DÍA AGUA

La sobreexplotación y los trasvases planean en la celebración del Día Mundial del Agua en España

La sobreexplotación y los trasvases planean en la celebración del Día Mundial del Agua en España Imagen del embalse de Boadella, de la cuenca del río Muga. EFE/Robin Townsend/ARCHIVO

Casi la mitad de los ríos, humedales y acuíferos españoles están en mal estado por la sobreexplotación, denuncia el WWF con ocasión del Día Mundial del Agua, cuya celebración coincide con el debate sobre los trasvases tras la sentencia del Supremo sobre el Plan Hidrológico del Tajo.

El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo, desde 1992, para llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible del recurso.

Consumo sostenible y sobreexplotación

Los últimos temporales logran rebajar el déficit de lluvias del 34 al 10 %

Vista de una cascada en Orbaneja del Castillo (Burgos). EFE/J.J. Guillén/ARCHIVO

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España el consumo medio de agua es de 132 litros por persona. Sin embargo para conseguir un consumo sostenible, cada persona debería reducirlo a entre 50 y 100 litros al día.

El lema este año es “No dejar a nadie atrás” y recoge el espíritu del Objetivo de Desarrollo Sostenible número seis de la Agenda 2030 de la ONU, que debe garantizar la disponibilidad, gestión sostenible y saneamiento para todos.

España es el primer país en superficie de regadío de la Unión Europea, con 3.733.695 ha, lo que supone un 22 % de la superficie cultivada, ha informado hoy el Ministerio para la Transición Ecológica.

La agricultura de regadío supone más del 65 % de la producción vegetal, lo que significa para la economía aproximadamente un 11 % del PIB, y da trabajo -según datos de 2016- a 2,6 millones de personas.

Se estima que en España se consume 100 veces más agua de lo que necesitan los más de tres millones de habitantes de Madrid en un año, denuncia WWF, y, en aquellas zonas donde no existen reservas en ríos y embalses, se explota el agua subterránea, con medio millón de pozos ilegales.

Según WWF, el 25 por ciento de los acuíferos están “gravemente sobreexplotados”, de acuerdo a los planes hidrológicos.

Esta situación ha ido creciendo en las últimas décadas y se prevé que crezca un 3 % en 2021 para uso agrario.

Sentencia sobre el Plan Hidrológico del Tajo

El debate sobre el recurso se ha ahondado además en España por la sentencia del Tribunal Supremo del 11 de marzo, que anula varios artículos del Plan Hidrológico del Tajo porque no fija los caudales ecológicos.

Según la sentencia, no se han establecido los caudales ecológicos, es decir el agua necesaria para preservar el valor ambiental del cauce, por lo que la Confederación Hidrográfica del Tajo deberá establecer esos caudales para este río y el resto de los de la cuenca conforme a la legislación vigente.

Será necesario la “paralización de los trasvases Tajo-Segura” hasta que la Confederación determine esos cauces, ha señalado la organización ecologista, porque las autoridades competentes (el Ministerio para la Transición Ecológica, la Confederación del Tajo y las autonomías afectadas) tienen la obligación de acatar la sentencia.

Meteorología adversa

A ello se suma una situación meteorológica adversa, con el segundo invierno más seco en lo que llevamos de siglo XXI, y el quinto desde 1965, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Según el informe climático de invierno de la Agencia, “no ha llovido ni la mitad de lo que cae habitualmente” y las previsiones para la primavera no son nada halagüeñas, porque se prevé que las precipitaciones en este periodo “alcancen valores inferiores a los normales”, considerando como periodo de referencia de 1981 a 2010.

El director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea (CE), Daniel Calleja, ha señalado a EFE que el agua es un recurso escaso, por lo que “tenemos que conseguir que nuestra acción sea cada vez mas eficaz”.

Reutilización del recurso

Según Calleja, en Europa se pierde el 95 % de agua que se utiliza, de ahí la necesidad de potenciar proyectos para la reutilización, algo en lo que trabaja la Comisión Europea que “ha propuesto una directiva” en ese sentido.

España tiene “experiencia importante y tecnología”, pero es necesario “trabajar con otros países para reutilizar más”.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha aseverado en la necesidad de “redefinir” la gestión del agua para lograr una “nueva gobernanza” capaz de adaptarse al cambio climático.

El agua es un recurso “escaso” en suelo español desde siempre, y que se prevé para una reducción del agua entre un 24 y un 40 por ciento para final de siglo, según el secretario de Estado.

España está sujeta al cumplimiento de la Directiva Europea Marco del Agua (DMA, Directiva 2000/60/CE) que se adoptó en el año 2000 con el objetivo de proteger y mejorar las masas de agua en beneficio de las generaciones actuales y futuras de ciudadanos de la Unión Europea (UE).

Carencias en el cumplimiento de la Directiva europea del Agua

En un reciente informe de los planes hidrológicos elaborados por España para el período 2016-2021, la Comisión Europea marca 25 carencias en el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua.

Entre ellas, que hay pocos muestreos sobre los contaminantes químicos peligrosos (como el lindano) y, si se hace, la frecuencia es insuficiente, ha denunciado Ecologistas en Acción.

El consumo de agua actual es 6,5 veces superior al que había a principios del siglo XX y se prevé que este consumo continuará subiendo de manera significativa, sobre todo por el aumento de la población mundial, según datos de la ONU.

Más de 2.100 millones de personas no tienen acceso al agua potable en el planeta y 2.800 millones de personas en todos los continentes
del mundo durante al menos un mes cada año. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com