CORONAVIRUS COPÉRNICO

Los sistemas Copérnico desarrollan herramientas para el Covid-19

Animación sobre los niveles de dióxido de nitrógeno en Europa. EFE/ CEPMPM / CAMS

Los servicios de cambio climático y vigilancia atmosférica del sistema europeo Copérnico proporcionan herramientas que monitorizan la contaminación de la atmósfera en las regiones afectadas por el Covid-19 y facilitan datos ambientales fundamentales para la investigación.

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) y el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS), servicios implementados por el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) en representación de la Comisión Europea, facilitan datos sobre el clima y la atmósfera.

Según un comunicado de Copérnico, esta información ayuda a investigadores, responsables políticos y ciudadanos en la investigación sobre la crisis sanitaria actual.

Por medio de un micrositio, el CAMS brindar información actualizada sobre la calidad del aire con una periodicidad diaria y semanal.

El sitio incluye mapas, series temporales y animaciones de los volúmenes de dióxido de nitrógeno (NO 2 ) y partículas finas (PM10) para cincuenta importantes ciudades europeas.

Esta labor se realiza gracias a la combinación de satélites, observaciones en tierra y modelos informáticos de última generación, que permiten la monitorización de la atmósfera para conocer los niveles actuales de contaminación en Europa, incluidos los efectos en la calidad del aire de las medidas de confinamiento adoptadas para frenar la enfermedad.

Cambios en el clima

Los continuos cambios en el clima y en numerosas fuentes de emisiones que permanecen activas generan importantes variaciones en las concentraciones en superficies de los contaminantes, lo que añade “una complejidad considerable”, según Copérnico.

No obstante, el CAMS ha detectado una reducción de los niveles de NO2 en el norte de Italia, uno de los países más afectados por el Covid-19 junto a España, desde el confinamiento.

Asimismo, el CAMS está analizando otros efectos que la contaminación atmosférica podría tener sobre la COVID-19.

Contaminación atmosférica

El director del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus, Vincent-Henri Peuch, ha asegurado que “en la actualidad, no ha quedado acreditado que la contaminación atmosférica esté desempeñando un papel en la propagación del virus SARS-CoV-2”.

Lo que “sí ha quedado demostrado es que la contaminación atmosférica afecta a la salud cardiopulmonar y a la respuesta inmunológica, según Peuch.

Por ello “buscan ampliar la red de colaboraciones con equipos de investigación médica interesados en comprobar hipótesis sobre el posible transporte y supervivencia del patógeno en partículas finas en suspensión en el aire”.

Aplicación para lidiar con el Covid-19

El C3S ha trabajado con los expertos en software medioambiental de B-Open para desarrollar la “Monthly Climate Explorer for COVID-19”, una aplicación en su Climate Data Store (CDS), de libre acceso.

El objetivo de esta herramienta es demostrar las posibilidades que los datos de Copernicus ofrecen a diferentes investigadores, como los epidemiólogos y los expertos sobre salud, a la hora de lidiar con la Covid-19.

El C3S proporciona datos históricos sobre la temperatura, la humedad, la radiación ultravioleta a ras de suelo y muchas otras variables climáticas derivados del reanálisis a escala mundial de ERA5, según Copérnico.

Datos ambientales

La aplicación permite combinar en un mismo mapa estos datos junto con los datos geográficos de los fallecidos por Covid-19 en enero, febrero y marzo de 2020 proporcionados por la Johns Hopkins University.

Los investigadores pueden utilizar estos datos medioambientales para poner a prueba la hipótesis de los determinantes climáticos y analizar las afirmaciones que estipulan que la temperatura y la humedad podrían influir en la propagación de Covid-19. EFEverde

 

 




Secciones: