PLANTAS EXÓTICAS

Veintidós nenúfares tropicales engalanan el estanque oval del Botánico de Madrid

Especie nenúfar Nymphaea caerulea.EFE\Foto cedida Tomás Escribano Especie nenúfar Nymphaea caerulea.EFE\Foto cedida Tomás Escribano

El Real Jardín Botánico de Madrid (RJB) abre desde este martes al público la colección de veintidós nenúfares tropicales, ubicada en el estanque oval, y que este año exhibirá dos ejemplares de Victoria (Hibrido Longwood) una especie de hojas gigantes con espinas y enormes flores blancas nocturnas

Dicha muestra, fruto de la donación de Tomás Escribano, un experto en estas exóticas plantas y que desde 2018 las aporta desinteresadamente, tiene como objetivo demostrar que estos nenúfares se pueden cultivar en España entre mayo a octubre y en zonas de interior, como Madrid, según una nota del Jardín Botánico, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Escribano ha explicado que en 2020 se consiguió por primera vez ver florecer un ejemplar gigante de Victoria, y teniendo en cuenta que el estanque oval no recibe más calor que el del propio sol, “el reto de este año es volver a ver las impresionantes flores de estos nenúfares gigantes”.

Termogénesis :

El género Victoria guarda otras peculiaridades como la termogénesis: cuando las flores se abren se produce dentro de ellas un aumento de temperatura de 10 grados con respecto a la ambiental lo que propicia que su aroma a piña madura se extienda muy lejos, atrayendo, en su hábitat natural, a un escarabajo tropical, ha detallado Escribano.

El experto ha señalado que en la colección de este año hay “otras muchas curiosidades”, como por ejemplo, Nymphaea caerulea, el famoso y erróneamente llamado loto azul de Nilo: “Un nenúfar lleno de historia que ya fascinó a los antiguos egipcios. Fue venerado y relacionado por sus flores de hábito diurno con el dios del sol Ra.

En el centro del estanque oval, situado en la Terraza de los Bonsáis, también destaca Nymphaea gigantea Albert de Lestang, una belleza australiana de grandes y altas flores blancas -hasta 20 centímetros de diámetro-.

Floraciones diurnas y nocturnas 

Aunque la mayor parte de estas plantas son de floración diurna, hay algunas especies de floración nocturna, que abren sus flores al ocaso y se cierran sobre las 11 de la mañana del día siguiente, justo cuando el resto comienza a abrir sus flores.

Por ese motivo, hay ejemplares de híbridos nocturnos como Red Flare, de bellas hojas rojas, o Nymphaea Missouri, de enormes flores blancas para que el visitante más madrugador pueda ver siempre alguna planta en flor.

Desde el Jardín Botánico recomiendan visitar la colección entre las 11:00 y las 17:00 horas para ver abiertas el mayor número de flores, que darán flores hasta finales de octubre, cuando ya comienzan a entrar en reposo perdiendo sus hojas como el resto de nenúfares rústicos. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com