NATURALEZA TRADICIONES

Medio siglo entre carbón, corcho y leña viendo cómo se extinguen los oficios

Con 72 años y trabajando desde los 7, José Cenizo ha vivido siempre entre el carbón, el corcho y la leña y ha comprobado a lo largo de las décadas el progresivo abandono del monte y cómo se extinguen algunos oficios ancestrales.

Pero ni se arrepiente de nada ni añora tiempos pasados ni piensa que las formas de vida hayan cambiado para peor y a pesar de las heridas y de las múltiples cicatrices de su cuerpo, Pepe “El Cenizo” sólo tiene agradecimientos para su familia, para sus amigos, sus vecinos y para las administraciones.

“Yo he vivido feliz; esta es mi vida y nunca me he arrepentido de nada”, dice a Efeverde en el Parque Natural de los Alcornocales (Cádiz) mientras asiste al tradicional descorche en una de las fincas que le han adjudicado.

“El Cenizo” supervisa, convertido ahora en empresario, cómo las cuadrillas realizan la “saca” del corcho en uno de los parajes más abruptos del Parque, un lugar donde sólo las mulas son capaces de entrar para cargar una materia prima, el corcho, que se ha revalorizado. (GALERÍA FOTOGRÁFICA) 

Carbón en invierno; corcho en verano

El descorche de los alcornocales ha determinado en gran medida las tradiciones de numerosos municipios gaditanos y malagueños, ha contribuido al buen estado

Descorche en el Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz). Foto: JJ Guillén (EFE)

José Cenizo.  Foto: JJ Guillén (EFE)

de conservación que presenta en la actualidad este espacio natural y ha propiciado que la riqueza biológica se mantenga en estándares muy elevados.

Él disfruta cada día trabajando o paseando por esos montes y recuerda cómo en la misma finca donde ahora descorchan sus cuadrillas vivían a mediados del siglo XX hasta diez familias, con entre ocho y diez hijos cada una, capaces de formar varias cuadrillas que rentabilizaban el carbón y la leña en invierno y el corcho en verano.

“Yo empecé con siete años, a esa edad yo ya hacía mis boliches” (montoneras de leña para producir carbón), ha señalado Pepe “El Cenizo”, y recuerda que empezó “con muy poquito”, vendiendo saquitos de carbón en los pueblos pero ganando ya ocho o diez pesetas al mes. “Aprendí a valorar la vida, y hoy sólo tengo agradecimientos”.

Ahora recorre toda España y participa en numerosas subastas de corcho o de leña, evalúa a primera vista la calidad de la materia prima y sabe casi de inmediato cuál será el destino de ese corcho; “el mejor, para hacer los mejores tapones, para el buen vino”, apunta mientras calibra las planchas que van volcando los mulos sobre la báscula.

Sin renunciar “a nada”

Y sabe dónde y a quién se lo venderá, mayoritariamente en España y en Portugal, aunque también ha exportado grandes cantidades a Argentina o Brasil.

“La vida ha cambiado mucho, quizás para mejor”, señala Pepe durante la entrevista, y recuerda que él se crió entre cabras, cerdos, el huerto, el corcho y el carbón, y a todo eso lo llama “la suerte de vivir en el campo”, porque tiene además el convencimiento y la satisfacción de no haber tenido que renunciar “a nada”.

Descorche en el Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz). Foto: JJ Guillén (EFE)

Descorche en el Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz). Foto: JJ Guillén (EFE)

No fue a la escuela, porque desde muy pequeño comenzó a ayudar a sus padres en las labores del campo, pero “algunos hombres que sabían un poquito, aunque no eran maestros” le dieron lecciones y le ayudaron a emprender un camino que le ha llevado a convertirse en uno de los empresarios del corcho y la madera más conocidos, populares y queridos de España.

El sofocante calor que azota a Los Arcornocales y a las cuadrillas que desnudan a esos árboles no impide que Pepe se atreva incluso a recomendar esta forma de vida incluso para los más jóvenes, aunque es consciente de que necesitarían mucho apoyo y mucha ayuda para integrarse en ese medio.

Los Alcornocales y su riqueza biológica han resistido durante siglos gracias a la rentabilidad del monte, y Pepe “El Cenizo” ha sobrevivido con él y ha sabido aprovechar esos recursos naturales para moldearse una forma de vida que -asegura- “no cambiaría por nada”. Efeverde

 

 

Sobre “Rostros de la Naturaleza”

Rostros Naturales (#RostrosdelaNaturaleza) de @efeverde se realiza dentro de la convocatorias de ayudas en régimen de competitividad de la Fundación Biodiversidad  para el impulso de la información ambiental.

Estos materiales se elaboran con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad y pueden ser redifundidos citando su procedencia.

Logo MAPAMA/ Nueva imágen corporativa del Mapama

Descorche en el Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz). Foto: JJ Guillén (EFE)

Descorche en el Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz). Foto: JJ Guillén (EFE)




Secciones:            
Periodista de la Agencia EFE.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies