INVASORAS RÍOS

URA erradicó en 2017 especies invasoras en 51.000 metros de márgenes de ríos

URA erradicó en 2017 especies invasoras en 51.000 metros de márgenes de ríos Fotografía de archivo de un río de la cuenca cantábrica. EFE/PM

La Agencia Vasca del Agua, URA, invirtió el año pasado 1,1 millones de euros en plantar 19.000 árboles y en erradicar la presencia de plantas invasoras en más de 51.000 metros cuadrados de márgenes de ríos, con lo que se mejoraron los ecosistemas fluviales.

Las especies exóticas invasoras son una de las principales causas de pérdida de biodiversidad por su capacidad de alterar los hábitats y los ecosistemas, ha informado URA en una nota.

En la mayoría de los casos estas especies proceden del comercio ilegal aunque cada día es más común su introducción en parques y jardines tanto públicos como privados para su uso ornamental.

La ley sanciona con multas desde 500 euros el comercio y la mera posesión de flora invasora pero “muchas personas e instituciones por desconocimiento generalmente siguen decorando sus parques y jardines” con ellas.

Estas especies invasoras están especialmente presentes en las cuencas cantábricas de Bizkaia y Gipuzkoa, aunque ya empieza a aparecer en las cuencas mediterráneas de Álava.

Especies más invasivas

Entre las especies más invasivas, destacan el Plumero de la Pampa (Cortaderia Selloana), la Fallopia Japonica, la Buddleja davidii, la caña común (Arundo donax), la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), la crocosmia x crocosmiiflora y la especie Helianthus tuberosus.

URA ha hecho un llamamiento a las personas e instituciones que posean estas plantas en sus fincas o parcelas a eliminarlas o informar a las autoridades para que puedan retirarlas.

Por otra parte, los bosques de ribera de Euskadi se encuentran en una delicada situación, ya que muchos han sido ocupados por usos agrícolas, urbanísticos o industriales, cuando los ríos “precisan de frondosa vegetación autóctona para su buen estado: sombreado, hábitat para especies, consolidación de márgenes, paisaje…”.

Las reforestaciones persiguen por tanto recuperar la vegetación de ribera autóctona mediante la plantación de alisos, fresnos, sauces, avellanos y arces, así como especies arbustivas como espino albar, cornejo y aligustre. En las zonas más lejanas al cauce, se incorporan especies como el quejigo y el roble.

Mantenimiento tras la reforestación

Una vez reforestado se hacen tareas de mantenimiento que consisten en desbrozar alrededor de la planta para que disponga de más espacio y nutrientes. La evaluación anual de las plantaciones indica que durante 2017 el 72 % de los ejemplares plantados han sobrevivido.

La desaparición del resto de plantas (28 %) se debe principalmente al uso de herbicidas, a laboreos demasiado cercanos a la planta u otras malas prácticas agrícolas, ganaderas y a conductas incívicas.

URA ha destacado en todo caso que parte de estas actuaciones han sido posibles gracias a agricultores, ganaderos y a ciudadanos sensibilizados que han cedido parte de su parcela junto al rio o arroyo. EFEverde




Secciones:                        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com