RESIDUOS PLÁSTICOS

Estudian transformar, con lombrices, plásticos contaminantes en abonos

Lombrices para hacer abono. Archivo EFE/ Jorge Torres.

La Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (Alicante) participa en un proyecto para transformar en abonos los residuos plásticos de la agricultura con la ayuda de lombrices, de manera que se permitirá fomentar la economía circular del campo y reducirá la huella de carbono agraria.

Según comunicado de la UMH, el objetivo de este proyecto, denominado AP-Waste y creado por un grupo operativo de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) y en el que participa el Grupo en Investigación Aplicada en Agroquímica y Medio Ambiente de la UMH, es biodegradar de forma natural los plásticos utilizados en la agricultura a través del uso de insectos.

Los estudios preliminares con lombrices criadas en su universidad indican que este proceso de descomposición natural podría aplicarse para obtener un fertilizante homologado por las autoridades que podría comercializarse.

El proyecto plantea también la finalidad de fomentar el incremento de la recogida y gestión de plásticos agrarios en un 50% hasta 2025 ya que, según el equipo de trabajo, la recuperación de los plásticos contaminantes podría generar un volumen de negocio de 114 millones de euros para los agricultores en este periodo.

Plástico y agricultura

Como explica el responsable del proyecto en la UMH, el investigador Raúl Moral, “el uso de agroplásticos tiene múltiples beneficios para los agricultores”, pero si tras su uso no se recogen y procesan adecuadamente, “se podrían generar residuos de difícil eliminación”.

En Europa existen 110.000 hectáreas de invernaderos y túneles plásticos destinados a la agricultura, la mitad de las cuales se encuentran en España.

El papel de la UMH en esta investigación es conseguir que del procesado de los residuos plásticos surja un sustrato fértil. En cada fase del proceso, se añaden nutrientes y se eliminan los patógenos, de tal manera que el resultado final se pueda utilizar en la propia industria agrícola de forma segura.  

La actuación de las lombrices de la UMH es clave en el proyecto AP-Waste ya que lo que expulsan después de comer es el medio ideal para incrementar la actividad de las enzimas, “las moléculas orgánicas que tienen la capacidad de romper los polímeros que forman las cadenas de plásticos”, ha explicado Moral.

Ha proseguido que “la lombriz roja de California ya se ha utilizado con éxito en otros experimentos para biorremediar o restaurar suelos”.

Actualmente, el equipo de investigadores de la UMH está realizando un estudio de supervivencia con las lombrices para comprobar qué porcentaje de sustrato contaminado puede llegar a soportar y transformar en un recurso fértil.

El grupo operativo de este proyecto cuenta con una subvención del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (FEADER) de 558.011,21 euros (100 % cofinanciación UE) y tiene una duración de dos años, que corresponde al periodo comprendido entre noviembre 2019 y julio 2021. EFEverde

Te puede interesar:

¿Puede una lombriz mejorar la salud de una familia?

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com