CANARIAS BIODIVERSIDAD

La Selva de laurisilvas de Doramas recupera el 5 % de la superficie histórica

plantas EFE/Cristóbal García

La reintroducción de la paloma rabiche junto al programa de reforestación han permitido que el Bosque de Doramas, en el norte de la isla de Gran Canaria, recupere un 5 % de la extensión que llegó a tener hace cinco siglos, según relatan las crónicas históricas de la Conquista.

“El monteverde o laurisilva es el bosque más escaso que queda en Gran Canaria”, ha recordado Francisco Sosa, director del Parque Rural de Doramas, durante la presentación de los datos obtenidos en este proyecto, y ha señalado que a mediados del siglo XX tan solo sobrevivía un 1 % de la exuberante masa forestal a la que los cronistas se referían como la “Selva de Doramas”.

Desde que se puso en marcha en 2018 el programa postLife+ Rabiche , tras terminar el programa de reintroducción de esa especie de paloma el año anterior, se han plantado un total de 26.148 plantas diferentes en 30 hectáreas del norte de Gran Canaria.

Paloma rabiche, entre las pequeñas aves que colonizaron las islas del Atlántico.

Paloma rabiche, una de las pequeñas aves que colonizaron las islas del Atlántico. EFE/Ángel Medina G.

En total, desde el año 2013 esta zona se ha repoblado con unas 250.000 plantas aproximadamente.

Ha crecido un 5 por ciento

En la actualidad, la superficie de la Selva de Doramas ha subido al 5 % del total del bosque histórico, tal y como ha explicado Sosa, para también asegurar que “si se consigue que vuelva a tener, al menos, entre un 30 y un 40 % de lo que fue, Gran Canaria tendrá un tampón ante el cambio climático”.

Fayas, barbuzanos, viñátigos y madroños son algunas de las especies que han sido plantadas para recuperar esta zona boscosa de la isla redonda, ha señalado  el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, quien también ha señalado la importancia de recuperar este bosque terciario de hace más de 20 millones de años.

Las plantas que componen la laurisilva son “mucho más resistentes al fuego”, ha dicho para insistir en su valor, sobre todo “en estos tiempos de cambio climático y de búsqueda de fórmulas para que la incidencia del mismo sea la menor posible en nuestro territorio”.

laurisilva, EFE/Cristóbal García

Morales ha celebrado que la reforestación de esta zona haya promovido también la recuperación de la superficie que la rodea, un hecho provocado por el viento y por la propia fauna que habita en el bosque.

La Selva de Doramas es “de gran valor ambiental”, además de ser el bosque “de mayor biodiversidad de toda Canarias, porque es la que cuenta con más especies por kilómetro cuadrado”, ha remarcado el director del Parque Rural, que se distribuye entre los municipios de Arucas, Firgas, Moya, Santa María de Guía, Teror y Valleseco.

El proyecto Life+ Rabiche comenzó hace siete años y contemplaba la reintroducción de la paloma rabiche en Gran Canaria -de donde había desaparecido hace casi un siglo- junto a la repoblación de su hábitat natural, la laurisilva que poblaba el norte de la isla y que, sin embargo, fue mermando durante el siglo pasado hasta casi desaparecer.

Esta fase posterior al programa Life+ Rabiche ha estado financiada de forma exclusiva por el Cabildo de Gran Canaria, con un cantidad que asciende hasta casi 315.000 euros, aunque también ha contado con la participación de iniciativas privadas.

“El 95 % de los espacios de esta isla susceptibles de ser reforestados están en manos privadas, por lo que hay que generar formación e información y complicidades”, ha explicado el presidente de la corporación insular.

A su juicio, el Bosque de Doramas es “una joya extraordinaria de la que podemos presumir”, pero también es “una responsabilidad enorme”, dado su valor ambiental para Gran Canaria y para el archipiélago. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com