MICOLOGIA

Los parques micológicos, bosques singulares y motor económico

  • Los bosques de Pinar Grande (Soria), Poblet (Tarragona), Dordogne y Midi Pyréneés (Francia), Tras Os Montes (Portugal) y Kamouraska, (Quebec) son miembros de la red, y en breve se sumarán nuevos lugares de Aragón, País Vasco, Gredos (Ávila) y Bierzo (León).

La Red Europea de Parques Micológicos, a la que se han presentado nuevas candidaturas españolas, está formada por bosques singulares, donde la conservación, la investigación y la recolección de setas se compatibilizan para no dañar al medio ambiente y, a su vez, ser motor económico de los municipios.

“Son laboratorios experimentales, pero la filosofía no es restrictiva. Para nosotros conservar es utilizar los recursos”, afirma en una entrevista con Efe Fernando Martínez Peña, coordinador del proyecto europeo Micosylva, “paraguas” de la red.

En torno a estas fechas comienza la temporada de recolección de setas, una actividad que se ha convertido en un revulsivo económico, turístico y recreativo para numerosos municipios españoles.

Los bosques de Pinar Grande (Soria), Poblet (Tarragona), Dordogne y Midi Pyréneés (Francia), Tras Os Montes (Portugal) y Kamouraska, (Quebec) son miembros de la red, y en breve se sumarán nuevos lugares de Aragón, País Vasco, Gredos (Ávila) y Bierzo (León).

Bosques de Suiza, Italia y Finlandia se quieren unir a la red 

Espacios de Suiza, Italia y Finlandia también ha mostrado interés en integrar la red de parques, unos lugares con características “especiales” desde el punto de vista de la producción micológica, de la presión recolectora -son sitios bastante frecuentados- y donde hay o se han proyectado dispositivos de investigación micológica, añade Martínez.

Solo en Castilla y León, las setas mueven 65 millones de euros anuales: un 40 % derivados de la industria agroalimentaria; un 39 % del micoturismo, un 20 % de las rentas de los recolectores locales y un 1 % por permisos de recolección del visitante, explica el también director científico del programa de micología de Castilla y León.

Con este pequeño uno por ciento se ha puesto en marcha un sistema de control de la sostenibilidad de Pinar Grande, subraya el también científico del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITE).

El proyecto tiene una premisa clara: hacer un aprovechamiento adecuado para evitar pérdidas de producción y de biodiversidad.

Los bosques dan setas y las setas dan bosques

“Todo el mundo sabe que los bosques dan setas pero nadie se plantea que las setas dan bosque y son organismos que ayudan a crecer a los árboles y a reciclar la materia orgánica”.

En cuanto a esta temporada de setas, Martínez Peña explica que, en el caso de Castilla y León, se ha adelantado en Soria y en León y Zamora está “a punto” generalizarse la fructificación.

El sistema de predicción “Micodata”, desarrollado por la Junta de Castilla y León, permite conocer el estado de la producción y se actualiza cada diez días.

Se estima una capacidad para recolectar y comercializar más de 17.000 toneladas de setas anuales en la región castellanoleonesa.

La meteorología, clave para  el éxito  

Las condiciones del tiempo determina en gran medida la marcha de la temporada.

Tesoros de la Red Natura 2000. Foto de Marina Segura Ramos

Tesoros de la Red Natura 2000. Foto de Marina Segura Ramos

La mejor situación es un otoño sin grandes contrastes, porque si las temperaturas suben mucho durante el día pueden dañar el crecimiento, afirma a EFE la meteoróloga Mar Gómez, del portal eltiempo.es.

Normalmente, advierte, la temporada setera empieza a resurgir tras los primeros aguaceros que refrescan el ambiente, aunque es necesario que no haya heladas nocturnas ni grandes vientos.

Algunas buenas prácticas de recolección son: respetar los ejemplares de setas muy pequeños, pues son difíciles de identificar y se pueden confundir; no coger los ejemplares envejecidos, pasados o agusanados porque ayudan, por la abundancia de esporas que poseen, a la expansión y fructificaciones futuras, y no recoger setas que crezcan cerca de basureros, carreteras, zonas contaminadas o áreas industriales, ya que pueden contener metales pesados. EFE

msr




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies