Un seísmo de 3,9 grados se nota en Castellón y Tarragona

Un seísmo de 3,9 grados se nota en Castellón y Tarragona

Un terremoto de 3,9 grados en la escala de Richter, el mayor de los más de 250 micro-seísmos producidos hasta ahora en relación al proyecto Castor, se ha registrado esta madrugada sin causar daños frente a la costa del norte de Castellón y sur de Tarragona, ha informado la Dirección General de Protección Civil.

Según datos del Instituto Geológico de Cataluña, el sismo se ha producido a las 04.21 minutos a una profundidad de 5 kilómetros frente a la costa de Vinaròs (Castellón) y, aunque ha sido percibido por algunos ciudadanos en Sant Carles de la Rápita (Tarragona), no ha causado daños.

Protección Civil ha confirmado que apenas se han recibido un puñado de llamadas al teléfono 112 por ciudadanos que han notado el seísmo.

Proyecto Castor

El proyecto Castor, de la empresa Escal UGS, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, la inyección de gas está provocando desde el pasado 13 de septiembre numerosos micro-terremotos, que hasta ahora no habían superado los 3,6 grados de magnitud.

De hecho, según el Instituto Geológico de Cataluña, ayer también se produjo un sismo de 3,6, la misma magnitud del que se registró el pasado 23 de septiembre.

Los temblores comenzaron el 8 de septiembre coincidiendo con los trabajos de inyección de gas colchón y, de hecho, el Instituto Geológico de Cataluña lleva registrados 252 terremotos de pequeña magnitud, mayoritariamente inferiores a 3 grados en la escala Richter.

Durante el mes de septiembre se han inyectado 106 millones de metros cúbicos de gas colchón, pero todavía quedan 25 millones más que entrarán en octubre.

A raíz de estos micro-terremotos, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ordenó la pasada semana el cese temporal de la actividad en el almacenamiento subterráneo de gas natural Castor, situado en el mar frente a la costa de Vinaròs, mientras recaba información sobre la actividad sísmica detectada en la zona.

Escal UGS

Pese a la orden ministerial, la empresa Escal UGS, que gestiona el proyecto, ha afirmado que la planta sigue funcionando con normalidad aunque sin extracción de gas, y ha mostrado su deseo de poder retomar la actividad normal en octubre próximo.

La empresa ha explicado que hace cinco años se instalaron dos sismógrafos en la planta, tras la firma de un convenio con el Observatori del Ebre, que “monitorizan” los trabajos en la planta y que los movimientos sísmicos están dentro de lo previsto en este tipo de actividad.

Ahora los técnicos deberán determinar si los seísmos se han producido por causas naturales o coinciden con los momentos en los que se ha estado extrayendo el gas.

El presidente de Escal UGS, que gestiona el Proyecto Castor, Recaredo del Potro, afirmó este lunes en un comunicado que la empresa ha hecho un seguimiento de la actividad sísmica y que se han reunido recientemente con el Ministerio de Industria, cuyas directrices siguen “puntualmente”.

Gas colchón

Estos pequeños terremotos, que apenas han sido detectados por la población, experimentaron un incremento desde el pasado 8 de septiembre, coincidiendo con los trabajos de inyección de gas colchón y, de hecho, el Instituto Geológico de Cataluña lleva registrados 252 terremotos de pequeña magnitud, mayoritariamente inferiores a 3 grados en la escala Richter.

Durante el mes de septiembre se han inyectado 106 millones de metros cúbicos de gas colchón, pero todavía quedan 25 millones más que entrarán en octubre.

Un experto alerta

El experto en Riesgos Naturales y vocal del Colegio de Geógrafos de España Jonathan Gómez Cantero alerto ayer de que los seísmos en el entorno del Proyecto Castor, podrían suponer un peligro para la zona. Tras registrarse un temblor de 3,9 grados, ya no se habla de microseísmos, “sino de terremotos”, cuya intensidad podría aumentar.

En su opinión, esto puede afectar a la costa y al fondo marino, donde se pueden producir “deslizamientos submarinos”, ya que, además, la zona es propensa a este tipo de fenómenos geológicos debido a la proximidad con el delta del Ebro, donde el terreno es arcilloso, y a la naturaleza kárstica del entorno.

Gómez Cantero ha asegurado que no es necesario que se esté extrayendo gas para que los seísmos estén relacionados con la actividad de la planta. EFEVERDE

El Proyecto Castor Vinarós




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies