TABLAS DAIMIEL

Un proyecto del CSIC plantea revertir la degradación de Las Tablas de Daimiel

Fotografía de archivo del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. EFE/Beldad

El Patronato de Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel ha dado el visto bueno, con el único voto en contra de Ecologistas en Acción, al proyecto presentado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) para revertir la degradación de una parte de uso público de este espacio protegido.

El proyecto, elaborado a petición de la dirección del parque, plantea actuar en el itinerario de la Isla del Pan para revertir la colmatación derivada de la eutrofización intensa que sufre el humedal por la escasez de entradas de agua.

Ante esta situación, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) ha propuesto la retirada de los sedimentos contaminados ejecutando un decapado de la zona de treinta centímetros ricos en nutrientes.

Además, plantean la regulación estacional del bombeo de agua subterránea con agua de calidad y la recuperación de rodales de masiega, con lo que se busca frenar la transformación del ecosistema en esta zona del parque, que es la más dedicada al uso público y por la que se distribuyen las pasarelas por las que los visitantes pueden recorrer una de las zonas inundadas del parque.

La retirada de sedimento, la siega manual y mecánica y el manejo del caudal de bombeo de agua permitirían mantener a largo plazo este espacio para los visitantes, de modo que siga siendo un área de disfrute y de conocimiento natural de las principales características ecológicas del humedal, incluyendo su biocenosis y su biotopo, mantiene los autores del proyecto.

Proyecto del CSIC

El director general de Medio Natural y Biodiversidad de la Consejería de Desarrollo Sostenible del Gobierno regional, Félix Romero, ha explicado a EFE que este proyecto ha contado con el visto bueno del patronato, pero será ahora la Comisión Mixta de Gestión quien deba autorizar su ejecución.

Todo ello, ha indicado, después de que el proyecto sea sometido a los preceptivos informes medioambientales, si bien ha indicado que “es un proyecto que viene elaborado desde el CSIC, con parámetros científicos, que parecen indicar que tiene mucho sentido”.

Para Romero, la intervención en humedales alterados son medidas que se llevan a cabo en otros humedales europeos, con el objetivo de frenar la transformación provocada por la intervención humana para lograr así revertir su situación de degradación.

Ecologistas en Acción mantiene un posicionamiento contrario a este proyecto y su portavoz, Rafael Gosálvez, en declaraciones a EFE, ha indicado que el proyecto presentado por el CSIC contiene errores importantes entre los que destaca que no se explica por qué se produce la acumulación de sedimentos.

En opinión de este colectivo, esta explicación hay que buscarla en la existencia de dos presas en el parque nacional, la de Morenillo y Puente Navarro, que evitan que el agua que entra al parque por los ríos Guadiana y Gigüela pueda circular, lo que provoca la colmatación, por lo que se deberían eliminar.

Además, ha indicado que es difícil lograr de forma artificial el Itinerario de la Isla del Pan que se diseñó en la zona que topográficamente es divisoria de estos dos ríos y ha comentado que espera que el proyecto sea rechazado durante la fase de elaboración del Estudio de Impacto Ambiental.

Derechos de agua

Otro de los puntos aprobados en el patronato del Parque Nacional ha sido las alegaciones que se van a presentar al Plan Hidrológico del Guadiana y que pasan por proponer una zona periférica de protección en torno al espacio protegido en el que se limiten los intercambios de los derechos de agua.

Félix Romero ha señalado que la propuesta analizada en el seno del Patronato busca asegurar una amplia zona de territorio en torno al parque, en la que los agricultores que tienen derechos de agua en el exterior de esta zona no puedan usarlos en el interior de la zona de influencia del parque realizando intercambios.

De esta forma, se protege la extracciones de agua subterránea en torno al parque nacional, si bien, según Romero, esta medida debe venir acompañada de avances en la consolidación sostenible del uso de agua, que permita la recarga de los acuíferos.

En este sentido, ha comentado que la Consejería de Desarrollo Sostenible apuesta por una agricultura desacoplada del uso de agua, una agricultura de secano, cuyas producciones puedan obtener un mayor valor añadido y una mayor rentabilidad usando el marchamo de ser productos elaborados en la Reserva de La Biosfera de La Mancha Húmeda.

Se trata, ha dicho, de apostar por un modelo agrario compatible con la recuperación de los humedales y que se extenderá más allá de la “joya de la corona” que es el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, para hacerlo extensivo al resto de los humedales del Alto Guadiana.

Ecologistas en Acción, en este punto, ha mostrado también su postura en contra, y han recordado que sus propuesta es la ‘opción cero de riego’ en el Alto Guadiana hasta que los acuíferos dejen de estar sobreexplotados. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com