EE.UU. SEQUÍA

La sequía podría borrar algunos tramos del río Grande en el norte de México

La sequía podría borrar algunos tramos del río Grande en el norte de México Foto cedida de uso editorial de una vista del Río Grande. EFE/Bob Wick/Bureau of Land Managment

La "excepcional" sequía que afecta en los últimos años al suroeste de Estados Unidos podría dejar manso o hacer desaparecer algunos tramos del otrora agitado y caudaloso río Grande, o río Bravo como se lo conoce en el norte de México.

El cuarto río más largo del país y que ejerce de frontera natural entre Estados Unidos y México a lo largo de Texas, donde han muerto un gran número de indocumentados arrastrados por la corriente en su intento de cruzar ilegalmente, corre el riesgo de que ni siquiera llegue este verano a Nuevo México, no muy lejos de su nacimiento en las Montañas de San Juan, en Colorado.

Nivel históricamente bajo

Río Grande2

Fotografía de uso editorial del 27 de mayo de 2011, divulgada por la Oficina de Gestión Territorial tomada desde la parte norte de Nuevo México a una panorámica del Río Grande. EFE/Bob Wick/Bureau of Land Managment

Tan poca lluvia ha caído en la zona que se cree que el río Grande, que ya fluye con un nivel históricamente bajo, se quede sin caudal como consecuencia de que ni la situación actual ni el pronóstico a largo plazo se acomodan a los promedios históricos.

Por ello, forma parte destacada de la lista de ríos que mayor peligro corren este año que elabora el Departamento de Interior de EE.UU.

Según Taryn Finnessey, especialista en jefe de cambio climático de la Junta de Conservación de Agua de Colorado, a pesar de que los residentes en el Valle de San Luis, por donde corre el río Grande, tienen una larga experiencia sobre el uso y conservación de agua, esta vez tienen pocas opciones.

Ante la sequía excepcional, explica a Efe, el desafío es bien distinto, pues en algunos sectores el caudal del río no llega al 2 % de lo habitual.

“La falta de lluvia y de nieve ha causado una sequía récord que afecta al ecosistema y a la vida salvaje, aumenta el riesgo de incendios como ya lo hemos visto, y perjudica la economía”, lamenta Finnessey.

Menos actividad económica 

Río Grande3

Fotografía de uso editorial del 27 de mayo de 2011, divulgada por la Oficina de Gestión Territorial tomada desde la parte norte de Nuevo México a una panorámica del Río Grande. EFE/Bob Wick/Bureau of Land Managment

Por ejemplo, la zona recibe este año significativamente menos turistas que en años anteriores y también se ha notado una reducción de las actividades al aire libre, como pesca o acampadas, que usualmente proveen de empleo a guías y a pequeñas empresas locales.

Y obviamente, la agricultura también ha sido afectada.

Uno de esos agricultores, Robert Miller, decidió dejar sus terrenos en el sur de Colorado al cuidado de sus hijos y trasladarse a Denver en busca de opciones de futuro.

Según Miller, “nada de lo que plantamos creció, ni cultivos ni árboles que hemos trasplantado”.

Este agricultor reside desde hace décadas en la región y además vivió largos años en México, de donde proviene parte de su familia.

Pero por su edad -“Ya debería haberme jubilado”, comenta- y por el hecho que muchos de quienes fueron sus vecinos de toda la vida ya se dejaron el lugar, Miller considera seriamente no regresar a Alamosa, su pequeña ciudad en el Valle de San Luis.

“Uno de mis hijos ya se trasladó con su familia a otra ciudad en el sur de Colorado y mi otro hijo quizá también lo haga”, lamenta en charla con Efe.

Y si ese éxodo de familias se acrecienta, el sur de Colorado perdería dos de sus grandes herencias culturales: el uso del español del Siglo de Oro como idioma natal de muchas familias descendientes de españoles y el uso de las acequias para controlar el flujo de agua en parcelas privadas o comunitarias dedicadas a la agricultura.

Desaparición de la reserva acuífera

El alivio podría llegar a mediados de julio, cuando comience la temporada de lluvias de verano, que se extiende hasta finales de agosto, y según Finnessey, se anticipa que este año podrían ser más intensas que en años anteriores.

“Pero sólo será un alivio, no el fin de la sequía”, afirma.

De hecho, la desaparición de la reserva acuífera que alguna vez proveyó de agua al Valle de San Luis, el rápido aumento de la población en la zona, y el cambio climático podrían combinarse hasta provocar la desaparición del río Grande o por lo menos “flujos por debajo del promedio histórico como algo normal”.

Y es que otros ríos de la región, como el Colorado y varios de los afluentes del río Grande (Gunnison, Ánimas, Dolores, San Miguel) ya fluyen con la mitad o menos de su cauce habitual.

“La sequía no va a desaparecer en el futuro cercano. Las precipitaciones no van a aumentar, pero las temperaturas sí”, explica Finnessey sobre un panorama que se presenta árido. EFEverde




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies