Sebastiao Salgado: Salí a buscar el planeta y me encontré a mí mismo

Sebastiao Salgado: Salí a buscar el planeta y me encontré a mí mismo

Madrid (EFEverde).- Las bellas e impactantes imágenes de Sebastiao Salgado transportan al espectador muy lejos, hasta los enormes icebergs del Antártico o las comunidades selváticas de Sumatra, pero lo mejor para el fotógrafo brasileño fue que salió con su cámara "a buscar el planeta" y se encontró a sí mismo.

Sebastiao Salgado (Aimorés, Brasil, 1944), de visita en España para presentar “Génesis”, exposición que permanecerá en CaixaForum Madrid hasta el próximo 4 de mayo, recuerda, en una entrevista con la Agencia Efe, que llegó a la naturaleza ante su hartazgo de la fotografía social, tras unas experiencias “complicadas” con los seres humanos “y la violencia” con la que pueden actuar.

Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1998, el brasileño dejó algunas de las grandes agencias de fotografías, como Gamma o Magnum, para crear en 1994 su propia agencia, Amazonas Images, y seguir en una profesión que, asegura, le ha dado “todo” lo que es hoy.

Desastres y deterioro ambiental

 Fotografía cedida por la editorial Taschen de la garra de una iguana captada en las Islas Galápagos, una de las imágenes que forman parte de "Génesis", el último gran proyecto del fotógrafo Sebastiao Salgado

Fotografía cedida por la editorial Taschen de la garra de una iguana captada en las Islas Galápagos, una de las imágenes que forman parte de “Génesis”, el último gran proyecto del fotógrafo Sebastiao Salgado.

De su trabajo en “Éxodos” (2000), un tributo a la emigración masiva provocada por la hambruna, los desastres naturales y el deterioro medioambiental causado por el hombre, reconoce que salió “sin grandes esperanzas” sobre el futuro del planeta, una situación que le llevó a dejar de fotografiar.

La cesión por parte de sus padres de una finca familiar en Brasil a mediados de los 90 fue “clave” para su vuelta a la fotografía, al aceptar “el desafío” de recuperar la frondosa vegetación que él recordaba existía en ese lugar en su infancia y que, en ese momento, había desaparecido.

Tras plantar entre él y su esposa y compañera de vida, Lélia Wanick Salgado, más de dos millones de árboles, comprobaron “asombrados” el retorno de las aguas a la hacienda y también de la abundante fauna que antes la poblaba, un valle “tan grande como Portugal”, la cual es hoy “la recuperación ambiental más grande hecha en Brasil”.

La llamada de la naturaleza y la Leica al hombro

Trabajando en este proyecto, reconoce que sintió “la llamada de la naturaleza”, a la que atendió con su cámara Leica al hombro y en la que -dice- salió “a buscar el planeta” y se encontró a sí mismo.

“El viaje interior ha sido mucho mayor que el durísimo viaje exterior” que ha tenido que hacer durante los ocho largos años en los que se ha prolongado su proyecto “Génesis”, según reconoce el emblemático fotógrafo, quien asegura que, durante un periplo como el que él ha realizado, en compañía de su esposa y de un guía de montaña, “uno descubre que somos naturaleza propiamente dicha”.

Así, Salgado asegura que él es “tan naturaleza como un árbol” o una iguana a la que fotografió en uno de sus viajes, conclusión a la que llegó tras ver, a través de la óptica de su cámara, su pata: “Pensé que era mi prima; hemos venido de la misma célula, aunque hemos evolucionado de forma distinta”.

“Nos olvidamos de ser, porque todos estos años nos han contado la gran mentira de que el ser humano es el único racional”, denuncia el fotógrafo, quien asegura que en estos ocho años ha descubierto que todas las especies son “profundamente racionales dentro de su especie”.

La grandeza de la naturaleza en sus imágenes

Ante las 245 fotografías de gran formato en blanco y negro de “Génesis”, el espectador se siente muy pequeño y desvalido en medio de los infinitos desiertos saharianos, los inmensos glaciares de Alaska o los abundantes ríos amazónicos, rincones totalmente vírgenes del planeta.

También pierde sentido la aparente opulencia del mundo desarrollado ante la visión de formas de vida indígenas aún inalteradas, como las de la etnia “korowai” de Papúa Occidental o las comunidades selváticas de los “mentawai” en las islas de Sumatra.

“Espero que quien las vea piense que hay cosas mucho más importantes que pensar sólo en nosotros, en nuestra supervivencia o en nuestra cuenta corriente del banco”, afirma Salgado.

Fotografía cedida por la editorial Taschen de un indígena de la tribu de los Mentawai, en la isla del mismo nombre, en Sumatra occidental; una de las imágenes que forman parte de "Génesis", de Salgado.

Fotografía cedida por la editorial Taschen de un indígena de la tribu de los Mentawai, en la isla del mismo nombre, en Sumatra occidental; una de las imágenes que forman parte de “Génesis”, de Salgado. EFE

   Aprendizaje de las comunidades indígenas

 

De los treinta y dos territorios visitados durante ocho años asegura que una de las  experiencias que más le impactó fue su estancia, durante dos meses, con un grupo de  trashumantes “nenets” y sus manadas de renos en Siberia, a los que quiso  recompensar al despedirse de ellos por su gentileza con un regalo y no se lo aceptaron.

“Ellos transportan todas sus pertenencias en sus carros tirados por renos y no  quieren más cosas que las esenciales para vivir”, subraya Salgado, quien afirma que l  as personas que se ha encontrado en este periplo “viven mucho más felices que  nosotros sin nada material, porque viven por y para la naturaleza, en comunión con  ella, con sus hijos y con los animales que les rodean”.

   España, de país frondoso a un gran desierto

De España, el fotógrafo recuerda que en la Edad Media era un país frondoso, cubierto de flores, “y hoy es un gran desierto, con problemas de agua y polución”, lo que le lleva a pensar que en todo el mundo el ser humano tiene “la obligación” de echar la vista atrás y construir “todo lo que ha destruido”, si quiere seguir conservando ese “maravilloso planeta que está ahí fuera”.

Sebastiao Salgado reconoce que a veces sí que ha tenido la tentación de quedarse en alguno de estos lugares, a los que llegó a pie, en avioneta, en buque, en canoa o incluso en globo aerostático, pero él tiene -dice- su propia “tribu”, su esposa y sus hijos, a la que debe regresar, y con la que trata de vivir en comunión con una naturaleza a la que en estos años ha aprendido a amar y respetar. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies