AGUAS RESIDUALES

“Tubos de malla” de contención permiten retener basura en sistemas de aguas residuales

Imagen cedida por la empresa TecnoConverting Engineering. EFE

La empresa TecnoConverting Engineering ha desarrollado un sistema de mallas de contención que se colocan en los colectores de aguas residuales y permitirían retener entre 3 y 5 toneladas de residuos anuales en cada punto donde se instalen para evitar que la basura contamine ríos y mares.

El sistema Tecno-Grabber consistente en la instalación de “tubos de malla” de contención que permiten el paso del agua y que la empresa española ha instalado en ciudades catalanas como Tarragona y Sabadell, según un comunicado de TecnoConverting Engineering.

Tubos de malla para aguas residuales 

Imagen cedida por la empresa TecnoConverting Engineering. EFE

En una prueba piloto en Sabadell, cada malla ha atrapado más de 100 kilogramos de residuos que se han acumulado después de 3 episodios de lluvias. En total, durante un año se han recogido más de 2,7 toneladas de residuos y se ha evitado que llegaran al río, aseguran.

Mientras en Tarragona, otro municipio que ya ha instalado Tecno-Grabber, se prevé que se retengan unas 5,5 toneladas anuales de residuos.

En el caso de una ciudad de tamaño medio puede haber entre 150 y 200 puntos de alcantarillado susceptibles de actuar con este sistema, con lo cual se calcula que la retención de residuos podría ser de “entre 500 y 1.000 toneladas anuales en un solo municipio”.

Según TecnoConverting Engineering, los municipios cuentan con una red secundaria de desagüe de agua que se utiliza en episodios de lluvias abundantes, cuando el circuito habitual de alcantarillado no puede absorber el volumen de agua.

Red de seguridad 

En ese caso, el agua se desvía por esta red de seguridad para evitar que los sistemas rebosen e inunden las vías públicas. Sin embargo, el exceso de caudal llega a desembocar sin un previo filtrado, según la empresa.

Tecno-Grabber es una “solución muy sencilla a este gran problema de los residuos que llegan a ríos y mares”, así como de un precio asequible frente a otros sistemas alternativos, que hasta ahora se han mostrado menos efectivos, y “se pueden reutilizar varias veces”.

Las mallas están fabricadas de “un plástico de elevada resistencia”, con un sistema de malla trenzada en forma de tubo de dos metros de largo, “capaz de soportar gran cantidad de material sin romperse”, es de fácil y rápida instalación y “queda totalmente operativo para funcionar en los episodios de lluvias que se produzcan”, según la empresa. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com