Un águila imperial salvada en Barajas vuela libre ya por la sierra madrileña

Un águila imperial salvada en Barajas vuela libre ya por la sierra madrileña

Guadarrama es un águila imperial de siete meses que estuvo a punto de morir en un nido próximo a las pistas de Barajas, de donde fue rescatada en junio, deshidratada y desnutrida, por técnicos de la Comunidad de Madrid que la han curado. Desde hoy vuela libre por el Parque Nacional que lleva su nombre

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha sido el encargado de soltar en el puerto madrileño de La Morcuera a este pollo de águila imperial, una especie en peligro de extinción que está actualmente en máximos históricos en la región, donde alcanza una población de 49 parejas reproductoras, el 15 por ciento de la población mundial.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha sido el encargado de soltar en el puerto madrileño de La Morcuera a este pollo de águila imperial, una especie en peligro de extinción que está actualmente en máximos históricos en la región, donde alcanza una población de 49 parejas reproductoras, el 15 por ciento de la población mundial.

En poco más de tres meses el ave ha sido sacada adelante en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de la Comunidad de Madrid y sus técnicos han logrado que actualmente pese unos 20 kilos y la han enseñado a cazar, porque ya tendrá que buscarse sola el alimento.

Este águila ha sido anillada y se le ha incorporado un radiotransmisor para conocer su posición y su estado en cada momento por los técnicos, que ya han detectado el vuelo de otros 43 pollos más de esta especie en la sierra de Madrid, lo que asegura su supervivencia y confirma una tendencia al crecimiento de alrededor del 10% anual desde 2009.

La Comunidad ha conseguido duplicar en sólo ocho años la población de águila imperial, según ha comentado el presidente regional, quien ha destacado que esta es una de las regiones que ha recuperado más especies de animales en vías de extinción como el águila imperial, el buitre negro, el cernícalo o la nutria.

Además, González ha señalado que con el trabajo desarrollado desde hace casi 15 años dentro del Programa de Protección del Águila Imperial Ibérica se consigue que esta especie se convierta, junto al buitre negro, “en uno de los principales sellos de identidad del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama”.
El año pasado el CRAS recuperó más de 2.300 ejemplares de animales y normalmente se sacan adelante el 60% de las especies que pasan por allí, ha destacado González.
Ha comentado además que estas aves protegidas representan un atractivo turísticos y económico para el Parque Nacional del Guadarrama, que desde su aprobación ha incrementado los visitantes en un 7% y ha visto crecer la actividad hostelera en la zona más de un 10%, una oportunidad de negocio, ha dicho, para la sierra madrileña.

Actualmente la Comunidad de Madrid cuenta con cinco ejemplares de águila imperial marcados con radiotransmisor y además existen 114 parejas de buitre negro, el 5% de la población mundial y el máximo histórico de la región, que ya dobla la cifra registrada en 1997.
EFE verde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies