La sequía, fenómeno del que apenas se habla, pero afecta a toda España

VERANO SEQUÍA

La sequía, el fenómeno del que apenas se habla, pero afecta a toda España

La sequía, el fenómeno del que apenas se habla, pero afecta a toda España Vista de estado del embalse de Pedrezuela, en San Agustín de Guadalix (Madrid). EFE/Lourdes Uquillas

La sequía en España está provocando cortes y restricciones en el suministro de agua en algunas localidades, que tienen que ser abastecidas con camiones cisternas, y pérdidas para la agricultura y la ganadería, cuando los embalses se encuentran por debajo de la media de su capacidad total, en el 48,2 por ciento.

Muchos municipios, además, han hecho un llamamiento a sus habitantes y visitantes en época estival para hacer un uso “responsable” del agua ante la escasez de precipitaciones, y que restrinjan el riego de jardines, el baldeo y el riego con manguera de calles, plazas y patios.

Ávila en estado de “emergencia” por sequía extrema

Algunos pantanos, como los que abastecen a la ciudad de Ávila, están muy por debajo de la media nacional, en torno al 36 % de su capacidad, la mitad que el año pasado, según los datos semanales del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco).

Esta situación llevó a mediados de julio pasado al Ayuntamiento de Ávila a declarar la “emergencia” en la ciudad por la situación de “sequía extrema” y la “escasez de agua para el abastecimiento”.

Una situación que ha obligado a las autoridades a suspender un concurso hípico internacional que debía celebrarse a finales de agosto y a aprobar obras de sondeo de agua.

También en Castilla y León, en Lastrilla, una pedanía del Ayuntamiento de Pomar de Valdivia, con apenas diez habitantes censados, el agua llega por medio de cisternas, según han explicado a EFE fuentes de la Diputación de Palencia.

Sin agua suficiente en las fuentes del Palacio de La Granja

En los municipios segovianos de San Idelfonso y El Espinar, ambos en el catálogo de reservas de la biosfera y a los pies del Parque Natural del Guadarrama, donde en verano se duplica la población, las autoridades han adoptado medidas para restringir el uso de agua potable, mientras que en La Granja se ha reducido el funcionamiento de las fuentes del Palacio Real.

Las autoridades locales han adoptado similares medidas en el municipio vecino de Ortigosa del Monte, con 568 habitantes, pero que ve aumentada su población en época estival.

En Zamora, siete municipios están recibiendo agua mediante camiones cisterna, entre ellos, Moraleja del Vino, Remesal, Brandilanes, Domez de Alba, San Justo, Rionegrito y Sejas de Aliste.

Aprobado el trasvase en agosto

En Castilla-La Mancha, los pantanos de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del río Tajo, se encuentran al 20,69 % de su capacidad total.

Pese a ello, el lunes pasado la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura aprobó un nuevo trasvase de 20 hectómetros cúbicos para el mes de agosto.

La escasez de agua la están viviendo los vecinos de Chillarón del Rey, pueblo que a pesar de estar al lado de los embalses de cabecera del Tajo, están siendo abastecidos por cisternas.

En La Rioja, varios municipios con necesidades de abastecimiento han recibido entre enero y julio el suministro de agua transportada por camiones, que han distribuido ya un total de 347.000 litros de manera gratuita.

Restricciones nocturnas

Desde las once de la noche a las ocho de la mañana está restringido el suministro en la localidad cacereña de Caminomoriscos, en la comarca de las Hurdes.

En Madrid, el Ayuntamiento de Moralzarzal ha hecho un llamamiento a los vecinos para hacer un uso responsable del agua y por el riesgo de incendiso “muy elevado” en el municipio.

Mientras tanto, en Andalucía, una de las regiones con el menor registro de precipitaciones y unas reservas de agua embalsada bajas, no se ha declarado situación oficial de sequía.

Si bien por el momento el abastecimiento a la población está garantizado, el Gobierno andaluz acordó en junio pasado la tramitación de los planes especiales de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía para demarcaciones hidrográficas de las cuencas andaluzas intracomunitarias para minimizar los impactos ambientales, sociales y económicos.

En esta región, el Parque de Doñana afronta la escasez con la extracción de agua de los acuíferos para la agricultura, por medio de la explotación ilegal de pozos. Tras las continuas denuncias de grupos ecologistas, 65 de los 77 sancionados han sido clausurados.

Tampoco Cataluña está en situación de sequía, ya que sus embalses se encuentran en el 66,8 %; eso sí, lejos del 84,9 % del mismo periodo del año pasado.

Consecuencias en la ganadería y agricultura

Pero los efectos de la escasez de precipitaciones la están padeciendo también en la ganadería y la agricultura.

Así, según datos de Asaja Extremadura las pérdidas por la sequía en la ganadería se cifran en más de 195 millones de euros en los últimos cinco meses.

Y en la agricultura, según la misma fuente, la sequía está afectando a cultivos como el olivar, con la reducción de un 40 %, cifra similar en los viñedos y un 30 % en la producción de higos.

“Sequía estructural”

Ante esta situación, el responsable de campañas de Consumo y Biodiversidad de Greenpeace, Julio Barea, ha explicado a EFE que España padece una “sequía estructural” y a pesar de “la falta de una declaración oficial al respecto, se podría hablar del inicio de otro periodo muy escaso de precipitaciones al igual que en 2017”.

Las cuencas del Duero, el Ebro, el Tajo, el Guadiana y el Guadalquivir “no están en sequía todas enteras”, pero sí prácticamente “en más del 50 %”, explica, y alerta de que las reservas están ya “bajo mínimos” pese a que aún no hay sequía oficial.

Se pregunta entonces: “¿De que sirven los planes de sequía?”, y subraya que hay “una mala gestión” del agua.

Por lo que cree necesario “poner restricciones a los usos del recurso”, y reducir los regadíos, porque a ellos se destina entre el 70-80 % del agua, lo que no significa “echar la culpa a los agricultores”, pero en las ciudades se consume “solo el 10 o 15 %”.

Y explica que la situación es insostenible porque en Andalucía, “se están regando cultivos que tradicionalmente eran de secano como el olivo y la vid”, con lo que se están sobre explotando aguas subterráneas y acuíferos.

Las precipitaciones están por debajo del 25 % , ello demuestra que las restricciones “debían haberse puesto en marcha”, porque “está en peligro el abastecimiento para consumo humano”.

Asegura que ello demuestra la “mala gestión del agua”, porque “estamos entrando en una alarma roja que nadie quiere ver”, concluye.
EFEverde

Te puede interesar:

Ávila decreta la emergencia por sequía y escasez de agua para abastecimiento

Hallan un doble mecanismo que regula la respuesta de las plantas a la sequía




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com