ÁFRICA CICLÓN

Tormenta tropical golpea áreas de Mozambique asoladas por ciclón Idai en 2019

Las calles del distrito de Tica (Mozambique) tras el paso del ciclón Idai. EFE/ Tiago Petinga

La tormenta tropical Chalane, de intensidad leve, asola desde esta madrugada la provincia de Sofala en el centro de Mozambique; mismo lugar en el que en marzo de 2019 irrumpió el ciclón Idai, considerado el peor desastre natural del sudeste africano en su historia reciente y que causó al menos 600 muertos solo en este país.

“La tormenta tropical Chalane golpea la provincia de Sofala desde el amanecer de hoy, 30 de diciembre”, informó vía Facebook el Instituto Nacional de Gestión de Desastres (INGC) mozambiqueño.

“Según lo pronosticado por el Instituto Nacional de Meteorología, el fenómeno tuvo un mayor impacto en (los distritos de) Muanza y Dondo, donde los vientos alcanzaron los 130 kilómetros por hora, por encima de los 90 km esperados”, detalló este organismo.

Ayer a mediodía, el vecino Zimbabue comenzó ya a evacuar a cientos de familias ante la previsión de que esta tormenta, que entonces discurría por el canal de Mozambique, pudiera también provocar daños desastrosos en el país, y estableció 20 centros de acogida en la provincia de Manicaland (este).

“La evacuación está en marcha en el distrito de Chimanimani pues el Gobierno está dando prioridad a la seguridad de sus habitantes en caso de que el ciclón golpee la región con efectos devastadores”, anunció en Twitter Nick Mangwana, secretario permanente del Ministerio de Información de Zimbabue.

El ciclón tropical Chalane azotó la costa del este de Madagascar el pasado 27 de diciembre a una velocidad máxima del viento de 46 km por hora y ráfagas de 56 km y se dirigió a la costa de Mozambique alcanzando más de 90 km por hora.

El director de prevención y mitigación del INGC, el mozambiqueño César Tembe, aseguró este miércoles que todavía era demasiado pronto para calcular el potencial destructivo de este fenómeno, mientras que la directora general de este organismo, Luísa Meque, se mostró satisfecha ante la respuesta y colaboración de la población.

“Incluso sin conocerse todavía el impacto de Chalane, la gente recuerda lo que vivió con Idai, y ellos mismos nos han ayudado a concienciar a otros. Por el momento, no tenemos motivos para quejarnos, la gente está colaborando”, manifestó Meque.

El 14 de marzo de 2019 Idai tocó tierra también en la provincia mozambiqueña de Sofala, destruyendo la capital de esta región, Beira, en un 90 %, de acuerdo con la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Además, sus vientos huracanados de hasta 200 kilómetros por hora arrasaron campos de cultivos, hicieron a 1,8 millones de personas dependientes de asistencia humanitaria solo en Mozambique y, junto a la devastación causada tres semanas después por la irrupción de un segundo ciclón (Kenneth), destruyeron o dañaron las viviendas de más de 285.000 personas.

Idai acabó también con la vida de más de 340 personas en Zimbabue y al menos de 56 en Malaui, si bien ONG y organismos internacionales consideran que el cómputo real de víctimas mortales podría ser mucho más alto dada la dificultad de los rescates en extensiones completamente anegadas.

Un año después del paso de Idai, a fecha de marzo de 2020, más de 93.000 personas permanecían desplazadas en Mozambique, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com