UE FERROCARRIL

Cómo pasar del avión y el coche al tren en el Año Europeo del Ferrocarril

tráfico ciudad Recurso de archivo. EFE/Jim Hollander

Grupos ecologistas pidieron este viernes medidas a la Unión Europea (UE) y a los Gobiernos de los países comunitarios para acelerar la transición del transporte aéreo y por carretera al tren, aprovechando que este es el Año Europeo del Ferrocarril, el medio de transporte más ecológico.

Las cinco medidas estrellas que proponen Greenpeace y otros siete grupos ecologistas son invertir en mejoras ferroviarias y trenes nuevos, abaratar los billetes, hacerlos accesibles para todos, aprobar una regulación que obligue a las empresas ferroviarias a compartir sus datos de viajes y tráfico, y crear un sistema de reservas a escala europea.

Además, exigen a los Ejecutivos de los países comunitarios y a la UE construir una red europea conectada y desplegar nuevos servicios diurnos y nocturnos a partir de finales de 2021.

La responsable de la campaña de clima y transporte de Greenpeace en la UE, Lorelei Limousin, sostuvo en un comunicado que los Gobiernos deben dejar de “enviar mensajes contradictorios con rescates a las aerolíneas y financiación de nuevas autopistas” y hacer renacer el ferrocarril, que a día de hoy solo representa el 7 % del transporte de pasajeros europeos.

En declaraciones a EFE, Limousin explicó que, desde el inicio de la pandemia, las aerolíneas europeas “han recibido una cantidad sin precedentes de 37.000 millones de euros en rescates gubernamentales, sin condiciones significativas para proteger el medioambiente y el empleo”.

En contra, las compañías ferroviarias sufrieron recortes en sus servicios.

Según un informe publicado recientemente por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), el ferrocarril es el medio de transporte más ecológico, por lo que la institución pide que se sustituyan los vuelos de corta distancia por trenes para ayudar a atajar la crisis climática.

El Pacto Verde Europeo, una de las reformas más ambiciosas de la legislatura de Ursula von der Leyen, incluye el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte en un 90 % para 2050 respecto a 1990.

El análisis de la AEMA apunta a que el cambio del transporte aéreo al ferroviario puede desempeñar un papel fundamental para alcanzar este objetivo.

La Eurocámara pone de su parte

La comisión de Transportes y Turismo del Parlamento Europeo (PE) aprobó este mes un acuerdo provisional sobre los derechos de los pasajeros de ferrocarril en caso de retrasos, cancelaciones o discriminación, especialmente enfocado a las personas con movilidad reducida.

Así, los viajeros con movilidad reducida deberán notificar sus planes de viaje con 24 horas de antelación, y no con 48 horas como se exige actualmente.

En cuanto a las nuevas normas, si se producen retrasos de más de una hora, se deberá desviar a los pasajeros de cualquier forma posible y ayudarles a encontrar otra alternativa, como ocurre con las compañías aéreas.

Si las circunstancias lo requieren, las empresas ferroviarias deberán proporcionar comida y refrescos y se reembolsarán los gastos de alojamiento.

A estos esfuerzos por ofrecer una movilidad más sostenible, el acuerdo de la Eurocámara pide que los trenes estén equipados con espacios y bastidores específicos para las bicicletas.

La Unión Europea celebrará este lunes el Año Europeo del Ferrocarril y los ministros de los Veintisiete anunciarán su compromiso de impulsar los viajes en tren, mientras que los ministros de transporte de la UE celebrarán una reunión especial el martes para debatir el futuro del ferrocarril. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com