CAMBIO CLIMÁTICO

Tres empresas españolas abogan por poner un precio al carbono

  • Forman parte del grupo de compañías  que apuestan por las tecnologías bajas en carbono a nivel internacional, Low Carbon Technology Partnership Initiative.

Tres empresas españolas abogan por poner un precio al carbono El presidente del grupo español Acciona, José Manuel Entrecanales.

Tres empresas españolas, Abengoa, Acciona e Iberdrola, forman parte del grupo de compañías  que apuestan por las tecnologías bajas en carbono a nivel internacional (Low Carbon Technology Partnership Initiative), y que firmaron un manifiesto, impulsado por el Banco Mundial, en el que exigen  que se ponga un precio a las emisiones de CO2 causantes del cambio climático.

Una de esas compañías, Acciona, pertenece incluso al Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, (WBCSD por sus siglas en inglés), una asociación de más de 200 multinacionales comprometidas con el desarrollo sostenible, con cuyas iniciativas también colaboran Abengoa o Ibedrola, como es el caso de la Low Carbon Technology Partnership Initiative.

Así lo ha explicado hoy María Mendiluce, directora de Energía y Clima del WBCSD en el Foro Transición Energética y Cambio Climático organizado por la Fundación Focus-Abengoa, donde expertos del sector energético y cambio climático han debatido hoy sobre la necesidad de internalizar el precio del CO2.

La iniciativa del Banco Mundial suscrita por las tres citadas empresas españolas abogaba por poner un precio a las emisiones de CO2 que incluya de alguna manera el precio de los daños que esas emisiones generan, bien sea de manera directa o indirecta, es decir, mediante medidas de mercado que pongan precio al carbono o mediante una fiscalidad verde.

Con iniciativas como estas, el mensaje que las empresas mandan a los gobiernos del mundo, llamados a acordar un gran tratado por el clima en la Cumbre que se celebra el próximo diciembre en París, es “sean ambiciosos” y envíen un mensaje contundente de que apuestan por la economía baja en carbono, ha subrayado la directora del WBCSD.

Mediluce ha lamentado que sólo haya tres empresas españolas en esta iniciativa global de apuesta por las tecnologías bajas en carbono.

Ausencia de empresas españolas

“Desgraciadamente no veo muchas empresas españolas” en estos foros globales, ha dicho,  lo que supondría no poner en valor la inversión que se ha hecho en España para avanzar hacia un desarrollo más sostenible.

La directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI), Teresa Ribera, también ha lamentando que España no haya estado no sólo en los foros ambientales globales donde se dirimen estos asuntos, sino también en los económicos, financieros y energéticos.

Por su parte, Josep Borrell, directo del Foro de la Transición Energética y el Desarrollo Sostenible, ha sostenido que si el capital privado no se la juega para invertir en economía baja en carbono, y decide “invertir allí en lugar de aquí”, ningún futuro tratado climático internacional servirá para nada.

En ese sentido, ha subrayado que un precio del carbono que asuma el coste social del mismo “es fundamental para orientar decisiones“, y mientras no se establezca “estaremos subsidiando los combustibles fósiles”.

Ribera ha puesto cifras a ese precio del carbono si queremos que sea “efectivo y disuasorio”, y que sirva para “implosionar la econonomía del carbono” lo antes posible: entre los 100 y los 150 euros de tonelada, frente a los apenas 7 euros actuales.

Domingo Jiménez Beltrán, director de la Fundación Renovables, ha considerado mucho más efectiva la fiscalidad verde y la apuesta por las energías renovables, y en ese sentido ha criticado la “falta de voluntad política” en España para afrontar el desafío de la transición energética “a pesar del enorme margen de maniobra existente”.

Jiménez Beltrán ha reclamado al Gobierno que salga de las próximas elecciones generales que, “sea del color que sea”, “logre un Pacto de Estado para la transición energética” que no permita seguir dando bandazos en esta materia.

Ribera ha agregado que para alcanzar la meta de que la emisión por habitante no supere las 1,7 toneladas per cápita en 2050, España “debería plantear escenarios inteligentemente para alcanzar ese objetivo“, consistente con la meta global de que la temperatura del planeta no aumente más de dos grados a finales de siglo.




Secciones:            
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.