ANIVERSARIO TSUNAMI

El ecoturismo, una nueva oportunidad para Tailandia

  • La ONG Plan prepara un programa de ecoturismo, que se encuentra en fase final antes de ser lanzado públicamente a comienzos de 2015, según el cual los visitantes recorrerán los manglares en un viaje de una hora en canoa y conocerán la vida de los Moken.

El ecoturismo, una nueva oportunidad para Tailandia En la imagen, un niño de la aldea de la etnia Moken (gitanos del mar). EFE/Gustavo Cuevas.

EFEVerde.- Tailandia recupera poco a poco su condición de paraíso ecológico gracias a recursos como la biodiversidad de sus grandes bosques de manglares.

Diez años después del tsunami que arrasó el sur de Tailandia, el potencial natural de la región ha permitido reimpulsar el ecoturismo en lugares como Baan Tub Pla.

El denso arbolado que crece a lo largo de su costa, conocido por ofrecer refugio ante grandes tormentas y condiciones climáticas adversas, actuó también el 26 de diciembre de 2004 en un primer momento como barrera protectora cuando el océano Índico golpeó la región, pero la marejada terminó por devastarlo.

La ONG Plan Internacional es una de las organizaciones que han trabajado en la recuperación de la zona desde que se produjo el desastre, desarrollando un programa de colaboración con los lugares más afectados a fin de fomentar el desarrollo de 36 comunidades en tres provincias costeras del este de Tailandia: Phang Nga, Phuket y Ranong.

Un tailandés suelta una de las 5.000 linternas flotantes en memoria de las víctimas del tsunami. Imagen de archivo. EFE/Rungroj Yongrit

Un tailandés suelta una de las 5.000 linternas flotantes en memoria de las víctimas del tsunami. Imagen de archivo. EFE/Rungroj Yongrit

Esta organización, dedicada a la protección de los derechos de la infancia y con presencia en 50 países de África, Asia y América, concentra sus esfuerzos en la comunidad Moken, un pueblo indígena nómada con una cultura ancestral basada en el mar que vive en las regiones costeras de Tailandia y Myanmar (antigua Birmania).

Los Moken son considerados una minoría étnica formada por unos 10.000 residentes, agrupados en comunidades de entre 200 y 300 miembros, que habían encontrado en los manglares un hogar y un medio de vida sostenible basado en la pesca y en la recogida de moluscos.

Tras los efectos del tsunami, las familias de la comunidad que sobrevivieron al desastre han tenido que trasladarse al interior del país, aislados de su cultura y tradiciones, donde se han adaptado a una nueva forma de vida más sedentaria y estable.

Hoy, las provincias costeras del sur de Tailandia ven resurgir el ecoturismo como oportunidad para mantener una nueva forma de vida coherente con su tradición y cultura.

El programa de capacitación y fomento de empleo del Plan Tailandia, que incluyó la formación de la comunidad nativa en nociones básicas de negocios y relaciones públicas, ha permitido que muchos de los miembros de esta comunidad puedan dedicarse a esta actividad cerca del complejo de Khao Lak, prácticamente borrado del mapa tras el tsunami.

Además, el ecoturismo permite trabajar también en la conservación de los manglares para mitigar posibles impactos futuros de tormentas y marejadas y ayuda a la comunidad a preservar sus recursos naturales además de a conseguir ingresos estables y seguros.

Kaew es un miembro de la comunidad Moken que tuvo que cambiar su vida en Baan Tub Pla tras perder a su familia en la catástrofe y que ahora se ha unido a este proyecto natural y sostenible como guía turístico, del que está “muy orgulloso” porque “tardamos casi un año en planificarlo pero ahora todo el mundo se implica y cada uno trabaja en lo que más le gusta: los jóvenes pintan camisetas, los que saben de finanzas hacen de contables…”, ha explicado.

En este programa de ecoturismo, cuya preparación se encuentra en fase final antes de ser lanzado públicamente comienzos de 2015, los visitantes recorrerán los manglares en un viaje de una hora en canoa y conocerán la vida de los Moken en una casa tradicional acompañados por un guía y otro miembro de la comunidad.

Para Kaew, la mejor parte del “tour” es que los visitantes se involucren en la naturaleza pues “las actividades incluyen plantar sus propios árboles en el manglar”, lo que “esperamos que ayude a incrementar la concienciación sobre desastres naturales y cambio climático”. EFEVerde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies