IMPACTOS EL NIÑO

Unicef: El fenómeno de El Niño está impactando en la infancia “más de lo que puede soportar”

  • El Niño 2015-2016, que amenaza con ser uno de los más severos del último medio siglo, consiste en un calentamiento de las aguas del Pacífico y puede producir lluvias intensas en unos lugares y sequías en otras, olas de calor en unas áreas y de frío en otras.

  • Según los datos divulgados esta semana por UNICEF, casi un millón de niños necesitan tratamiento por desnutrición aguda grave en África oriental y meridional; dos años de lluvias irregulares y sequías combinadas “están causando estragos en las vidas de la infancia más vulnerable”.

Unicef: El fenómeno de El Niño está impactando en la infancia Unicef alerta del impacto de El Niño en la infancia. Foto premiada en el World Press Photo.

EFEVERDE.- El actual impacto de El Niño en la infancia africana es "más de lo que puede soportar", un fenómeno que conforme se intensifica aumenta la desnutrición que afecta ya a un millón de menores del continente.

El Niño 2015-2016, que amenaza con ser uno de los más severos del último medio siglo, consiste en un calentamiento de las aguas del Pacífico y puede producir lluvias intensas en unos lugares y sequías en otras, olas de calor en unas áreas y de frío en otras.

“Solo lleva algunos meses, pero las consecuencias ya se notan y se percibirán muy probablemente durante, al menos, dos años”, alerta en una entrevista con EFE el coordinador de programas en emergencias de UNICEF Óscar Matarín.

Una mujer abraza a su hijo en Kenia. EFE/Boris Roessler

Una mujer abraza a su hijo en Kenia. EFE/Boris Roessler

Casi un millón de niños necesitan tratamiento por desnutrición

Según los datos divulgados esta semana por su organización, casi un millón de niños necesitan tratamiento por desnutrición aguda grave en África oriental y meridional; dos años de lluvias irregulares y sequías combinadas “están causando estragos en las vidas de la infancia más vulnerable”.

En el Cuerno de África, además de las sequías, las fuertes lluvias causadas por El Niño están exacerbando los daños en las instalaciones sanitarias y en Tanzania se han reportado 12.000 casos de cólera, “registrando el brote más grande de este siglo en el país”, explica Matarín desde Malawi, donde está trabajando sobre el terreno en temas de agua.

Malawi se enfrenta a una de las peores crisis alimentarias de los últimos nueve años, con 2,8 millones de personas (más del 15 % de la población) en riesgo de padecer hambre, y los casos de desnutrición aguda grave han subido un 100 % en dos meses, de diciembre de 2015 a enero de 2016.

En Etiopía se espera que a finales de 2016 el número de personas que necesitarán ayuda alimentaria aumente de diez a 18 millones y en Zimbabue se estima que 2,8 millones de personas padecen las consecuencias de la inseguridad alimentaria y de la desnutrición.

En este contexto subraya que los rendimientos agrícolas se han reducido en un 30 % en Sudáfrica, el principal país productor de maíz de la región.

Una mezcla de calamidad, falta de agua y alimentos

Cuando ocurre un desastre, continúa Matarín, la niños son siempre los más vulnerables: “tenemos una mezcla de calamidad, falta de agua y alimentos, enfermedades y la amenaza sobre la educación y la seguridad en el este y el sur de África”.

Millones de menores que ya antes estaban viviendo una situación de absoluta vulnerabilidad afrontan ahora este impacto climático: “es más de lo que pueden soportar”, enfatiza.

Se suma a todo ello un efecto secundario derivado de El Niño: el absentismo escolar debido a un aumento de las migraciones y de “conductas más arriesgadas” por parte de las familias, que buscan prioritariamente comida.

La situación se agrava por la subida del precio de los alimentos, lo que obliga a las familias a adoptar medidas drásticas como saltarse comidas o vender bienes.

“Las reservas de cereales ya se han agotado y hay una gran preocupación porque los niños y sus familias logren resistir. En otras palabras, se espera que la situación empeore a lo largo de este año y en 2017”.

UNICEF, junto a sus colaboradores, se está centrando en prevenir y reducir los efectos de El Niño: intensifica las vacunaciones; mejora los servicios de agua y saneamiento; procura que los niños accedan a los servicios de salud y reparte alimentos terapéuticos suplementarios en los casos de malnutrición.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) estima que aún mejorando las condiciones agrícolas en la última mitad de 2016, las comunidades afectadas tardarán alrededor de dos años en recuperarse de la grave sequía causada por El Niño.

Solo se ha financiado un 15 % del llamamiento humanitario de UNICEF en la región de los países del Sur de África afectados por El Niño. EFE

 




Secciones:                    

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies