ONU MEDIOAMBIENTE

El siniestro aéreo en Etiopía ensombrece la reunión medioambiental de la ONU

El dolor por las 157 víctimas mortales del accidente de Ethiopian Airlines ocurrido este domingo se sintió hoy en la apertura de la IV Asamblea de Medio Ambiente de la ONU (UNEA), donde sus representantes se solidarizaron con las familias.

El presidente de esta Asamblea y ministro estonio de Medio Ambiente, Siim Kiisler, invitó a los participantes a guardar un minuto de silencio, antes dar por inaugurada la reunión en la sede de Naciones Unidas en Nairobi, donde la bandera de la organización ondeó a media asta en memoria de las víctimas.

Un total de 22 empleados de diferentes agencias de la ONU forman parte las 157 personas que murieron ayer en el accidente de un avión de Ethiopian Airlines poco después de despegar de Adís Abeba con rumbo a Nairobi, afirmó la directora ejecutiva de ONU-Habitat, Maimunah Mohd Sharif.

Antes de inaugurarse la Asamblea, Sharif y la directora ejecutiva en funciones de ONU Medioambiente,  Joyce Msuya, así como la recién nombrada directora de ese organismo, Inger Andersen, manifestaron sus condolencias a los familiares de los fallecidos.

“Fue una pérdida terrible para los estados miembros de Naciones Unidas”

“El accidente del vuelo de Ethiopian Airlines ET 320 fue una pérdida terrible para los estados miembros de las Naciones Unidas y para la comunidad medioambiental”, afirmó Msuya, al precisar que algunos de los fallecidos iban a asistir a la Asamblea.

Sobre UNEA-4, Kiisler recordó su importancia y remarcó la necesidad de encontrar soluciones sostenibles para el desarrollo económico menos agresivas con el medio ambiente.

El ministro estonio invitó a todos a debatir sobre la contaminación plástica en los océanos y en tierra, el agua o la pérdida de biodiversidad y las fórmulas para un desarrollo sostenible.

El plástico, los residuos, los químicos, la contaminación o el derecho medioambiental son algunos de los asuntos a debate en la reunión, que se celebra hasta el viernes en Nairobi y en la que, según la organización, se adoptarán decisiones importantes para el desarrollo sostenible y el futuro del planeta.

“El futuro que queremos”

El tema central de la Asamblea es encontrar “Soluciones innovadoras para retos ambientales y consumo y producción sostenibles”, y su lema es “El futuro que queremos”.

Msuya, por su parte, señaló el momento clave que atraviesa la humanidad porque “no hay más tiempo” y es necesario lograr una transformación de la economía y los hábitos de consumo actuales.

También invitó a todos los presentes a trabajar con innovación y los avances tecnológicos más punteros para luchar contra el cambio climático y el calentamiento global.

Sharif coincidió con Msuya en la necesidad de utilizar la tecnología para salvar los ecosistemas y sostener la seguridad alimentaria.

Más de 4.700 representantes asisten a la Asamblea, el foro más importante en temas de medioambiente de la ONU, donde los responsables deberán adoptar resoluciones y compromisos para la puesta en marcha de estrategias nacionales con miras a 2025.

También está prevista la divulgación de informes, como el documento Global Chemicals Outlook II – From Legacies to Innovative Solutions (Perspectivas Globales sobre los Químicos – De los legados a las soluciones innovadoras) sobre las estrategias para reducir su impacto, presentado hoy en UNEA-4.

El miércoles está programada la publicación del Global Environment Outlook (GEO), el sexto estudio del estado medioambiental del planeta con información científica que servirá para encontrar soluciones a los problemas medioambientales, informaron fuentes de la Oficina de Prensa de la ONU.

El texto GEO recoge, además, información sobre directrices de derecho medioambiental para lograr un desarrollo sostenible.

El Ártico, protagonista

El Ártico es el protagonista del otro documento que también verá la luz el miércoles y que proporciona información sobre la situación y los cambios que está sufriendo esta zona helada del norte del planeta.

En esta multitudinaria Asamblea donde están representados los 193 países de la ONU se prevén largas jornadas de negociaciones para definir un consumo y producción sostenibles, con el objetivo de lograr la protección de la biodiversidad y los ecosistemas marinos.

Las decisiones que se adopten en esta reunión servirán de guía para la puesta en marcha de forma transversal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU.

La subsecretaria argentina de la Secretaría de Ambiente, Mariela Chervin, destacó en Nairobi el compromiso alcanzado en torno a la consecución de los ODS y la Agenda 2030.

“No habrá soluciones sostenibles sin diálogos con consenso como se ha hecho en Latinoamérica y Caribe”, subrayó Chervin.

La subsecretaria destacó que esa región apuesta por soluciones innovadoras con tecnologías limpias para la gestión eficiente de la energía y los residuos, y remarcó la necesidad de fomentar la financiación internacional para combatir el calentamiento global, sobre todo en las zonas más desfavorecidas. Efeverde




Secciones: