ÁFRICA TRAVESÍA

Los Sampson: De Málaga a Ciudad del Cabo en una caravana impulsada por aceite de cocina

    • “Necesitamos ayuda de los españoles para encontrar hoteles y restaurantes que nos den su aceite vegetal sucio”, dice Sampson, que teme que su “ignorancia” del idioma español le haga difícil reunir los mil litros de aceite que su camión precisa para la primera fase del viaje.
    • Su mujer destaca la calidez con la que han sido recibidos a lo largo de su camino en el continente, donde nunca les ha faltado ayuda cuando se han quedado tirados y numerosos negocios les han ayudado con donaciones o reparaciones gratis
Los Sampson: De Málaga a Ciudad del Cabo en una caravana impulsada por aceite de cocina Foto facilitada por la familia Sampson de su caravana que funciona con aceite usado. EFE

Efeverde.- Viajar de Málaga a Ciudad del Cabo con un camión-caravana impulsado por aceite de cocina será el año que viene la nueva aventura de los Sampson, una familia sudafricana que ya ha completado esta aventura en sentido inverso por la costa occidental africana con los restos de preparar fritanga

“Nos costó dos años recorrer toda la costa africana desde Ciudad del Cabo hasta llegar a Tánger, desde donde cruzamos en agosto a España”, cuenta a Efe Sam Sampson, que junto con su marido, Mark, y sus dos hijos dejaron aparcado el vehículo en la Costa del Sol, desde donde emprenderán en abril la ruta hacia el sur.

Como ya les ocurrió en una andadura hacia Europa marcada por la crisis del ébola en varios países de su trayecto, surtirse de los miles de litros de aceite de cocina usado que necesitan para llegar a su destino es uno de sus principales retos.

Buscan aceite usado

“Necesitamos ayuda de los españoles para encontrar hoteles y restaurantes que nos den su aceite vegetal sucio”, dice Sampson, que teme que su “ignorancia” del idioma español le haga difícil reunir los mil litros de aceite que su camión precisa para la primera fase del viaje.

Después de volar hasta Málaga, los Sampson planean recolectar esta cantidad de aceite y conducir con ella por el sur de Europa hasta llegar a Grecia o Turquía, desde donde piensan desplazarse en barco a Egipto y seguir hacia abajo siguiendo el océano Índico.

“Africa Clockwise”

“A veces hemos tardado cinco o seis semanas en reunir en alguna ciudad el aceite suficiente para seguir”, explican los Sampson, que han bautizado su iniciativa Africa Clockwise (que significa en inglés “en el sentido de las agujas del reloj”) y recuerdan las dificultades que tuvieron para conseguir su combustible en Nigeria.

Al contrario que en países vecinos como Camerún o Gabón tuvieron muchos problemas para encontrar grandes establecimientos que les proporcionaran aceite usado, ya que los nigerianos “no comen patatas fritas” y prefieren comida tradicional que normalmente se cocina hervida.

“Finalmente dimos con una cadena de comida rápida llamada ‘Fiesta Fries’. Pensábamos que habíamos encontrado la solución, pero el responsable nos dijo que poco después de abrir habían tenido que vender las freidoras porque la gente seguía optando por la comida de siempre”.

El entuerto se deshizo gracias a una planta de producción de aceite de palma, que les dio grandes cantidades de aceite limpio que fueron cambiando por aceite usado en la calle en pequeños puestos de comida.

Fotografía facilitada por la familia Sampson, de un grupo de niños que saludan a su caravana, a su paso por Angola. EFE

Fotografía facilitada por la familia Sampson, de un grupo de niños que saludan a su caravana, a su paso por Angola. EFE

Caravana ecológica

Este modo de abastecerse les sirvió también para ayudar a la gente con la que hacían los canjes a renovar su aceite, usado a menudo durante semanas y muy perjudicial para el organismo.

Con ayuda de las embajadas sudafricanas, los Sampson organizan por donde pasan visitas a su viejo Mercedes 911 reconvertido por Mark y un mecánico amigo de Ciudad del Cabo en una caravana ecológica en la que viven, gracias a placas solares y al motor que funciona con aceite usado, sin electricidad ni gasóleo.

“Es una forma excelente de mostrar a los jóvenes que se puede responder con creatividad los problemas de escasez de recursos que tienen, que muy probablemente serán aún más grandes en el futuro”.

La conversión del motor de gasóleo en uno que funcione a base de aceite vegetal usado requiere la instalación de un depósito adicional para el aceite, ya que el vehículo sigue necesitando gasóleo para arrancar el motor, y de un sistema que permita alternar el flujo de los dos depósitos.

Para que el aceite de cocina sea lo suficientemente líquido y llegue bien a los inyectores debe ser calentado a una temperatura de alrededor de 60 grados, para lo que se recurre a un intercambiador que transfiera, sin mezclar las dos sustancias, el calor del agua del radiador al aceite.

Mantenimiento y limpieza

Después de cada uso hay que aclarar el aceite vegetal que queda en el motor, para que no se solidifique una vez se haya enfriado. Este tipo de motor requiere además una labor constante de mantenimiento, de limpieza de tubos y filtros, señala Mark Sampson.

Su mujer destaca la calidez con la que han sido recibidos a lo largo de su camino en el continente, donde nunca les ha faltado ayuda cuando se han quedado tirados y numerosos negocios les han ayudado con donaciones o reparaciones gratis. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies