MINA URANIO

‘Stop uranio’ presenta al Gobierno sus alegaciones contra mina de Retortillo (Salamanca)

La mina española de uranio, la más grande de Europa, empezará a producir en 2018. Vista de la balsa construida por Berkeley en Retortillo (Salamanca). EFE/J.M. García/ARCHIVO

La plataforma ‘Stop Uranio’ ha presentado alegaciones en el trámite de audiencia concedido por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico previo a la resolución sobre la solicitud de autorización de construcción de la planta de fabricación de concentrados de uranio de Retortillo (Salamanca).

Denegación del permiso

Una vez que el CSN adoptó el acuerdo de informar desfavorablemente la solicitud formulada por la empresa Berkeley España de autorización de construcción de la planta de Retortillo como instalación radiactiva de primera categoría, ahora el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico “solo puede llevar a cabo la denegación de la referida autorización de construcción”, ha explicado la plataforma en un comunicado.

De modo que cualquier otra decisión de ese Ministerio “supondría conculcar gravemente el principio de legalidad y llevar a cabo una actuación claramente ilegal” que, en ‘Stop Uranio’, han expresado que están seguros “de que no se va a producir”.

Por ello, en las alegaciones presentadas han tratado de “desmontar los argumentos esgrimidos por el consejero Javier Dies para votar en contra del acuerdo del CSN y emitir un voto particular defendiendo a la empresa minera”.

Salud, ambiente y futuro del territorio

Para la plataforma, a Dies “parece preocuparle mucho más los intereses de la empresa Berkeley que la salud, el medio ambiente y el futuro del territorio en el que se pretendía poner en marcha esta instalación radiactiva de primera categoría”.

Asimismo, en las alegaciones también han defendido su postura contraria al intento de la empresa minera de “conseguir una indemnización millonaria por el lucro cesante si finalmente se impide la apertura de la mina y planta de Retortillo”.

“Nosotros entendemos que a quien hay que exigir responsabilidades de indemnizaciones es a la empresa Berkeley por los inmensos daños causados en nuestros pueblos y en el territorio del Campo Charro”, ha expuesto la plataforma.

“Daños materiales concretados en la corta ilegal de cerca de dos mil encinas centenarias. Daños en el territorio con la modificación del trazado de una carretera con obras paralizadas y a medio hacer, obras declaradas ilegales por el ayuntamiento de Retortillo al no contar con ningún tipo de permiso o autorización. Daños por la construcción ilegal de una enorme balsa que ha roto el territorio y el paisaje de la zona”, han enumerado.

De este modo, la cuantificación de estos daños que la empresa minera ha causado en el territorio “es mucho mayor que los perjuicios que pueda argumentar que pudiera haber sufrido ella”, ha apostillado ‘Stop uranio’.
   EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com