DÍA AVES MIGRATORIAS

Seis “maratonianas del aire” y sus récords de trayectos sin fronteras

Una bandada de grullas (Grus grus) sobrevuela la estepa húngara de Hortobagy, donde se encuentra el parque natural que atrae al mayor número de grullas migratorias en Europa, a 200 km al este de Budapest, en una foto de archivo. Una bandada de grullas comunes sobrevuela la estepa húngara de Hortobagy. EFE/Zsolt Czegledi.

La odisea aérea del charrán ártico de  norte a sur entre los Polos, el vuelo sin parada de la aguja colipinta durante 14.800 kilómetros o el éxodo nocturno del diminuto mosquitero papialbo son ejemplos de la capacidad de orientación y resistencia de las aves migratorias cuya efeméride se celebra este sábado.

Aunque el fenómeno de la migración “sigue siendo un misterio en gran parte”, sí están confirmadas las “maratonianas travesías” de  estas viajeras incansables, según el técnico del proyecto Followers de voluntariado ambiental de SEO/BirdLife  Alberto Remacha, tras repasar algunas de sus rutas y hábitos más insólitos con motivo del Día Mundial de las Aves.

Charrán ártico

Esta ave marina viaja cada año “desde Polo norte al Polo sur” en una singladura de unos “20.000 kilómetros de ida y otros 20.000 kilómetros de vuelta” entre sus áreas de reproducción en el Ártico y las zonas de invernada en la región antártica, ha explicado Remacha.

El charrán ártico sólo se puede observar en las costas

aves

Un charrán en vuelo. EFE/Club Náutico de Gran Canaria

atlánticas peninsulares durante sus pasos migratorios, “que describen un ocho” sobre el océano Atlántico “aprovechando las corrientes cerca de las costas“, lo que la convierte en el ave que “mayor distancia recorre anualmente” durante su migración.

Aguja colipinta

La mayor migración de un ave terrestre sin parada” la lleva a cabo durante “14.800 kilómetros sobre el Océano Pacífico” este limícola costero, que realiza un “épico” vuelo ininterrumpido durante “siete días y siete noches“, su mejor tiempo en el trayecto entre Alaska y Nueva Zelanda, ha señalado el experto.

Mosquitero papialbo

En el caso de este pequeño insectívoro, su ventaja reside en que “puede cruzar el Mediterráneo por cualquier punto“, al contrario que las aves más grandes “como las rapaces“, que “en su gran mayoría utilizan el Estrecho de Gibraltar” porque su envergadura no les permite volar grandes distancias sobre el mar.

aves

Ejemplar de mosquitero anillado en Noruega y localizado frente a la costa murciana por ANSE, ong que ha cedido la foto. EFE

Según Remacha, estas aves, al igual que otros paseriformes “migran de noche“, al orientarse “con el campo magnético terrestre y las estrellas“, haciendo gala de una capacidad de orientación “que la gente desconoce” y que permite a un mosquitero “de 6 gramos de peso“, comenzar su viaje por la noche “en Cataluña y amanecer en Argelia“.

Halcón de Eleonora

Un ejemplo claro de rapaz que aprovecha los pasos migratorios de sus presas para criar” es el halcón de Eleonora, que anida en las Islas Baleares y ha adaptado su ciclo reproductivo a la migración de los pequeños paseriformes que cruzan el mar.

aves

Halcón de Eleonora en vuelo. Foto SEO/BIRDLIFE

El coordinador de SEO/Birdlife ha explicado que este ingenioso cazador “ha retrasado la cría hasta finales de verano” para que cuando llegue el otoño y “todas las aves estén migrando“, los padres puedan dedicarse a asaltar los “bandos de paseriformes pequeñas” que van cruzando para alimentar a sus pollos.

Como a esta ave se le acumulan las presas “al tener mucho alimento disponible”, se ha comprobado que tras cazarlas “las deja mutiladas y las almacena en un lugar oculto para consumirlas más adelante“.

Vencejo

Un ave “urbanita” totalmente adaptada al medio aéreo, ya que “duerme volando, come volando y hasta copula en el aire“, salvo para alimentar a los polluelos, ha señalado.

Desde que sale del nido en un tejado de Madrid hasta la siguiente primavera, “no se posará“, un estilo de vida que requiere de unas condiciones meteorológicas “óptimas“, sobre todo “si te alimentas de insectos“, razón por la cual “son de las últimas migratorias en llegar y las últimas en irse“.

pareja de grullas en Cabañeros.

Una pareja de grullas en Cabañeros. EFE/Beldad

Grulla común

Una de las migraciones más “clásicas y multitudinarias” es la de la grulla común, ya que solo España

recibe cada invierno 400.000 ejemplares, ha recordado Remacha, un “destacado contingente” del total de grullas europeas que viene atraído por “las bellotas de las dehesas extremeñas y el grano de los cultivos de la laguna de Gallocanta“. EFEverde

 

 

Aves migratorias de record @deunvistazo en @efeverde

Aves migratorias de record @deunvistazo en @efeverde




Secciones: