Tras la explosión de un oleoducto, Xi ordena investigación

Tras la explosión de un oleoducto, Xi ordena investigación

Pekín (EFEverde).- El presidente chino, Xi Jinping, ha ordenado una investigación sobre la seguridad laboral en varias industrias después de que la explosión de un oleoducto el viernes en la ciudad de Qingdao causara 55 muertos, 9 desaparecidos y más de un centenar de heridos.

Xi hizo estas declaraciones el domingo desde Qingdao, una ciudad portuaria en la provincia oriental de Shandong en la que hay establecidos numerosos oleoductos, informa hoy la agencia oficial Xinhua.

“Una vez más, este accidente ha hecho sonar las alarmas de que la seguridad en las industrias debe ser garantizada con premura. De otro modo, acarreará pérdidas irreparables para el país y para su gente”, dijo.

El presidente ordenó que se “lance una prueba de control de seguridad a gran escala, con inspectores que acudan a los lugares de producción de forma anónima y sin previo aviso”, añadió.

Así mismo, urgió a acelerar las tareas de atención y reparación tras el desastre y la investigación sobre las causas del accidente de Qingdao, de modo que las “personas involucradas sean tratadas de acuerdo a la ley”.

Algunos medios de comunicación y residentes de Qingdao han criticado que no se emitiera una alerta antes de la explosión del oleoducto, pues el estallido se produjo cuando los trabajadores reparaban una fuga que había sido detectada siete horas antes.

Las primeras investigaciones apuntan a que la explosión, que destrozó una carretera contigua y derrumbó construcciones, estuvo causada por el filtrado de petróleo en el sistema de alcantarillado.

El domingo por la tarde, el líder chino visitó a algunos de los heridos en el hospital de Huangdao, el distrito en el que se encuentra el oleoducto cuyo siniestro ha supuesto una de las peores catástrofes industriales de China en años.

El presidente urgió al Partido Comunista de China y al Gobierno a que “aumenten sus esfuerzos para mejorar la seguridad en los lugares de trabajo”, y a las compañías a que “sigan estrictamente las normas e inviertan en seguridad”.

El oleoducto es propiedad de Sinopec, la mayor petrolera china, y fue construido hace 27 años.

El domingo, la prestigiosa revista Caixin indicó que, pese a que la compañía sabía desde hace dos años que el oleoducto no cumplía las regulaciones gubernamentales y había planeado un proyecto de renovación, nunca llegó a ponerlo en marcha.

El presidente de Sinopec, Fu Chengyu, se disculpó públicamente el sábado en la cadena nacional CCTV desde el lugar del siniestro.

El accidente en Qingdao ha recordado a otra tragedia similar que también ocurrió en la ciudad portuaria en 1989, cuando sucesivas explosiones de cinco tanques petroleros dejaron al menos 19 muertos y 78 heridos. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies