BIODIVERSIDAD ARDILLAS

Un plan para repoblar de ardillas el madrileño parque de El Retiro

Un plan para repoblar de ardillas el madrileño parque de El Retiro Habrá más ardillas en El Retiro madrileño. EFE/Asociación de Amigos del Retiro

Sol Carreras.- EFEverde.- Las ardillas prácticamente han desaparecido del Retiro, donde en la década de 1990 llegó a haber una superpoblación de esta especie, y por eso el Ayuntamiento de Madrid está elaborando un plan para reintroducir en el parque estos animales, que han disminuido ante la amenaza de gatos y urracas.

“La idea es potenciarlas dentro de lo difícil que es porque hay muchos problemas para ellas en El Retiro”, explica a EFEverde Santiago Soria, jefe de servicio de Biodiversidad e Inventario del Ayuntamiento de Madrid.

A finales de la década de 1990 hubo un pico de ardillas en este parque madrileño, cuando fueron introducidos 145 ejemplares con la colaboración de la Comunidad de Madrid. Allí encontraron comida, refugio y “se reprodujeron muchísimo”. Sin embargo, con el tiempo la población comenzó a disminuir ante la amenaza de gatos, perros y urracas que mataron a una buena parte de los ejemplares, por lo que en la actualidad tan sólo quedan alrededor de cinco ardillas en El Retiro.

“Es un nivel más normal dentro de un jardín como es El Retiro“, dice el responsable municipal, que señala que el número de ardillas que llegó a haber no es “conveniente” al tratarse de una “superpoblación”.  “Sí sería conveniente que hubiera algunas más (de las que hay ahora), pero no tantas como antes”, añade.

Por ello, el Ayuntamiento de Madrid ha contemplado actuaciones concretas dentro del plan de infraestructura verde y biodiversidad para reintroducir las ardillas en El Retiro, para lo que habría que contar nuevamente con el permiso de la Comunidad.

“Tenemos que autorizar los procesos de reproducción para evitar que se produzca un daño al medioambiente, controlando los ejemplares que hay de cada animal en un determinado espacio. Si no, se daña la cadena alimentaria y se producen otras alteraciones medioambientales”, han aclarado a Efe fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Sólo quedan cinco ardillas en El Retiro. EFE/Asociación Amigos del Retiro/Ignacio Bazarra

Centro de cría de la Casa de Campo

Para introducir nuevos ejemplares, el Ayuntamiento de Madrid podría volver a hacer uso del centro de cría de ardilla roja de la Casa de Campo, ahora en desuso pero que en 2008 fue clave en un proyecto de repoblación de ardillas impulsado por el Gobierno municipal de Ana Botella. Entonces, hubo una suelta de cinco ardillas en El Retiro nacidas en cautividad en ese centro municipal, una cifra que según advirtieron algunos concejales de la oposición en su momento era insuficiente para tratar de asentar una población de esta especie en el parque.

Nidos artificiales

A falta de saber el número concreto de ardillas que podrían soltarse en esta ocasión, el Ayuntamiento de Madrid pretende ahora igual que entonces tomar medidas para evitar muertes o desplazamientos en las épocas con menor disponibilidad de alimentos, ofreciéndoles refugios seguros como nidos artificiales.

Desde la asociación de Amigos de los Jardines del Buen Retiro ven con buenos ojos este nuevo intento del Ayuntamiento de Madrid de repoblar de ardillas el parque.
“Llevábamos años detectando que cada vez había menos ejemplares”, cuenta a EFEverde su portavoz, Ignacio Bazarra, que calcula que en la actualidad hay “como mucho media docena” de ardillas en los alrededores de la fuente de los galápagos.

Una población “bajo mínimos” que inquieta a buena parte de los ciudadanos, que en las visitas guiadas por El Retiro preguntan dónde pueden ver ejemplares de esta especie, mucho más abundante en otros parques urbanos como el Central Park de Nueva York o el Hyde Park de Londres.

Ni el Ayuntamiento ni la Comunidad tienen registros del número concreto de ardillas que hay en Madrid, ya que son unos roedores en continuo movimiento y, por ello, difíciles de muestrear, cuya esperanza de vida además no suele superar los cinco años.
Más allá del Retiro, en la capital hay una población estable de ardillas en el parque de El capricho de Alameda de Osuna, que no está tan masificado, así como en la Casa de Campo y los Jardines de Sabatini, junto al Palacio Real, según apunta el jefe de servicio de Biodiversidad e Inventario del Ayuntamiento de Madrid.

La población de ardillas “va y viene” en otros lugares de la capital como la Dehesa de la Villa, el monte de El Pardo y el parque lineal del Manzanares, de donde “entran y salen con toda tranquilidad”. EFEverde




Secciones: