la de Daudi o en fábricas como la de Owino.

Plomo refinado sin supervisión

El Convenio de Basilea regula el tratamiento y transporte de “residuos peligrosos” como las baterías, pero no supervisa los movimientos del plomo refinado, sean cuales sean las condiciones en las que se produce.

“Mientras que el reciclaje de baterías de hace de forma segura en las economías industrializadas, las condiciones son alarmantes en países como Ghana, Camerún, Kenia o Indonesia”, alerta el investigador del Öko-Institut.

Los lingotes de plomo que llegan desde estas plantas, a menudo instaladas por compañías chinas o indias, cruzan fácilmente las fronteras de la UE bajo la clasificación de “mercancías”, no como desechos, por lo que no existe ningún control específico sobre ellas, explicaron fuentes de la Comisión Europea.
“La gran industria del automóvil europea está cerrando los ojos a sus cadenas de suministro. Estas prácticas en África constituyen una violación de los derechos humanos”, enfatiza Manhart.
La segunda Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA) podría aprobar esta semana en Nairobi una resolución para impulsar la regulación de una industria letal para muchas comunidades, apuntan desde el Programa para el Medio Ambiente de la ONU.
“Ningún gobierno puede cerrar los ojos a un fenómeno tan grave”, declara a Efe, esperanzado, el director adjunto de este Programa, Ibrahim Thiaw. EFEverde




Secciones:                    

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies