CAMBIO CLIMÁTICO

Estudio realizado en Segovia demuestra cómo compensar las emisiones mediante usos de la tierra

Estudio realizado en Segovia demuestra cómo compensar las emisiones mediante usos de la tierra Imagen de archivo de la A-6. EFE/J.C.HIDALGO.

Un estudio realizado en la provincia de Segovia por la Universidad Nacional de Eduación a Distancia (UNED) y publicado en la revista Science of the Total Environment, plantea compensar localmente las emisiones de carbono producido por el tráfico de vehículos mediante actuaciones sobre los usos de la tierra.

El transporte representa el 24 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en España, pero el 95 % de estas corresponde al transporte por carretera, según datos del Mapama, y muchas investigaciones se plantean cómo mitigar esta situación.

Además, toda actuación para buscar soluciones a las emisiones de GEI producidas por el transporte por carretera, un problema en claro crecimiento tras unos años de parón por la crisis económica, tiene a muchos estudiosos pendientes de nuevas investigaciones.

Estudio realizado en la provincia de Segovia

El artículo publicado en la revista Science of the Total Environment es parte de la tesis doctoral del ingeniero técnico forestal en Explotaciones Forestales y licenciado en Ciencias Ambientales, Álvaro Enríquez de Salamanca Sánchez-Cámara, en el que plantea la “Consideración del cambio climático en la evaluación de impacto ambiental de infraestructuras lineales de transporte”, tras un estudio realizado en Segovia.

La investigación se cuestiona dos aspectos, el primero: “¿Es posible compensar localmente las emisiones de GEI de una red de carreteras a través de actividades relativas al uso del suelo, el cambio de uso del suelo y la selvicultura (LULUCF, por sus siglas en inglés “land use, land use change and foresty”)”.

El segundo: ¿Cómo abordar los costes y cómo se podrían financiar?.

Para realizar el estudio, se escogió Segovia, por ser una provincia típica española, cercana a la capital, con tráfico alto en relación a la población local -al pasar dos de las principales autovías (A-1 y A-6)-,  y ser muy representativa del centro peninsular.

La compensación de las emisiones de este tráfico, sostiene Enríquez de Salamanca, se lograría por medio de cuatro actividades: agricultura de conservación para captar más carbono, sistemas agroforestales, reforestación y plantación de setos.

Usos de la tierra

La reforestación pura en zonas abandonadas o que no tienen rentabilidad, es una de las actividades que facilitarían la captación de carbono, ha explicado a Efe el director de la tesis el doctor Rubén Díaz Sierra.

Por otro lado, ha manifestado, volver a la siembra de setos entre fincas, en  vez de simples vallas,  y con las especies más adecuadas como pino resinero, encina, melojo, fresno, entre otras, ayudaría en la captación de carbono.

Además, ha añadido, la combinación de pastos o cultivos con una cubierta arbolada clara, las tradicionales dehesas españolas.

En relación a la agricultura de conservación, el estudio sostiene que el laboreo de terrenos lleva una pérdida de carbono orgánico del suelo (SOC, soil organic carbón, por sus siglas en inglés), mientras que las prácticas de no laboreo y mantener los residuos de cultivo en el suelo como la paja, ayudan al incremento de la conservación del SOC.

Costes y compensaciones

Todo esto, que tendría un coste para el agricultor, se podría compensar por medio de las ayudas para captura de carbono, las de la Política Agraria Cómún (PAC), o estatales, ha explicado Díaz Sierra.

Los cálculos realizados por el también consultor medioambiental Enríquez de Salamanca, señalan que con estas prácticas de uso de la tierra, se lograría el doble de captación de carbono del que se calcula que emitiría el tráfico.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta el ámbito de tiempo, y en ”el caso del secuestro de carbono por medio de vegetación no es un proceso inmediato” y depende del crecimiento de las plantas y los árboles. La estimación realizada se considera en 35 años, entre 2015 y 2050, según Enríquez de Salamanca.

Cálculo de emisiones

El cálculo de emisiones por el transporte se ha realizado a partir de los datos de tráfico de 2014 de las redes de carreteras del Estado y de la Junta de Castilla y León, con una previsión de tráfico de 2015 a 2050.

Además se ha tomado en cuenta factores como la composición de los vehículos, y por medio de un sistema de información geográfica se ha aplicado a cada sección de carretera los parámetros que han facilitado el cálculo de emisiones.

Todos estos datos han facilitado la evaluación de la viabilidad técnica y financiera de la compensación y las posibilidades de financiación.

Pero como dice el principio medioambiental “quien contamina paga”.

Por ello, Enríquez de Salamanca plantea en su investigación, un impuesto a los  carburantes de los vehículos, que según los cálculos serían altos.

Sin embargo, dice que si se toma en cuenta la mejora de la biodiversidad y la posible creación de puestos de trabajo para el desarrollo rural, los beneficios climáticos, ecológicos, sociales y paisajísticos serán más sostenibles.

“El principal desafío es la financiación, que depende en gran medida de la voluntad política y la conciencia de los ciudadanos”, concluye.

La investigación ha sido codirigida por la doctora Rosa María Martín Aranda. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies