AVES

Seis buitres negros se aclimatan para reintroducir especie en Sierra Demanda

  • Todos los buitres proceden del hospital de Fauna Salvaje de GREFA en Majadahonda (Madrid)

Seis buitres negros se aclimatan para reintroducir especie en Sierra Demanda Un buitre negro en vuelo. Foto: GREFA.

Huerta de Arriba (Burgos), 6 oct (EFE).- Seis buitres negros se aclimatan para sumarse a los cuatro que llegaron en septiembre y la cría que llegó en agosto y completar la colonia que será el embrión para reintroducir a esta especie en la sierra de la Demanda, donde se extinguió en los 60 por la caza y su envenenamiento masivo.

Así lo ha detallado hoy a los medios de comunicación la bióloga Lorena Juste, coordinadora del proyecto Monachus de reintroducción del buitre negro en el Sistema Ibérico, puesto en marcha por el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA).

Todos los buitres proceden del hospital de Fauna Salvaje de GREFA en Majadahonda (Madrid), al que habían llegado por estar heridos o ser víctimas de enfermedades o envenenamientos, aunque todos ellos se han recuperado satisfactoriamente y están listos para iniciar su aclimatación.

Hasta su puesta en libertad, los once ejemplares permanecerán en un recinto especial habilitado en la localidad de Huerta de Arriba (Burgos) bajo la supervisión de la bióloga, que ha estado asentada en la zona desde noviembre de 2015.

Juste ha explicado que se trata de un entorno “muy adecuado para la nidificación”, situado en un lugar adecuado para que las aves se puedan expandir a otros territorios de la sierra de la Demanda de Burgos y La Rioja.

Además, es un territorio con alimentación abundante, al tratarse de una reserva de caza en la que, además, sigue proliferando la ganadería extensiva.
El objetivo del grupo conservacionista es completar la presencia del buitre negro en la península ibérica, donde había limitado su presencia al cuadrante sur occidental.

El primer paso se dio en 2007 con la introducción en la cordillera Pirenaica, de donde esta especie había desaparecido hace más de un siglo y ahora hay una colonia de cincuenta ejemplares “en fase de consolidación”.

Para garantizar que los animales se queden en la zona una vez consigan la libertad, se han habilitado en el entorno varios puntos de alimentación, uno de ellos en el propio recinto de la jaula.
El objetivo es que los buitres asimilen que existe alimentación en el territorio y tomen contacto con ejemplares de otras especies carroñeras de la zona.

Una vez anillados, los buitres negros serán puestos en libertad y controlados mediante un sistema de seguimiento por GPS vía satélite para poder localizarlos en todo momento y saber si han sufrido algún problema, sobre todo por envenenamientos, “que cada vez son menos pero siguen siendo la principal amenaza de los buitres”, ha referido Juste.

La bióloga del GREFA ha detallado que el proyecto, financiado por el Ministerio de Medio Ambiente, la Junta de Castilla y León y la Fundación Patrimonio Natural, servirá también para trabajar en la recuperación de otra especie desaparecida desde los años 50 en la provincia de Burgos, como es el quebrantahuesos, y para ayudar a la conservación del alimoche.EFE
1010207
psb/mr




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies