Biodiversidad animales

Loro Parque estudiará el tiburón raya por primera vez en España

Loro Parque estudiará el tiburón raya por primera vez en España Tiburones raya en el zoológico Loro Parque de Tenerife. EFE/Cristóbal García

El tiburón raya será criado por primera vez en España, en el Loro Parque de Tenerife, para ayudar a los biólogos a estudiar esta especie, catalogada como vulnerable, proteger sus poblaciones naturales y concienciar al público de las amenazas a las que se enfrenta.

La conservadora del acuario, Ester Alonso, ha destacado a Efe la importancia de que sus instalaciones, “clara representación” del medio marino, cuenten desde hace dos semanas con ejemplares de este tipo de tiburón (“Rhina ancylostomas”), pues intentarán “desmitificar” su mala fama y mostrar el relevante papel que desempeñan en el equilibrio de la cadena alimenticia.

Los dos tiburones raya que podrán verse en Tenerife proceden de los océanos Pacífico e Índico, donde habitan cerca de las costas y los arrecifes de coral a distintas profundidades.

Aunque por ahora apenas superan los 70 centímetros de longitud porque no llegan a los cuatro años de edad, Alonso prevé que alcancen los dos metros y vivan aproximadamente hasta los 25 años.

Amenazas para la biodiversidad marina

La degradación de su hábitat, la consecuente falta de alimentos, la contaminación del mar o la captura accidental en el norte de Australia, así como la pesca por toda Asia, suponen grandes amenazas para toda la biodiversidad marina y en particular para los tiburones “Rhina”, catalogados como especie “vulnerable” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Ester Alonso valora por ello la oportunidad de estudiar a fondo por primera vez en España a los tiburones raya, pues servirá como “reclamo” para proteger a otras especies que “están en el olvido” frente a la acción del hombre y que también merecen “respeto”.

El equipo del acuario, que incluye un especialista en entrenamiento de tiburones, adiestrará a los dos ejemplares mediante reclamos no invasivos ejecutados siempre de igual forma para evitarles el estrés mientras los miden y los pesan mensualmente para ajustarles la dieta, les toman muestras de sangre o les realizan cualquier control veterinario que aporte información sobre su bienestar y biología.

Prolongar la “Riqueza genética”

Los tiburones aprenden por el método clásico del condicionamiento, en el que los estímulos y las respuestas son “importantes” porque si uno de los miembros de la pareja obtiene buenos resultados ante un estímulo, el otro le copiará para obtener los mismos, explica la conservadora del acuario.

“Así mejoramos y obtenemos conocimientos sobre la biología de estos animales, sin generarles ningún estrés en el manejo”, precisa.

El acuario recreará también las estaciones de invierno y verano y respetará los periodos de luz con el objetivo de que su metabolismo les inste a aparearse para prolongar y mezclar su “riqueza genética”, aunque ese es un trabajo “a largo plazo”, según reconoce Alonso, porque los tiburones grises llevan 18 años en el Loro Parque y han tenido crías “por primera vez hace dos años”, por ejemplo.

“Estamos muy ilusionados porque para nosotros una forma de medir la calidad de nuestro trabajo es justamente el tener animales que consiguen reproducirse”, añade Alonso.

Por todo ello, esta especie será “un reto” para el personal del acuario ante la gran cantidad de aspectos que se desconocen sobre ella, a la vez que el público podrá disfrutar de unos tiburones sobre los que hay “poca bibliografía”. EFEverde




Secciones:                
efeverde
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com