270 hectáreas de tierra fueron devastadas por rotura de la presa en Brasil

BRASIL VERTIDO

Unas 270 hectáreas de tierra fueron devastadas por la rotura de la presa en Brasil

Unas 270 hectáreas de tierra fueron devastadas por la rotura de la presa en Brasil Desastres causados por la ruptura de una represa de Vale, en Brumandinho (Brasil). EFE/Yuri Edmundo

Unas 270 hectáreas de tierra fueron devastadas por la rotura de una presa de una gigantesca mina de hierro de la compañía brasileña Vale en Brumadinho, al sureste de Brasil, tragedia que ya suma 99 muertos y 259 desaparecidos, según informó este jueves el Gobierno brasileño.

Rotura de la presa

De acuerdo con el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama), el alud de lodo devastó 133,27 hectáreas de bosques, 70,65 hectáreas de áreas de Protección Permanente ubicadas a lo largo de los cursos de agua que fueron afectados y 65,92 hectáreas de otras categorías de terrenos como pastos o cultivos.

La rotura de la presa, de la que el viernes se cumple una semana, dio origen a una ola de residuos minerales que se esparcieron por un extenso área rural, sepultaron cultivos, bosques y cursos de ríos, y que amenazan con llegar al Sao Francisco, uno de los principales ríos de Brasil.

Según el Ibama, los datos preliminares obtenidos por imágenes de satélite indican que la rotura de la presa de la compañía minera Vale causó la destrucción de al menos 269,84 hectáreas en la región.

No obstante, el área devastada puede ser superior porque, de acuerdo con el Instituto, la zona afectada por los residuos en las márgenes del río Paraopeba no ha sido estimada hasta el momento debido a las nubes que dificultan las imágenes satelitales.

El estudio comparó las imágenes de satélite obtenidas dos días después de la tragedia con imágenes de 3 y 7 días antes de la catástrofe.

Bosque Atlántico de Brasil

Esta semana, el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), que también está monitoreando los daños en la región, señaló que el área afectada en el primer día de la tragedia es de formación forestal del Bosque Atlántico, uno de los principales ecosistemas de Brasil.

Eso significa que el vertido dejó desconectados o aislados bosques interdependientes por lo que “la pérdida forestal, las especies amenazadas y los impactos ambientales serán sentidos por años”, según la organización ambiental.

La nueva tragedia, sin embargo, no tendrá un impacto ambiental tan elevado como la provocada hace tres años por la ruptura de otra represa minera en Mariana, también en el estado de Minas Gerais, que provocó la muerte de 19 personas y el considerado mayor desastre medioambiental en la historia de Brasil.

La ruptura entonces de una represa de Samarco, una minera en la que Vale tiene el 50 %, generó una ola de siete millones de metros cúbicos de residuos minerales (níquel, sílice y hierro), mezclada con otros 55 millones de metros cúbicos de agua, que se expandió por varios valles y ríos.

La catástrofe provocó daños incalculables a lo largo de 650 kilómetros en la cuenca del río Doce. EFEverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com