efe

Sólo una medusa mediterránea es comestible

Sólo una medusa mediterránea es comestible efe

El investigador del CSIC y miembro del Instituto de Ciencias del Mar Josep Maria Gili ha subrayado hoy ante la recomendación de la FAO de incorporar las medusas a la dieta humana que, a priori, sólo una especie del Mediterráneo de estos organismos resulta comestible.

Dos ejemplares de las medusas marrón (i) y rosa (d) en la orilla de la playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria,

En declaraciones a Efe, Gili señala que si bien la Cotylorhiza tuberculata, -conocida también como huevo frito- se podría comer, para que llegue al consumo humano ésta ha de pasar una serie de pruebas toxicológicas, requeridas por la UE desde el punto de vista sanitario.

En un documento publicado esta semana, la FAO recomendaba el uso alimentario de medusas como estrategia frente a su proliferación en el Mediterráneo y en el mar Negro.

Gili argumenta que el otro problema que se da en el Mediterráneo, es que la Cotylorhiza tuberculata es una especie muy estacional, es decir, que sólo se encuentra en las costas durante un máximo de dos meses, incluso menos.

“Lo que habría que hacer si se coge es guardarla, conservarla, preservarla y eso requiere una comercialización que en estos momentos no existe”, comenta el investigador.

Otras especies más abundantes como la Pelagia noctiluca tiene un contenido tóxico más elevado, por lo que el tratamiento previo a realizar para su consumo resultaría “demasiado caro y complejo para que resulte rentable”, indica Gili.

No obstante, este representante del Instituto de Ciencias del Mar reconoce que, ya que cada vez, e inevitablemente, las medusas van a estar más presentes en la fauna marina y los pescadores las van a sacar del mar “¿por qué no buscar su consumo?”.

Aún así, insiste en que no se trata de un tema trivial. “No es cogerlas y comerlas, no es recomendable que nadie lo haga por su cuenta y riesgo, hay que hacer una serie de tratamientos para no tener un problema toxicológico importante; una medusa fresca te puede llevar al hospital inmediatamente”.

Gili recuerda que hace siglos que alguna culturas asiáticas, las comen. “El hecho de que eso se extienda a otros puntos del planeta es factible, pero no forma parte de nuestra cultura, no porque abunden tendremos que tener la obligación de comerlas”, remarca.

El 95 por ciento de la medusa es agua y el cinco por ciento restante es una proteína muy lábil. “Habría que comer mucha para que nos satisfaga; se trata de un complemento dietético pero para nada es un alimento prioritario”, concluye. EFE

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies