AVIFAUNA

SEOBirdLife demanda al Principado por la muerte de 240 cormoranes

Tres cormoranes (Phalacrocorax carbo) posados sobre un árbol en un crecido río Eume, a su paso por el concello coruñés de Pontedeume, tras las intensas lluvias. Cormoranes. Recurso de archivo a título ilustrativo

Oviedo, 17 ene (EFE).- La organización conservacionista SEOBirdLife ha presentado una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) contra el Principado por la muerte de 240 cormoranes grandes en la región.

La asociación asegura, en una nota de prensa, que el Principado autorizó, el pasado mes de noviembre, la “matanza” de los ejemplares dentro de una campaña de control de esta especie por considerarla “erróneamente”, señala, la causante del declive de las poblaciones de salmónidos en los ríos de la región.

Estos controles de las poblaciones de cormorán grande se llevan practicando desde hace más de 13 años y, según las cifras de la asociación, se han eliminado oficialmente más de 3.000 ejemplares, a los que se suman los que no se contabilizan y los que acaban malheridos, por lo que, en su opinión, la cifra de mortalidad podría ser “ampliamente superior”.

La organización asegura que esta actuación es la respuesta que se ha dado a los colectivos de pescadores que demandaban un control “letal” de los cormoranes ante la disminución de las poblaciones de trucha y salmón en los ríos del norte de la Península.

Nicolás López, delegado de la organización en Asturias y responsable del Programa de Especies Amenazadas, sostiene que no se ha demostrado científicamente que la presencia de esta ave suponga una amenaza para las especies de peces.

López considera que la destrucción de frezaderos, los vertidos incontrolados, la contaminación de las aguas, la proliferación de obstáculos en los cursos fluviales, o años de sobrepesca podrían ser causas “mucho más plausibles” que los cormoranes para explicar el declive de las poblaciones de salmónidos asturianos.

La organización hace hincapié en el hecho de que el cormorán grande no es una especie cinegética y su caza no está autorizada.
Además, apela a la directiva de Aves y la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad de 2007 que sólo contemplan excepciones para permitir controles letales, si no existe otra solución satisfactoria y solo si se demuestra que es esta especie está causando “perjuicios graves”. EFE

pcc/gv




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com