BIODIVERSIDAD AMENAZAS

SEO/BirdLife activa la campaña para salvar aguiluchos de las cosechadoras

  • Para evitar este fatal desenlace, voluntarios de SEO/BirdLife trabajan cada temporada en colaboración con agricultores

  • Juntos logran proteger hasta un 70 % de los pollos de una especie de gran utilidad en el campo en el control de plagas que afectan alas cosechas

SEO/BirdLife activa la campaña para salvar aguiluchos de las cosechadoras Imagen cedida por SEO/BirdLife

Los aguiluchos cenizo y pálido tienen la particularidad de anidar en los campos de cereal, mientras que su pariente cercano, el aguilucho lagunero, alterna entre la vegetación palustre y los sembrados. Pero lo que parece una nidada sin aparentes problemas encierra un grave peligro cuando las cosechadoras encuentran a su paso nidos con pollos pequeños, con volantones o con huevos, que sucumben bajo la maquinaria.

El grupo local SEO-Salamanca fue el primero en lanzar la Campaña Aguilucho en 2009, a la que se sumó SEO-Segovia en 2012 y el pasado año el grupo local SEO-Sierra Norte de Madrid.

Desde el mes de abril y hasta principios de agosto, los voluntarios tratan de proteger los nidos de estas tres rapaces incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Según datos de SEO-Segovia, en 2015 solamente el 17 por ciento de los nidos hubieran salido adelante si no se hubiera intervenido, “un dato que hace pensar en la escasa viabilidad de la especie a medio plazo en el ecosistema agrícola”, explica su portavoz, Ignacio Domínguez.

Pactar con el agricultor

El primer paso es encontrar los nidos, concretar su ubicación mediante GPS y contactar con el propietario de las tierras o el agricultor que las trabaja para explicarle el proyecto y pedirle permiso para proteger los nidos, a los que se accede lo mínimo posible.

Se tienen en cuenta variables como el tipo de cultivo -la cebada, por ejemplo, se cosecha antes- y la edad aproximada de los pollos, algo que los voluntarios calculan a partir de las fotografías tomadas del nido.

Si los pollos van a volar antes de cosechar, únicamente se marcan o anillan con los permisos y autorizaciones correspondientes.

Retrasar la cosecha

La cuestión se complica si las crías siguen en el nido cuando arranca la siega, por lo que la mejor medida sería el retraso de la cosecha, pero dado que la organización ambiental no puede asumir el pago de una compensación económica por el retraso en la siega, lo habitual es que los voluntarios de SEO/BirdLife acuerden con el propietario asegurar el nido con una cerca y dejar un rodal del terreno, de unos cinco metros cuadrados, sin segar.

De esta manera, los pollos quedan en el interior del cercado y no mueren bajo las cosechadoras, mientras que el agricultor es compensado con unos 20 euros por ese espacio perdido de la cosecha.

El cercado

Por otro lado, la colocación del cercado se retrasa lo máximo posible para retardar la localización del nido por desaprensivos.

Según Miguel Blanco, de SEO-Salamanca, “aunque esto da resultados aceptables, sería mucho más eficaz retrasar la cosecha o dejar media hectárea alrededor del nido sin cosechar, que no requeriría ninguna infraestructura, pero ese coste debería ser asumido por la administración competente”.

La experiencia de estos años ha mostrado a los voluntarios de SEO/BirdLife que, incluso con un cercado, las puestas pueden echarse a perder por las molestias ocasionadas a las hembras.

Por eso, y en casos excepcionales, se valora la retirada de huevos o pollos del medio natural por la inviabilidad de que salgan adelante y, con la autorización administrativa correspondiente, se trasladan a un centro de recuperación, donde permanecen hasta los 18-21 días, edad a la que ya regulan su temperatura.

Después, se alojan en hacking, espacios de cría campestre controlada en semilibertad que les permiten adaptarse al medio, aprender a buscar el alimento y a desenvolverse por sí mismos de manera paulatina, para posteriormente ser liberarlos en la naturaleza.

Educación ambiental

Los tres grupos locales de SEO/BirdLife mantienen un diálogo permanente con los agricultores, a quienes les explican la importancia ecológica de estas tres especies para el control de plagas de topillos, ratones y langostas.

Además, todos ellos realizan una amplia campaña de educación ambiental que incluye conferencias en colegios, talleres, excursiones o creación de materiales didácticos

Política agrícola

SEO/BirdLife señala que el calendario oficial de cosechas no respeta el proceso reproductor de estas rapaces del ecosistema cerealista, y la nueva Política Agraria Común (PAC) no establece una ecocondicionalidad para cosechar, recoger la paja y labrar los rastrojos y así compatibilizar la actividad agrícola con la conservación de los aguiluchos, consideradas especies prioritarias por la normativa europea.

Es cierto que en los últimos años se han puesto en marcha medidas agroambientales que promueven, entre otras cosas, el retraso de la cosecha para permitir una mayor supervivencia de pollos, mayoritariamente en las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Sin embargo, el nivel de acogida por parte de los agricultores sigue siendo bajo y su dotación económica sólo se circunscribe a ciertas zonas de cultivo, dejando desprotegida una gran superficie agraria.

Según Inés Jordana, del área de Políticas de SEO/BirdLife, “es urgente promover un modelo agrario más sostenible y resiliente al cambio climático, que compatibilice la rentabilidad económica de las explotaciones con la conservación de los ecosistemas. Mientras trabajamos en la próxima reforma de la PAC, se deben aprovechar las oportunidades que ofrecen los Programas de Desarrollo Rural de las comunidades autónomas”.

 




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid