CRISIS CLIMÁTICA

La UpM declara “prioritaria” la financiación climática en el Mediterráneo

financiación climática Mediterráneo Fotografía de aerogeneradores. Archivo EFE/ Javier Cebollada

La Unión por el Mediterráneo (UpM) ha declarado “prioritaria” la financiación climática para las regiones meridional y oriental del Mediterráneo después de que su primer informe científico revelara que el incremento de 1,5 grados centígrados en la temperatura media ha sido sobrepasado en la zona.

Impedir este aumento de temperaturas forma parte de los objetivos del Acuerdo de París, pero ha sido imposible evitarlo en la región según un comunicado de esta entidad que, a través de este informe elaborado con el apoyo del Programa Medioambiental de la ONU, constata el hecho de que el área mediterránea “se calienta más rápido que el promedio global” según su vicesecretario general, Grammenos Martojeni.

En este contexto, la falta de datos sobre financiación privada internacional del clima supone “un obstáculo significativo” para abordar el compromiso global de la lucha contra el cambio climático, puesto que “limita la habilidad de los gobiernos” a la hora de tomar decisiones, según los expertos científicos y representantes de la sociedad civil se han reunido en el curso de la Semana Mediterránea del Clima de la UpM 2020.

Por ello, el Plan de Acción Climático de esta entidad para el período de 2021/2025 recoge como uno de sus principales retos conocer la evolución de los flujos financieros climáticos públicos y privados, así como diseñar medidas para optimizar su movilización.

Financiación en el Mediterráneo

Según otro documento de la UpM, ‘Flujos de la financiación climática en los países del sur y el este del Mediterráneo‘, los países afectados han atraído el 9 % de los compromisos públicos internacionales de financiación del clima cada año, un flujo que se considera “alto” teniendo en cuenta que representan el 4,1 % de la población mundial.

La cooperación regional “continúa siendo una herramienta esencial” en este sentido, según la directora de unidad de la Comisión Europea DG Clima, Elina Bardram.

No obstante, la UpM ha lamentado que las inversiones en cadenas de suministro de combustibles fósiles hayan superado las orientadas a las energías verdes ya que su eliminación progresiva es “crucial” dentro de los “esfuerzos desarrollados en el marco de la Estrategia de Financiación Climática para el Mediterráneo“. 

En términos sectoriales la generación de energías renovables supone el 15 % de los compromisos y son financiados mayoritariamente por Alemania y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, mientras que en clave territorial los principales países destinatarios han sido Marruecos, Turquía y Egipto, seguidos por y Argelia y Montenegro.

La Unión por el Mediterráneo es una organización intergubernamental formada por más de cuarenta países: los 27 estados miembros de la Unión Europea y sus socios mediterráneos del sureste de Europa, norte de África y Oriente Medio.

Además, este martes se anunció que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en representación de España, presidirá la Asamblea Parlamentaria de la Unión por el Mediterráneo en el ejercicio 2022-2023.

El año en el que España asuma la Presidencia de la Asamblea, aunque Batet formará parte de la Mesa durante todo el periodo 2020-2024, las Cortes Generales organizarán la Cumbre de Presidentes, las reuniones de la Mesa y las sesiones de las Comisiones permanentes en las que se organiza la Asamblea, ha informado el Congreso a través de un comunicado. EFEverde

Te puede interesar:

La Eurocámara aprueba nuevos criterios para identificar inversiones verdes

 

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com