ALIMENTACIÓN AGRICULTURA

Soberanía Alimentaria contra la globalización de la alimentación y agricultura

  • Soberanía Alimentaria es el movimiento que reivindica la gobernanza de la alimentación

Soberanía Alimentaria contra la globalización de la alimentación y agricultura Los alimentos de la agroindustria son los que están en los supermercados

EFEVERDE.- Soberanía Alimentaria es el movimiento que reivindica la gobernanza de la alimentación en contra de su globalización, y ofrece a la comunidad la posibilidad de ser ella la que decida qué agricultura y por tanto qué alimentación quiere tener.

Actualmente la agricultura también forma parte de la industria globalizada y se encuentra en manos de muy pocas empresas que tienen el control de los recursos, una buen parte de ellos naturales como son los recursos del agua, la tierra y las semillas.

El coordinador de la revista “Soberanía Alimentaria”, colaborador con los movimientos y campañas relacionadas, veterinario, escritor e investigador, Gustavo Duch, habló con EFEverde para explicar el paradigma de la soberanía alimentaria.

“El modelo agrícola presente no solo está acaparando los recursos productivos sino que está tomando prestados los recursos productivos de la tierra por generaciones porque practica una agricultura muy intensiva y dañina con el medio ambiente”, indicó Duch.

Gustavo Duch explicó que la alimentación del 60 o el 70 por ciento de la población del planeta, tras 10.000 años del inicio de la agricultura, llega de la mano de lo que se produce por parte de campesinos con un nivel de proximidad muy alto, muchas veces incluso fuera de la economía, mediante intercambios de autoproducción, a pequeña escala y de forma tradicional.

“En cambio, en el mundo occidental e industrializado, la situación es muy diferente. El 70 por ciento de todo lo que consumimos procede de los mercados internacionales y por lo tanto quiere decir que somos una sociedad vulnerable desde el punto de vista alimentario”, subrayó el escritor.

Dos caras de la misma moneda

Esta situación nos despoja de toda posibilidad de autosuficiencia alimentaria porque nos alimentamos de la comida elaborada por la agroindustria.

Esa comida aparece “con muchos formatos dentro de muchos envases, muchos colores y muchas formas diferentes, pero básicamente es el ensamblaje de cuatro o cinco productos alimentarios combinados entre diferentes fórmulas”, indicó Duch.

“Nuestra alimentación es el hambre de muchas personas, en la medida que nosotros traemos alimentos de otros países, lo que significa que estamos expoliando la capacidad de alimentarse en esos lugares, por eso las cifras de obesidad y las cifras de hambre coinciden. Son dos caras de la misma moneda”, subrayó el investigador.

Las soberanías alimentarias lo que hacen es proponer otras fórmulas que en la práctica se traducen en volver a colocar personas en el medio rural, produciendo alimentos más sostenibles, no para los mercados internacionales sino para sus comunidades y mercados locales. “Además, tenemos una concentración de personas en las urbes que es muy poco sostenible”, según Duch.

La alimentación del 60 o el 70 por ciento de la población del planeta llega de la mano de lo que se produce por parte de campesinos .EFE/Nathan G.

La alimentación del 60 o el 70 por ciento de la población del planeta llega de la mano de lo que se produce por parte de campesinos .EFE/Nathan G.

Sin embargo, enfatizó el investigador, “no podemos volver al pasado, transitaremos hacia otras formas de agricultura a pequeña escala ecológica que utiliza muchas formas y manejos de lo que hacían nuestros abuelos pero con las herramientas, la tecnología y el saber de hoy, y en el entorno y el contexto de hoy.

“También el consumo es muy diferente porque no se trata de productos unificados, globalizados y uniformados como los que encontramos en cualquier supermercado sino que es un consumo de compromiso de temporada alimentaria con los productos hechos de forma sana con el medio ambiente”, señaló Gustavo Duch.

El investigador y escritor afirmó que, en la actualidad, las grandes agroindustrias están haciendo un esfuerzo titánico por querer controlar y acaparar más cuota de mercados y por lo tanto en los próximos años es bastante previsible que haya países en Europa, como el nuestro, donde nos empiece a llegar más comida de los Estados Unidos.

“Y además vamos a sufrir también la expansión de la producción de alimentos industriales de China que está empezando ya a controlar una parte importante de los mercados alimentarios. Pero para mi lo relevante es que este modelo industrial tiene fecha de caducidad y no va a llegar a ser el modelo del futuro”, vaticinó el investigador.

Un modelo industrial con fecha de caducidad

“Pero para mi lo relevante es que este modelo industrial tiene fecha de caducidad y no va a llegar a ser el modelo del futuro”, aseguró el investigador.

Para Duch, hay un factor esencial por el que no va a poder resistir este tipo de modelo agrícola, que es el descenso de la producción de petróleo que va a ralentizar las deforestaciones, las fumigaciones y la distribución de los productos. Pero también se agotan otros recursos necesarios en la agricultura industrial como son los fertilizantes de origen minero, fertilizantes químicos o fosfatos, que son recursos finitos de nuestro planeta.

Hay un factor esencial por el que no va a poder resistir este tipo de modelo agrícola, que es el descenso de la producción de petróleo. EFE/ARCHIVO/Alejandro Ernesto

Hay un factor esencial por el que no va a poder resistir este tipo de modelo agrícola, que es el descenso de la producción de petróleo. EFE/ARCHIVO/Alejandro Ernesto

“Y además – continuó el escritor – se agota la paciencia de las poblaciones porque somos consientes de todo lo que representa este tipo de agricultura que ya comenzamos a cuestionar como consumidores y como agricultores. Hoy somos una cifra seguramente minoritaria pero hay una tendencia por parte de todos que es evidente y lo observamos con muchos gestos y con muchos proyectos que vamos conociendo que se están fraguando”.

“Si queremos seguir teniendo capacidad de alimentar a nuestra población, el único camino es potenciar una agricultura a pequeña escala sin necesidad de insumos externos donde fundamentalmente el mayor requisito es la fuerza de trabajo de las propias personas, el sol y la lluvia, elementos que nos deberían de garantizar nuestra alimentación”, concluyó Gustavo Duch.




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies