NATURALEZA BOSQUES

El sector forestal pretende concienciar sobre su “agonía” en su primer congreso

Un rebaño de ovejas en un monte de Ávila. EFE/ David Aguilar

Llevar a cabo una toma de conciencia desde el punto de vista político, social y profesional sobre la “agonía” del sector forestal privado, así como empezar a sentar la bases para revertir esta situación, serán algunas de las cuestiones que se aborden durante el I Congreso Nacional de la Propiedad Privada Forestal en España.

El congreso está previsto que se celebre en otoño de 2021 tras suspenderse este año por la pandemia, aunque la fecha es todavía incierta”, asegura a Efe la gerente de la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (Fafcyle), Olga González.

Según Fafcyle “existen entre dos millones y medio y tres millones de propietarios de terrenos forestales en España”, por lo que “uno de cada 15 españoles es propietario forestal”, lo que “debería suponer que el futuro de los montes privados sea una cuestión relevante para nuestra sociedad”.

Además, “existen muchas trabas administrativas, fiscalidades que podrían cambiar a favor de los que gestionan la tierra de manera sostenible y, por supuesto, es muy deficiente el montante de ayudas públicas, ya que sólo el 3 % de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) llegan al sector forestal”, sostiene la gerente de Fafcyle.

Mientras se concreta la fecha de celebración del I Congreso Nacional de la Propiedad Privada Forestal, que acogerá la ciudad de Valladolid, el próximo jueves 26 tendrá lugar una jornada virtual en la que “queremos contar con el mayor número de selvicultores y profesionales del sector forestal” porque “todas las opiniones y enfoques son muy importantes para dotar de contenido al congreso de este sector en nuestro país”.

Ámbito del congreso internacional

“Queremos que el ámbito del congreso sea internacional, por lo que están previstas ponencias sobre la situación de la propiedad forestal en el marco regional, nacional y europeo”, y la presentación de un análisis de las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) del sector, explica González.

Además, durante tres días se tratará la situación legal de las fincas forestales, sus problemas y herramientas para movilizar la actividad en el territorio y “veremos cómo se está trabajando en algunos países de referencia como Francia o Alemania”, según esta experta.

También se tratarán “todas las iniciativas de agrupaciones de propietarios, asociacionismo y gestión conjunta del territorio y destacaremos algunos casos de éxito en Galicia, Navarra o Segovia”, por ejemplo, así como “algunas iniciativas de producción y comercialización de productos vinculados al sector forestal”.

Valor social del monte

Todo ello sin olvidar “el valor social del monte y la necesidad de comunicar a la sociedad su importancia en nuestra supervivencia, con un espacio en el que se traten “planes, estrategias y políticas para un nuevo marco en el territorio forestal”.

El problema, declara, es el abandono del monte por su baja rentabilidad y lo repartido que está, con una media de una hectárea por propietario.

La dispersión a las ciudades, afirma, ha supuesto la desconexión con la tierra, una situación que “hay que revertir” y, por tanto, “uno de nuestros objetivos es llegar a los propietarios para que tomen conciencia de lo que nos estamos jugando”.

Foro de discusión social y científico

Asimismo, “queremos que el congreso sea un foro de discusión profesional y científico, con la participación de forestales, industriales, investigadores, docentes y letrados”, sin dejar de lado “el papel relevante que podrían desarrollar las administraciones”.

Incendios forestales, daños en la fauna silvestre, mayor exposición a virus o pandemias como la actual, la “agonía” lenta del mundo rural y la concentración en grandes urbes, así como la pérdida de masa forestal constituyen, según González, los riegos derivados del abandono del monte.

El monte “no es rentable a corto plazo” 

Un monte, lamenta, que “no es rentable a corto plazo ni motivo de una demanda social ni está en la agenda política, y además, “no hay visión estratégica a largo plazo”.

Pese a ello, “invertir en el sector forestal no es una opción, ya llegamos tarde y las consecuencias las sufrirán las generaciones que vienen detrás”, advierte Olga González. EFEverde 

 




Secciones: