BOLSOS BJIODEGRADABLES

Una joven empresaria crea una marca de bolsos de lujo en piel biodegradable

Bolso biodegradable. Foto cedida por MAGAVICA.

Paloma San Segundo (EFEverde).- Una empresaria andaluza de 28 años ha creado la primera marca de bolsos de lujo fabricados íntegramente con materiales y piel biodegradable de manera que, una vez desechados y convertidos en residuos, la naturaleza los transforme en nutrientes.

María García de Vinuesa, graduada en Historia del Arte, es la creadora de MAGAVICA, una línea de bolsos de lujo ecológicos fabricados artesanalmente en Ubrique (Cádiz) con biopieles denominadas FAMU e importadas de Portugal, de una pequeña empresa que lleva generaciones trabajando este tipo de material.

Se trata de pieles que no han contaminado durante el proceso de producción porque no usan componentes químicos, ni contaminarán al final de su uso, ya que se biodegradan en un período de 15 días, además de ser compostables, según ha explicado a Efeverede la empresaria gaditana.

Los primeros bolsos de biopiel

Hasta ahora la biopiel se empleaba en la fabricación de calzado para bebé o de productos para personas con problemas dermatólogicos, hasta que María decidió fabricar con ella sus bolsos convirtiéndosse así en la  primera marca del mundo que utiliza este material en marroquinería.

Para que su producto fuera cien por cien ecológico, esta joven creadora tuvo que localizar materiales también biodegradables para confeccionar las cremalleras, herrajes y cadenas de los bolsos.

Para solucionar los cierres decidió usar  imanes y para los herrajes, encontró en Bilbao una empresa de impresión 3D que le fabrica las cadenas de los bolsos imprimiéndolas en un material plástico vegetal denominado PLA, que también es biodegradable, aunque en este caso tarda unos 50 días en compostarse. 

El resultado es “un producto sostenible y diferente que favorece a la economía circular, ya que todas las pieles provienen de la Unión Europea, de animales que previamente han sido utilizados para el consumo alimentario y no han contaminado ni en su fabricación ni en el ciclo final de su vida porque son biodegradables, es decir,  que una vez convertidas en residuo, la naturaleza podrá́transformarlas en nutrientes“, ha detallado la empresaria.

Artículos biodegradables y artesanales

Actualmente MAGAVICA produce nueve modelos diferentes de bolsos, de cada uno de los cuales se fabrican ente 11 y 15 unidades en función de la demanda, y su precio en el mercado oscila entre  los 300 y los 500 euros.

La  diseñadora y única trabajadora de la marca  reconoce que sus creaciones no son demasiado asequibles pero, según cuenta, se trata de artículos elaborados artesanal y cuidadosamente pues, por ejemplo, en el caso de las cadenas tardan casi 30 horas en fabricarse.

La marca salió al mercado el pasado 1 de noviembre, por lo que la empresaria reconoce que es pronto para que sus  bolsos ya hayan sido  desechados y posteriormente compostados, teniendo en cuenta además que su objetivo es crear artículos duraderos y de moda, “clásicos, sostenibles y artesanales”.

Unos bolsos, ha continuado, que pasen de madres a hijas a modo de “objetos de colección y que cuando nos dejen de dar el servicio deseado, no produzcamos más residuos”. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com